domingo, 1 de mayo de 2011

Yo soy más de entregas de premios, pero vamos allá: The Royal Wedding by SSG

Como en todas las bodas, lo que a todas nos interesa sobre todas las cosas que puedan estar planeadas para tal evento, es el vestido de la novia. No importa que sea un futuro rey de una de las monarquías más rancias de Europa, no pinta nada si lo comparamos con la importancia, misterio y espectación que se crea por el vestido de la novia.

Y en esta boda no ha sido diferente y tengo que decir que, dentro del clasicismo, me ha sorprendido gratamente. La ya Duquesa de Cambrigde lució una creación de Alexander McQueen, que en paz descanse ese magnífico genio. Bueno, lo hizo su directora creativa, Sarah Burton, otra que apunta maneras.


El vestido de Katherine (por dioxxx, que dejen de llamarla Catalina, ¡es Katherine aquí y en la China!) me ha parecido uno de los ejercicios de costura más equilibrados entre modernidad, elegancia y clasicismo, teniendo en cuenta del tipo de evento para el que estaba pensado. Una cosa es una boda en la playa y otra, una boda, no real, realísima.

Por fin he visto un escote como toca, leñes, no esos que han llevado todas tipo barco que casi era cuello de cisne, o tapadas hasta las orejas, o cuellos redondos como si llevaran camisetas... Y encima un escote en la espalda, cubierto de encaje, sí, pero una espalda descubierta. La parte superior me ha recordado mucho al vestido de Grace Kelly el día de su boda, pero ella sin escote (y que a su vez también fue inspiración para el de Nicole Richie).

¿Y qué me decís de esa cola? ¡Olé! Una medida súper acertada, nada excesiva y con una longitud "cómoda" y que no ha hecho falta llevar una jauría de críos para llevarla.

Me ha gustado la discreción de las joyas para darle protagonismo a la tiara y me ha encantado la sencillez del velo, sin encajes ni florituras. Y, queridas, ESO es un ramo de flores y no un repollo como acostumbran estas señoras.

Menos mal que no ha dejado que el espíritu de la difunta más presente de todos los tiempos influyera a la hora de crear el vestido. For God's sake!

Sssssssúper acertado también la elección del segundo vestido. Me ha encantado el cinturón brilli-brilli y el detalle de la chaquetita de angora.


Repito: te guste más o menos, hay que tener en cuenta la clase de bodorrio que era y creo que esta chica ha ido maravillosa.

PEEEEEERO... está demasiado delgada. MUY delgada. Es muy aficionada a llevar botas y yo creo que es porque sabe que tiene unas patitas que parece que no pueden ni con el peso de unas medias. Porque sonriendo estaba muy guapa, pero de cara también está muy seca. Quiero pensar que es el estrés que le ha provocado todo este tinglado porque no es sano que tus rodillas tengan el mismo ancho que tu cintura, my dear.

Hablemos ahora de la dama de honor, Pippa Middleton. Divina.

Me ha encantado este vestido, es muy de novia también. Para una boda más discreta, claro, pero yo lo veo de novia. En otro color me hubiera gustado más para dama de honor.

Me ha gustado el corte, las mangas, ese falso escote, que tuviera una pequeña cola... Desde mi punto de vista, el fallo garrafal ha sido ponerle esa mega ristra de botones a la espalda. No lo digo por los botones en sí. Creo que hasta la cintura, bueno, vale, pero hasta mitad de culo... pos no, darling. ¿Qué problema tenía una cremallera lateral camuflada? ¿Eh?


¡Qué bonito todo! ¿Verdad? Ya...


Fijaos un poquito en la foto oficial del enlace. A simple vista es muy diferente de las fotos de las otras bodas reales, tan sobrias y aburridas. Se nota que son una pareja joven, que dentro del respeto a la tradición, no quieren estar tan enconsetados.

¿La habéis mirado bien?

Hablemos de esos pajecillos, que son los que tienen miga:
  1. Este chavalín es el que dentro de unos años será detenido por conducir borracho, hará carreras para ver quien se pone más pedo en el pub o algo así, que ya apunta maneras de rebelde. Se la sopla el posado, él sólo quiere ser famoso.
  2. Aquí tenemos al niño bien, el que seguramente, a su edad, tiene clasificados sus calcetines por tonalidad de color. Miradlo, tan mono, tan perfecto, con la sonrisa que toca, la mirada que toca... pero en el fondo quisiera ser un rockero salvaje. Me lo dice ese mechón inmune a la gomina.
  3. Aquí tenemos a la reina del baile, a la chica que jurará llegar virgen al matrimonio, tan angelical, tan dulce... vamos, la que probablemente le robará el puesto a Britney Spears en unos años.
  4. ¡Qué mona esta nina! Pero ahí donde la veis, yo digo que es capaz de girar la cabeza 360 grados. Lo sé.
  5. Se llama Caroline. Estoy segura. Su cara me lo dice. En su cabeza seguro ella una voz que le dice: "Ve hacia la luz, Caroline, ¡ve hacia la luz!"
  6. Me la imagino sentada en un banco soltando "tonto es el que dice tonterías". Si hubiera sido paje en la boda de Letizia, Froilán se la hubiera cargado a la primera patada.

En fin, vayamos con las invitadas, porque aquí lo que queréis es carnaza y eso es lo que os voy a dar, panda de víboras.

Aquí tenemos un caso clarísimo de Separadas al nacer, unidas por... la misma cara: la reina Margrethe de Dinamarca y la profesora Minerva McGonagall. Lo que menos nos tiene que importar es lo que su alteza lleva, porque el parecido con la profe de Harry Potter es brutal... y porque el amarillo de sus dientes hace que olvidemos inmediatamente que va vestida.

¿Os acordáis de la polémica en la boda de Fran y Eugenia por el color azul pavo real? ¡Sssssssssúper polémica nenis! Ya no miro igual a los pavos reales. Ni siquiera al jamón de pavo. Veamos dos ejemplos de vestimenta con este color.

La de la izquierda es Tara Palmer-Tomkinson, súper amiga de los novios, que va con un arriesgado total look que funciona de la cabeza a los pies... incluso con ese barco de papel que se me ha colocado en la cabeza. Los zapatos son divinos. Y los de su amiga también. No puedo decir los mismo del ave muerta, que podría ser otro pavo real, no estoy segura, con la que se ha coronado.

La de la derecha es Lady Helen Taylor. Me gustaría pedirle explicaciones sobre esos bordados florales flúor. No sé, para mí era preferible haber ido toda de azul y parecer sosa. Porque está clarísimo que lo único que llama la atención en ese atuendo son los bordados. Lo demás... sin pena ni gloria.

Conclusión: lo de Tara es un Fashion icon y lo de Helen un Fashion disaster. Está clarísimo.

Estas señoras, sin embargo, me gustaron por su sencillez, discreción y neutralidad a la hora de escoger colores para sus atuendos.

De izquierd a derecha:

La madre de la novia, Carol Middleton, eligió el azul pastel para un traje muy de "madre de". Discreta y elegante.

Zara Phillips fue totalmente de gris y tengo que decir que me he enamorado de su bolso baguette. Me gustó mucho toda ella, sí, sí.

La futura princesa de Mónaco, Charlen Winstock, fue tan secilla como divina. Muy Crace Kelly. Recuerda querida: no te mimetices y desarrolla tu propia personalidad. Lo que está claro que es que es una mujer muy elegante. Un diez también a esos zapatos que me recuerdan tanto a los de Maddie en Moonlighting (¡Qué buenorro salía Bruce Willis!).

Máxima Zorreguieta es una chica lista, ha sabido combinar a la perfección el encaje y el Nude, ese color. Muy guapa.

Pero a mí, la que más, más, MÁS me gustó fue...

... Míriam González, esposa de Nick Clegg, con una traje ultra precioso de Miguel Palacio. Si me dicen que es una auténtica pieza realizada en los años 40, me lo creo. Me parece exquisito: no sólo combina la sobriedad del blanco y el negro, con esos toques de tul, es que encima le da ese momentazo de color con un rojo maravilloso de la flor del turbante. El detalle de los guantes negros a medio brazo me fascina. Glamour total.

Eso sí, en la foto podemos apreciar el "corte" de la brajafaja a la altura del culete. Por lo demás: espectacular.

Por cierto, esos zapatos que lleva, están clonados en Zara son de Zara (y esto lo sé porque mi querida Maki me lo ha soplado mediante un link que me ha dejado en los comentarios, ¡gracias!), que a su vez son un clon de alguien, fijo, además, también los llevaba otra invitada, pero con el tacón más bajo.


Frances Osborne, es la que eligió la versión más baja de esos zapatos. Además, tampoco eligió la talla adecuadad de vestido, porque pareciera que le queda un pelín estrecho y el largo tampoco me parece muy acertado. Es un vestido sencillo que podría haber aderezado con algún accesorio, no sólo con el sombrero. Es un Vestido chulo, percha equivocada (la sencillez no está reñida con la belleza).

Sin embargo, el vestido de la esposa del primer ministro, no necesitaba aderezos, pero está claro que se le echó en falta un tocado o sombrero. Demasiado simple comparada con el emperifollamiento de su marido.



Victoria de Suecia iba muy guapa y asalmonada, pero no domina el arte de las pamelas: tienes que poder ver, no se trata de que desnuques para poder ver por donde vas, sweetheart.

En el caso de Marie-Chantal Miller, fijo que después se quería dar un garbeo por la feria de abril or something.

Tirando pa casa no puedo estar muy contenta: no me gustó Letizia, no me gusta NADA desde que está escurría, ahora sólo tiene tetas y hombros. Punto.




Esto está a punto de terminar y no puedo hacerlo sin dar buena cuenta de las Espantajas.

Victoria Beckham, una de las invitadas más esperadas, apareció con una túnica minimalista que Rappel nunca quiso ponerse, esa cosa en la frente y unos Louboutin de cuádruple plataforma por los que todas las drag-queen del mundo suspiran. Y yo también.

Sabemos que estás embarazada, pero eso no tiene nada que ver con tu ya por fin visible barriga. No entiendo la anchura desmesurada de ese vestidón. Puedo aceptar que quieras ir de diseñadora por la vida, pero ya tenemos un diseñador minimalista tirando pal aburrrrrrimiento en el mundo: se llama Calvin Klein y la mayoría de las veces me produce más somnolencia que cualquier medicamento para resfriado mientras conduzco. No niego que alguna de tus piezas me puede gustar, pero es que todas son iguales. ¡Basta!

El tocado del archiconocido Philip Treacy, no me entiendas mal, me gusta, pero en serio, ¿en la frente? Mira bonita, no.

Y no me olvido de los zapatos, que me parecen esssstupendos para una red carpet allá donde te surja, pero para una boda real... ¡como si no tuvieras más zapatos que elegir cacho perraca!

En cuanto al bolso... me hago la misma pregunta que con la reina Elizabeth: ¿qué carajo guardáis dentro? Pero vamos, que lo tuyo ya era el colmo de la exageración. Es EL BOLSACO de fiesta por lo que veo.

Que no, honey, que no.

Pero que la cosa no queda ahí nenis, miradme cómo apareció la jaca esta:


Sally Bercow, de los Bercow de toda la vida. Toda ella me parece un despropósito: no sólo va descocada totalmente con esa avertura en la falda y el escotón y tanto encaje, es que encima ese tocado es ri-dí-cu-lo.

Si en las discotecas hay un tío que no entiende de moda que encima decide si entráis o no... ¡¿POR QUÉ NO HAY ALGUIEN ENTENDIDO EN LAS PUERTAS DE ESTOS EVENTOS?!

Está más que justificado, a ver quién en su sano juicio hubiera dejado pasar a LAS AUTÉNTICAS ESTRELLAS DE LA BODA REAL DEL AÑO: LAS HIJAS DE LA FERGUSON.

La una (que parece la hermana mala de Norte y Sur) con un traje que ni María Teresa Campos se pondría, por muy de Vivienne Westwood que sea, y el tocado que Philip Treacy hizo con las sobras de las piezas de las otras invitadas. Y la otra, con un bonito conjunto de Valentino, pero con un PRETZEL en la frente. ¡¿PERO QUÉ INVENTO ES ESTO?!

Creo que la única que estaba contenta era....


... Camilla Parker-Bowles porque por una vez ella no era el blanco de todas las críticas.

Aunque se las merecía ¬¬


Y hasta aquí, por primera vez en la historia (que yo recuerde) de SuperSonicGirl, la crónica de una boda real. Se la podría haber vendido cariiiiiiiiiiiiísima al Hola, lo sepáis, pero ya sabéis que para mí el dinero no significa nada con lo bien que se está siendo una parásita forzosa. Ejem.

Mientras me tomo una cup of tea... ¡Que corrrrrrrrrra la sangre!


pd: que alguien le pague a Wills un transplante de pelo, que da penica de vel-le la coronilla con lo joven a la par que apuesto que es el muchacho.

9 comentarios:

la nena dijo...

A ver si adivináis cuál de las Damitas de Honor es la nieta de Camilla, so easy!!!

Sr_Skyzos dijo...

Ya no me compro el ¡Hola! después de esto.

El traje de la novia me pareció sosísimo, tengo que decir. No me gusta nada un traje de novia donde cuerpo y falda van cada uno por su lado, prefiero el Pertegaz de la Leti...

A mí el traje de Marivicky y todo su outfit me gustó bastante, sencilla y dando la nota a la vez. Eso sí, su marido está envejeciendo fataaaaaaaaaaaal...

Las hijas secretas de Miss Piggy... Pues genial que vayan dando la nota, de primas díscolas, pero totalmente de acuerdo con lo de que ése traje ni Mª Teresa Campos se lo pondría.

Y la futura reina de Montecarlo iba di-vi-na. Me refiero a Charlotte, no a Alberta.

marta dijo...

Qué mala con lo de los pajes, sobre todo lo de la niña-patada (de froilán)por todo lo demás de acuerdísimo menos en los de VB, estaba guapísima de cara, de cuerpo y de todo. Me encantó verla, la enfocaban un montón dentro de la iglesia mientras entraban los invitados y alli estaba hablando con todo el mundo y sonriendo ( si nenis, como lo lees) Me da la impresión que esta solo tiene un palo metido por el culo y una mierda por la nariz cuando posa...el resto del tiempo debe ser bastante maja

Mara Jade dijo...

La nena: jajajajajaja

Sr_Skyzos: a ver, el traje era un tanto sosainas, pero se trata de uan boda real... ¡y británica! Aún así lo prefiero a la horrendez de Leti.

En todo lo demás, eres malaaaaaaaaa! jajajaja

Marta: no digo que en la intimidad esta señora sea encantadora y hable catalán, pero sinceramente a mí no me ha molado. Esperaba más de ella.

Marión dijo...

Estoy contigo: Miriam González iba exquisita, parecía un maniquí de Jean Paul Gaultier (otoño-invierno 2010/11), lo que parecía que el vestido le fuera algo pequeño... En cambio, Mery-Vicky me parecí que iba muy bien, la chica ha ido puliendo su estilo, sí que el tocado estaba demasiado en la frente y la plataforma de los zapatos ridículamente exageradas.

LaMaki dijo...

genial Marita!! estas que te sales....

aunque a mi lo de la Tara palmer.. no me gusto! el barco de papel, es demasiado para mi body.. ajajaj

He leido en la prensa inglesa que Miriam Gzlez iba con accesorios de Zara y LK Bennet.. me encanta!!
Tiene un poco el estilo de Evita Peron, no??


No has comentado nada de Chelsea.. la novia del hno del novio... uff!! parece que iba con resaca!! fea, tetona, y malos pelos! una pena!! jajaj

Ahi te dejo un link con otras fotillos y comments interesantes...
http://www.dailymail.co.uk/femail/article-1381800/Royal-Wedding-guests-Style-queens-court-jesters.html

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

ay que risa con las hijas de la fergusson!! Pretzel, Mª Teresa Campos, jo jo jo jo jo

Marita dijo...

Estoy de acuerdo en 2 puntos, las ferguson y victoria estaban horribles.

Pero en desacuerdo contigo por el vestido de novia. Si yo hubiera tenido la mitad del presupuesto de esa mujer para mi vestido de novia, la cosa no sería para nada simple. El vestido estaba ABURRIDO. Y ella tan linda, tan flaca... definitivamente pudo haberse podido poner uno mejor.

BlackBetty dijo...

Las hijas de la Ferguson dan miedo.

Y no me gusta nada el aparato ese de cabeza de la Tara Palmer-Tomkinson...