martes, 18 de octubre de 2011

Significado 3 según la RAE para "desazón".

La semana pasada hice un gran esfuerzo para no leer los periódicos ni ver las noticias. Ayer comencé otra vez a "informarme" y veo que las cosas no han cambiado mucho. La verdad es que encima me parece que van a peor. Yupi.

Así que mejor no voy a tocar el tema laboral porque todos sabemos cómo está y me podría calentar tanto que puede que hasta en un arrebato mande todo a la mierda. Y eso incluye cerrar blog, perfiles y gilipolleces varias.

Porque esa es otra: sí, mi presencia virtual está bastante extendida e intento generar contenido voluntariamente porque:
  1. Me gusta.
  2. Me gusta que los demás también lo hagan y quiero contribuir.
  3. Tengo mucho tiempo libre entre y entre web/oferta de empleo.
Intento mantener "viva" mi creatividad, estar ocupada haciendo cosas, ya sea ordenar mis libros, obligarme a dibujar o leer cuando lo que me apetece es mirar el techo, colocar los platos del lavavajillas... Porque encima me siento culpable por tener tanto tiempo libre.

A lo mejor incluso puede que sean imaginaciones mías, pero si cada vez que intento ver/quedar/hablar con algunas personas que, previamente, me han dicho eso de "tenemos que vernos/quedar/hablar" o "pásate por casa cuando quieras", resulta que siempre están ocupados o simplemente no están... No sé. Sólo puedo decir: Vale, no pases pena, me doy por enterada, no te voy a hacer pasar por el mal trago de tener que evitarme otra vez.

Así también me evito yo tener que recibir respuestas cortantes y/o la misma excusa en diferentes versiones. No tengo claro si me siento más sorprendida que gilipollas.

Quisiera decir que yo no estoy en esta situación por gusto y que siento muchísimo el no haber "crecido" de la misma manera que muchas personas a mi alrededor. Sí, lo siento, porque echo mucho de menos a varias de esas personas y a veces tengo la sensación de como no vivo esas situaciones, creen que no lo entiendo.

No soy ni mejor ni peor que nadie. NADIE. Pero que yo haya "crecido" de otra manera no creo que sea un problema. Yo también puedo estar sensible con tal o cual tema, pero si yo os entiendo (o al menos lo intento) creo que también podríais entenderme a mí.

Me siento como si fuera una persona con la mentalidad de alguien de mi edad (ahora mismo me da vergüenza decirlo) pero viviendo la vida de una quinceañera. Creo que algunas personas directamente me ven como si todavía tuviera 15. Bueno, sólo puedo deciros 3 cosas:
  1. Repito, no es por gusto.
  2. Las quinceañeras tienen una vida más ajetreada que la mía.
  3. Alegraos de que no tenga el síndrome de la Obregón y me vista como si creyera tener 15.
Hay días en los que me siento tan brava que me plantaría en algún país rollo emprendedor porque estoy tan harta de mi situación, de tener que pedir disculpas por no tener trabajo, por no tener "responsabilidades", porque encima me tenga que sentir culpable cada vez que digo algo relacionado con los niños (¡y encima no ser la única que lo diga/piense!), de decir que no quiero salir para que no me inviten cuando tengo tantas ganas de estar con gente, de no tener un novio para usarlo de excusa cuando no me apetezca tal o cual cosa...

El problema ya lo he dije en su momento: es que soy una cobardica, una cagueta, una gallina.

No me atrevo.

Y mientras tanto sigo "informándome" por si la cosa mejorara, por si hubiera un led al final del túnel. No sé, algo bueno.

Pero se me acaba el tiempo y creo que en algún momento tendré que afrontar la realidad. Me tendré que ir. Probablemente consiga conocer a gente maravillosa.

Aunque estoy segura de que a los que ahora echo de menos probablemente los perderé y ni se acordarán de mí.

Pajarete en grises

5 comentarios:

Miquel Àngel dijo...

A todos esos que tan tolerantes y tan empáticos y tan...tan...que los follen....uno por uno.

Que me entere yo de que no quedas o no me llamas por las pelas...que te fundo a collejas...

Pilikina dijo...

Vaya bajon q tienes. Espero q no te dure mucho, pues la verdad, no es muy agradable sentirse asi.
Yo estoy tan acostumbrada a vivir casi sin esperanzas de q me ocurra algo bueno, q que te voy a contar.

Anónimo dijo...

¡Petitaaaaa, no eres una cobardica! Hace falta mucha motivación para irse y tú estás en ello. ¡Que no es fácil, jopetaz! Ypor qué se iban a olvidar de ti, tontorrona :-p La familia y los amigos de verdad siempre están ahí (es un topicazo, pero cierto como un templo).
BeatrixCR

Sandriguay dijo...

Mrs.Supersonic,
creo que te entiendo, yo tb tengo tu edad y echo terriblemente de menos amigos que por circunstancias personales (sencillamente que tienen mejores cosas que hacer) no encuentran tiempo más allá que media hora para tomarnos un café cada dos o tres semanas, cuando yo lo que quiero es vivir nuevas historias con ellos y no recordar las pasadas y contarnos las amarguras diarias.ÚLtimamente, he pensado que debo abrir la puerta a nueva gente que quiera compartir conmigo experiencias, los amigos de cuando teníamos 15 años estarán o no estarán, pero igual ya no tenemos tanto en común y no puedo esperar eternamente a que quieran VIVIR experiencias nuevas porque me estoy momificando en la espera. Creo que si abrimos la puerta alguien se hará hueco...
un besazo, darling!

Anónimo dijo...

Leo tu blog en "el silencio" y anonimato desde hace mucho mucho. Me encanta como escribes, tu sentido del humor inteligente, tu talento en general para conseguir ser el unico blog al que soy asidua desde hace anios, el unico que sigo. Seguro que no soy la unica. Como ya dije, no te conozco, pero he leido tu entrada hoy y he sentido que por una vez, debia comentar y devolverte aunque fuera una enesima parte de lo que me has aportado estos anios, de las risas, de todo lo que he compartido contigo aunque no lo supieras. Tambien me salvaste una cena con invitados con las patatas rellenas :) gracias por todo, animo, y otra vez animo de una seguidora exiliada en Belgica (Perdon por la ausencia de tildes y enhes pero no tengo)
Irene