miércoles, 9 de marzo de 2011

Se me está yendo estrepitosamente la cabeza nenis.

Pero una cosa mala, malísima.

A ver, el domingo pasado fue la celebración del último cumpleaños como soltera* de mi amiga Loba. Cada año hace una monstruosa comida en su casa de campo. Yo, como siempre, voy sola e intento mezclarme con la gente. Pero aquí donde me véis, tan maligna y tan echá p'alante, en el fondo soy un tímida empedernida disfrazada de persona sociable.

Bueno, vale, digamos que va a ser verdad lo de las personalidades múltiples, ya que en otras ocasiones, me importa todo un pepino y me pongo a alternar hasta con las farolas si hace falta. Y sin alcohol mediante.

En fin, este año fue especialmente divertido, conocí a unas chicas muy majas que me acogieron estupendamente. Como que encima teníamos muchas cosas en común. Divertidas, simpáticas, divinas e inteligentes. Y no, no significa que fueran feas. Todo lo contrario.

¡Qué bien!

No me preguntéis cuándo, pero en un momento de la conversación en la que nos estábamos partiendo de la risa me encontré diciendo esto de mi misma:

"Yo soy la chica cebolla: no sólo porque vista a capas en invierno, es que a medida que me quito esas capas los tíos se echan a llorar. Ejjjjque yo pierdo mucho sin ropa".

Sí, sí, nos volvimos a partir de la risa pero...

¡¿QUÉ COÑO ME PASA?!
¡¿QUÉ INVENTO ES ESTO?!
¿POR QUÉ NO PUEDO DEJAR DE DARME CAÑA?
¿EH?
¿POR QUÉ?
¿EH?




¿EH?



¿por qué?
¬¬'




* de ahí que en el último post ya haya ido dando pistas y detalles a armarios ajenos, porque como no encuentre curro me parece a mí que tendré que declinar la invitación a una de las bodas más de in del verano mallorquín. Y me hace taaaaaaanta ilusión ponerme un tacado gonico... JO.


5 comentarios:

Fle dijo...

Yo creo que todos perdemos sin ropa, asín, en general. De todas formas, el que te quieras poco no es una novedad en ti. ¿qué necesitarías para estar mejor? Medítalo y haz por cambiar eso que te molesta. Lo que esté en tu mano, quicir. LO que no, asúmelo y vive feliz.
Se que es dificil de decir pero eh, no todo puede cambiarse y tú vales mucho y molas más! Mírate, querías ser diseñadora y, alehop, ya lo eres :)

Martes dijo...

Hombre, la norma namber wan es no hablar mal de sí misma. Que para eso ya están los demás.
La norma namber chu es mirarse al espejo y buscarse las guapezas. Siempre hay alguna.
En fin... supongo que todo esto se arreglaría sólo si te contratasen en tu trabajo o encontrases otro. Queda desear :)

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Fle. Tu vales mucho Mara.

Piru.

(Lectora en la sombra desde hace añossss, :-)

Anónimo dijo...

Hazle caso a Fle y no te fustigues así. Tú vales muchísimo!!!!!!
besos

Garbinada

Anónimo dijo...

Pues a mi me pasa igual yo siempre acabo echandome porkerias a mi misma sera para agradar no se lo k me pasa