domingo, 24 de abril de 2011

Nirvana, puzzles, frenos y otras cosas del pasado.

No siempre soy la alegría de la huerta ni tengo cosas ácidas que decir. Como si no lo supierais ya con la de tiempo que vengo dando la brasa.

Pero lo que no sabéis es que mi época oscura fue bastante oscura. Lo de Darth Vader es una chorrada.

La verdad es que nunca sentí que encajara en ningún lado: ni en la escuela, ni en el instituto, ni en la universidad, ni entre ninguno de los grupos de amistades que tuve a lo largo del tiempo y, para variar, tampoco entre mi familia.

¿Por qué?

No lo sé, lo único que sé seguro es que era algo que yo sentía: que no encajaba.

Cierto es que mis inseguridades por mi apariencia física no ayudaban mucho (y ciertos comentarios a colación, tampoco). Supongo que eso fue el comienzo de todo. Yo no sabía que era bajita hasta que empecé la escuela. La verdad, nunca he tenido mucha percepción sobre distancias y/o tiempo. Me trae bastantes problemas a la hora de ponerme a hacer algunas cosas. Whatever, el caso es que me enteré al verme en la típica foto de grupo de clase de 2º de EGB. Todos estábamos de pie y yo en primera fila, menuda guarrada. Ahora no recuerdo si el niño que terminó convirtiéndose en mi primer amor platónico escolar estaba cerca de mi. ¡Me parecía tan mono! Yo llevaba un conjunto de pantalón vaquero y blusa amarilla, siempre tuve fijación por ese color, pero no se puede apreciar en la foto porque era en blanco y negro. Era más barato.

No descarto tener TDC, en un grado bastante leve de lo que fue en su momento. Aunque aun persisten algunos comportamientos como: si voy a probarme algo, siempre elijo la talla más grande que haya*. Y ha habido veces que he anulado citas con otras personas porque al vestirme he visto unos brazos poco apropiados, por más que miraba en el espejo, no era capaz de distinguir mis tobillos y/o recordaba una frase que he oído infinidad de veces desde que tengo un poco (sólo un poco) de consciencia, "eso no es para bajitas".

Pero bueno, eso es algo que ahora lo único que me produce es que cada vez que me pongo tacones pienso que me conformaría con la mitad de lo que miden, que tenga que pedir a alguien que me alcance algo que está alto (y me molesta muchísimo) o en que mi IMC no indica nada peligroso, afortunadamente.

Ese sentimiento de ser una pieza en un puzzle equivocado todo el rato, al mantenerse durante tanto tiempo, me causó varios problemas. Si encima el grunge aparece y tú te conviertes en sssssúper fan de Nirvana y toda la ristra de grupos que salieron... pffff. Eran buenos, ¿eh?, pero reviso sus letras y, como comentaba en otro post, no me extraña que se dieran a las drogas y al suicidio. Pero lo peor es que en cierto momento a mí me pareció algo que era natural. Algo así como: nada sale bien, por algo será, es que te lo mereces, ¡coño! ¿para qué seguir adelante?

El caso es que a mí las drogas no me fueron nunca, me daban cosica. ¡Menuda grunge de mierda estaba hecha, nenis! Eso sí, lo de autoflagelarme se me daba (=se me da) estupendamente. Lo mío era más o menos like this: "menudas pintas, si es que no vale la pena que te arregles, ¿qué te vas a poner con lo que mides?, todo lo que hay en tu armario es lo mismo, escribir... a ti no te pueden gustar las las ecuaciones no, te tienen que gustar los libros, y tu pelo... ¿pero tú has visto los cuatro pelos lisos que tienes?... joder, si es que encima por más que lo intentas y lo finges, no tienes nada en común con los demás... no es que tengas algo... ¡nada!..."

Es una forma light de explicaros lo que pasaba por mi cabeza, os lo aseguro. Y he de decir que tampoco era tan dada a decir tacos. Tantos años de "no digas eso" han acabado produciendo a la malhablada que soy ahora, joder.

A medida que la época teenager se iba haciendo más patente en mí aquello era un subir y bajar de estado de ánimo. Lo que pasa es que lo de bajar cada vez era mucho más p'abajo.

Cuando llegué a la universidad, de aquella manera, un poco siguiendo la corriente porque era lo que se supone que "debía hacer", llegué a sospechar que era bipolar. Intentaba mantener al máximo los subidones de adrenalina (me siguen gustando esos chutes). Pero de verdad, no en plan coña como muchas veces se suele decir ahora. No se es bipolar un poco: se es. Otra vez, afortunadamente, no era mi caso. Pero durante un tiempo estuve bastante preocupada, como si no tuviera suficiente con toooooodos esos pensamientos fantásticos que se me pasaban por esta cabecita. Para entonces Kurt Cobain ya había muerto, creo que yo estaba en casa de una amiga que me ayudaba para un exámen de química. No sé si el mismo día o a los pocos días. Pero yo seguía escuchándo Nirvana y a Alice in Chains. El festival del humor, vamos ¬¬

En mi segundo año de universidad, donde mi lado salvajillo ya hacía rato que había salido a la luz**, conocí al gggggilipollas más grande que me he encontrado en mi vida. Sí, el gggggilipollas ese es el famoso Cabestro que he mencionado alguna vez. Lo que vino a ser mi primer novio. El hecho de que alguien se hubiera fijado en mi, ossssssea, ¡en mi! y encima quisiera salir conmigo. ¡Oullea!

¿Oullea?........ ¡Suputamadreenvinagre!

Con el tiempo fui capaz de decirlo, pero mientras estuve con ese eso y cuando las cosas ya no eran tan bonitas como los primeros seis meses, en mi cabeza sólo existía: esto es lo que te mereces, la vida es una auténtica cabrona y a ti te toca esta mierda y este mierda, así que hazte a la idea.

¡Sí, sí, sí! No me bastaba con todo lo que ya cargaba sin decir ni pío a nadie, lo estaba pasando mal, cada vez peor, pero yo estaba convencidísima de que era taaaaaan mala persona por alguna razón desconocida que creía que yo me merecía pasar por lo que ya me decía a mí misma, por lo que se decían a sí mismos esos tíos depres que ganaban un pastizal con sus grupos y con lo que me sentía tan identificada, y, ahora, al ggggggilipollas ese. ¡Cuesta abajo...! pero sorprendentemente aún con frenos.

Hasta que dejé de tenerlos.

Y creedme, los dejé de tener.

Y aún aguanté a semejante esperpento de ser humano un tiempo más, unos tres años de más, mi sensación de no encajar era LA SENSACIÓN DE NO ENCAJAR y lo vi cuando muchas personas ya no estaban a mi alrededor por lo que fuera***, tampoco me gustaba la carrera, ni donde yo estaba, ni lo que hacía, ni pensaba, ni significaba, ni nada de nada de nada de nada. Un todo de nada. O un nada de todo. ¡Yo qué sabía!

No me quedó más remedio que acudir a un profesional por mi cuenta y riesgo****, cuando ya nada ni nadie me importaba. Nada ni nadie. ¿Por qué fui? Sencillo: quería demostrarle al universo que YO tenía razón.

Y la tenía. ¡Joder si la tenía! Pero vamos a ver, ¿yo qué pintaba por aquí? ¿Eh? ¡Pues nada! Si es que era más lógico... no entendía nada.

Hasta que JR (nada ver con este), a quien no veo y trato desde hace mucho, pero a quien siempre querré, me hizo LA PREGUNTA: ¿por qué crees que te mereces todo esto y por qué lo mantienes?

Ha sido una de las escasas veces en toda mi vida que me quedé sin palabras y sin ningún pensamiento, bueno o malo, en mi cabeza.

No estoy muy segura de cuánto tiempo estuve yendo a verle. ¿Dos años? ¿Tres? No lo sé, de verdad. Pero yo no salía de ninguna sesión sin que me hiciera LA PREGUNTA.

Durante ese tiempo no es que mi vida fuera de color de rosa como por arte de magia. Me fueron ocurriendo otras cosas, pero ya fue diferente. Al principio muy levemente y después ya algunas cosas/situaciones/personas/pensamientos iban tomando su forma y yo iba lidiando con ellas, ya no sólo como podía, también con un poco de ayuda de JR.

Pero lo más importante es que poco a poco, MUY poco a poco, me fui liberando de un peso que ninguna dieta en el mundo podría quitar. Me refiero a un peso emocional que había estado arrastrando desde... no lo tengo muy claro. Aún queda algo residual, es cierto, a veces pega fuerte, pero creo que ahora puedo manejarlo.

El hecho de que yo requiriera de este tipo de ayuda no hizo que quisiera acabar la carrera. Pero no porque no me gustara la profesión: no me gustaba mi universidad. Podría haberme ido, cierto, pero ya no era lo que quería. Y la verdad es que en un principo tampoco lo quería. Así que si me recuerdo dibujando con detalle vestidos de princesa y esmerándome en las letras de los títulos y viñetas explicativas de mi laaaaargas redacciones... ¿psicología? ¿en serio?.

He escuchado muchas veces eso de que soy muy sociable y que me sé adaptar. ¿Os cuento un secreto? En el fondo intento que no se me note que en realidad soy bastante tímida. Me obligo a mí misma a que no se me note porque a pesar de todo la monotonía me aburre muchísimo y si dejo que la timidez me venza me perderé muchas cosas que probablemente no dan tanto miedo. Hace poco, alguien que quiero mucho
(y estoy tan contenta de ello que antes de que te vayas siempre te lo digo), y que conservo desde hace bastantes años , me dijo que es como si desde que decidí poner patas arriba mi vida empezara a ser la yo que siempre había visto. Mi reacción fue ponerme roja como el color de labios que llevaba esa noche. Creo que si lees esto te acordarás :)

Recuerdo ese momento y aún me sigo poniendo del mismo color pero lo que pienso es que no sé cómo soy ahora, pero me gusta mucho más que hace unos años. Pero de largo, muy laaaaargo.

A día de hoy no siento que no encaje en un sitio. Creo que ahora encajo todo lo que me es posible en varios, con mis miedos e inseguridades, pero siempre con mi metro y medio ;) Y son sitios que me gustan y en los que no me siento obligada (por mí, sobre todo) a tener que encajar.

Y ahora escucho a Nirvana y Alice in Chains sin querer hacer puenting sin una cuerda atada a los tobillos.

Ahora también sé que yo no era bipolar, ni tenía desorden de la personalidad, ni nada de eso: viví lo que ahora se toma un poco con cierta ligereza, una depresión (que sea catalogada como "menor" no la hace menos peligrosa). La pérdida de control de mis pensamientos, mi vida y las ganas de seguir adelante con ella se hicieron muy reales para mí.

Si no hubiera intentado demostrarle al universo que yo estaba en lo cierto, no me habría dado cuenta de lo equivocada que estaba y no habría disfrutado de la posibilidad empezar este blog, conocer algunas personas maravillosas que a día de hoy considero grandísimas amistades... no habría hecho algún que otro viaje chachi... tener mi propio Mr Potato, llorar por primera vez en una preciosa boda... me habría perdido muchas recetas fantásticas... ¡y refrescantes ginkis!... no podría decir que soy diseñadora gráfica, ni haber ido a ver a U2 un mínimo de cuatro veces (¡y la que os rondaré majos!), ni averiguar que me encanta pintarme los labios de rojo rojísimo... ni aplicar mis tantas horas jugando al Tetris para aprovechar el espacio en mi zulo, hacerme chica Mac, descubir el pastel para dibujar... disfrutar del sol cada verano y poder ver/tocar/respirar/sentir/saborear el mar...

Cala Blava (abril 2011)


Y ya está. Ahora voy a respirar con mucho alivio \m/



* Si me pides que te mida con mis manos lo que yo creo que es el ancho de mis caderas, está demostrado que las hago unos 10-13 cm más grandes de lo que en realidad son. La putada es cuando ha habido alguna vez que esa era LA talla 8-S Coincidía cuando pasaba largas temporadas estudiando sin apenas moverme del sitio.
** fiestas mil, trasnochar, bailar, saltar, chillar, entrar y salir, dormir muy, muy poco...
*** con el tiempo ves que no eres compatible, ni quieres serlo, en algunos casos tuve yo la culpa, en otros no, otras personas no me importaba que desaparecieran de mi vida... cosas que pasan.
**** No os penséis que obtuve mucho apoyo de quien se supone que debería tenerlo cuando se enteraraon porque, palabras textuales, "esto es pasajero, sólo tienes que dejar a Cabestro, no hace falta que vayas al sacapastas que hace que te escucha". Sólo que por "pasajero" para mí eran ya unos cuantos lustros y eso de "sacapastas" se supone era a lo que yo me iba a dedicar yo.



Post dedicado a FanMa, porque un día tuvo el valor de escribir algo que nunca nos había dicho, porque también me gusta el color naranja, por su carácter optimista y porque sabe perfectamente que también es mala porque le da la gana ;)

22 comentarios:

Martes dijo...

Menuda catarsis, maja, ha hecho que me emocione...

Me alegro de que hayas llegado hasta donde estás ahora. Pero no olvides que que la vida es un proceso y cada minuto es resultado del minuto anterior. Yo esto lo pienso mucho. Tú serías la misma si no hubieras pasado por todo lo que has pasado, y nada te garantiza que fueras mejor. Hay que querer el pasado, aunque sea un poco perra a veces.

Ah, y Fanma es lo más.

Mapi dijo...

Por el amor de dior...te refieres a ti o a mi?? Todo, todito, todo me pasa...pero yo todavía no puedo manejarlo (soy bipolar perdida, estoy desequilibrada y tarada a partes iguales, tengo todos los complejos del mundo y mi problema de autoestima y falta de seguridad en mi misma me amarga la existencia muuuuuuchas veces y me hace renunciar a reuniones, cenas,o lo que sea solo por el miedo de no estar a la altura...).
Me alegro infinito de que tú ya sepas manejar esa montaña rusa... Te escribo por aqui, que el face lo cotillea to quisqui y yo tengo una reputación jajajjaj!!

Phant79 dijo...

Llevo algún tiempo siguiendote y queria decirte que me ha gustado mucho esta entrada. Hay que ser valiente para abrir tu corazón de esa manera. Tenemos algo en comun, la carrera de psicología (no se si la has acabado o no). Saludos :)

Gemma dijo...

Siempre te he dicho que te tenias que querer porque eres genial y vales un monton, quien me lo dijo a mi me saco de una historia como la tuya.
Y vivan las caderas anchas y las mujeres guapas como tu!!!

Lileth dijo...

Un día debería contar mi historia.

Un beso.

Mara Jade dijo...

Martes: una vez me pongo... las letras me salieron solas. Y sí, FanMa es mucho FanMa.

Mapi: no hay nada de qué avergonzarse darling. Absolutamente nada de nada :)

Phant79: la última vez que lo consulté me quedaban unas cuantas asignaturas para acabar. No creo que acabe Psicología. Al menos no en la universidad donde la empecé. Pero no me preocupa en absoluto. ¡Gracias por tu visita!

Gemma: Jajajaja tú siempre tan divina, ¡gracias!

Lileth: como le dije a Martes, todo es ponerse ;) Otro beso para ti gonica.

La Rizos dijo...

Me quito el sombrero (o las lanas ovejeras) ante posts como este. En serio, chapó por ti!
Como te dicen por ahí arriba, todo lo que has vivido es el proceso de ser quien eres ahora, y haces muy bien en no arrepentirte. ¡Palante, rubia!
UN besazo gigante :***

BlackBetty dijo...

Qué pasada de post... aquí me tienes en identificación total. Lo de encajar siempre tiene trampa, yo muchas veces me he sentido así, tengo la sensación de encontrar personas, nunca grupos, con los que me siento parte y a gusto...

:-)

Me encanta tu historia porque acaba bien... me encanta y me encanta.

Anónimo dijo...

todos tenemos complejos en la adolescencia.Yo mido cerca de uno 1.80 y me pasaba lo contrario que a tí.Siempre me ponían en la fila de detrás donde solo se me veía la cabecilla encorbada para acercarme a mis compañeros.En los bailes del cole, me tocaba hacer siempre de chico porque era sólo de chicas, no ligaba nada porque les sacaba cabeza y media a todos los chicos y para rematar en las lentas no me sacaba nadie a bailar ;P.Me pegué 5 años pegada a una columna en el bar porque no se me viera el culo,y no se me apreciara la altura...

Maxiavida dijo...

Fantástica y valiente, Mara, me encantas!

marta dijo...

Marita, yo creo que la cuestión es no quejarse (y te lo digo yo, que era/soy la reina del lloriqueo). No sé, supongo que acabas dándote cuenta que lo que hay que hacer es levantarse por la mañana y tratar de tener un buen día,...lo demás, menos lo irremediable, viene solo y cada día es un poco mejor hasta que se te olvida por qué te sentías tan mal.

Yo me he leído todos tus post (por cotilleo, y porque me caes muy bien), he leído sobre tu historia con el Cabestro, muchas de tus inseguridades y de tus miedos, leí cuando decidistes ser diseñadora gráfica, cuando has ido a ver a U2, cuando llorastes con el bodorrio (y hasta te gustó el Yellow de Coldplay con la tirria que les tienes) y me encanta que digas que ahora te gustas mucho más que antes. Creo que ya te conozco un poquito y te digo que eres grande

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

muacks

Marión dijo...

Eres mucho más que metro y medio, lo sabes, no? Pues ya lo sabes!
Nena, este post te ha servido más que todas las terapias juntas, también lo sabes, no?
Me encantas, te lo digo en serio, en todo caso me encanta la parte de ti que vemos por aquí!

Mara Jade dijo...

¡Rizosa! Gonica tú, gonico tu humor y gonicos tos tus rizos. Siempre me encanta leerte :-D

BlackBetty: te equivocas, esto aún no ha acabado. ¡Queda mucha SSG para dar guerra aún! ;)

Anónimo: ¿bailes? Yo no sé lo que es bailar lento a mis... taitanto. El mundo está muy mal repartío. Pero vamos, tú no te preocupes, al menos tienes la suerte de no tener que pedirle a nadie q te alcance las cosas de los estantes altos jeje. Gracias por venir, por leer y por comentar :)

Maxiavida: ¡encantada de encantarte!

Marta: no estoy de acuerdo en que no hay que quejarse. Yo creo que sí, hay que quejarse PERO si y sólo si estás dispuesto a buscar solución a tus quejas, con o sin ayuda. Chata, de aquí a unos años, cdo sea una mega rockstar, you know, te contrato para que me hagas la biografía oficial y autorizada. La desautorizada ya me la escribo yo misma para esparcir rumores y agrandar mi leyenda jajaja.

FanMa: requetemuacks

Mara Jade dijo...

Marión: jaja sé que soy más que 150 cm, tb soy una cantidad de kilos que no pienso revelar XD

La parte que véis por aquí se parece mucho a la parte que no véis.

¡Gracias!

Susana dijo...

Llevo por lo menos dos años leyéndote, la verdad que no me acuerdo muy bien como llegué hasta ti, y nunca jamás te comenté nada. Pero hoy, unacosatevoyadecir, a mi me pareces co-jo-nu-da :)

PAU dijo...

MARA ROCKS!!

BlackBetty dijo...

Bueno, la historia "sigue" bien ;-)

Anónimo dijo...

Hola, llevo algún tiempo siguiéndote, sobre todo por los comentarios de ropeja y celebritis, jejeje, y me ha sorprendido, pero para bien, tu post.
Ahora eres estupenda y eso es lo que importa, porque importa hoy siempre.
Un besazo y como dice mi hermana pequeña, que mide 1,53: "Yo a partir del 1,50 ya me parece bien".

Mara Jade dijo...

Susana: dos años?? en serio?? I can't believe you!! Gracias gonica, de verdad, gracias y bienvenida.

Pau: verás cuando tenga a mis legiones de fans gritando mi nombre en estadios... eso sí que será rock del güeno! XD

BlackBetty: uffff y lo que queda por delante! jajajaja

Anónimo (no mola, no me cansaré de repetirlo): tu hermana es una chica lista. Lo bueno es que para nosotras todos los tíos son altos jajajaja. Gracias por tu visita y tu comentario :-D

susana dijo...

No, dos no, más, que estuve yo haciéndo cálculos y me salen más neni :)

Carol dijo...

Eres toda una valiente por plasmar aquí toda esa parte de tu vida... y sobre todo por haber sabido cambiar esa situación...

Gracias por compartirlo con nosotros..