jueves, 19 de mayo de 2011

Hhhhmmmm....

Independientemente de que el vestido que lleva es un poco terrrrrrible, no le queda muy bien, parece que está a medio hacer... y que ya está bien de botines con abertura para los dedillos... ¡porque no tienen ningún sentido!...

¿Qué lleva Brooklyn Decker a modo de collar?



¿Unas catañuelas brilli-brilli?


¿Unos mejillones fashion?

No me decido.

Si fueran unas castañuelas, aquí en Esssssspaña, tierra de la democracia pandereta, lo tenemos facilísimo para seguir esta supuesta tendencia: nos vamos a cualquier tienda de souvenires, de cualquier parte de la geografía nacional y allí están las sempiternas castañuelas... y la gitanilla, el torero, el toro, el vestido cutrón de faralaes...

Incluso con los mejillones lo tenemos bastante bien. Sólo tenemos que guardarnos los que nos toquen en la paella, limpiarlos y ponerles glitter a tope de power. Si queremos innovar, probemos con diferentes colores, que el negro es muy socorrido pero queremos lucir nuestra nueva joya: yo jugaría con el oro y el verde, muy Rondel todo (¡por favor! ¡no está el vídeo en el Youtube! ¿Pero qué invento es esto?)

En fin... os voy a sacar de dudas...


Bah, unos simples colgajos sin gracia ninguna. Que encima no pegan con lo que lleva.

Yo que me había hecho ilusiones...

No hay comentarios: