lunes, 17 de octubre de 2011

Que levante la mano...

... quien NO le parezca que este anuncio es tremebundo, hortera y nefasto.



Las claves para odiar este anuncio:
  1. Basar una campaña publicitaria en una canción de Jesulín.
  2. Los bebés bailarines nos saturaron ya cuando Allie McBeal.
  3. Los padres no podrían ser más ridículos ni aunque les pagaran más a los actores.

Y como véis no me estoy metiendo con los críos, que no soy de herir susceptibilidades y sensibilidades gratuitamente y sin ninguna razón*. Me meto con quien haya dado el visto bueno a semejante bodrio. Animalico de niño que va a quedar marcado para toda su vida.

Y no, no creo que por postear esta MIERDA de anuncio les esté dando publicidad gratuita. Al contrario, creo que asociar lo que se supone un buen producto a esta MIERDA no me parece una buena estrategia.


* Que no tenga instinto maternal y no sea fan de los niños no significa que no comprenda a las que sí lo tienen y les encanten.


6 comentarios:

gemma dijo...

La animacion malisima además, pero, era necesaria la coreografia bisbalera?

LaMaki dijo...

mortalito!
Y yo diria.. que el baile, la cancion, el ninyo... que eso puede tener un pase...
Pero la madre en concreto????? ufff! mortalita!!!
Vamos, que no se puede ser menos madre...

Sergio dijo...

Un anuncio muy mal resuelto, técnicamente y como concepto publicitario. La madre al teléfono parece poseída, el madre un bobo y el niño tal cual Chuki el muñeco diabólico.
Vamos, que estoy contigo... una mierda.

CAÍN dijo...

El anuncio es un truñaco como una catedral. Pero... ¿Qué padre en su sano juicio le daría a un niño de esa edad una sopa de tetrabrick? A mi solo me daban alimentos manufacturados en casa. ¡Coño! ¡Qué no es tan difícil hacer una sopa!

Clarita dijo...

Me duelen los ojos...

Anónimo dijo...

Mi mamma no paraba de hablarme de este anuncio "tan gracioso"...NOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!! AAAAAAAAAHHHHH!!!
BeatrixCR