martes, 29 de junio de 2010

¡CAMPAAAAAAAAAAAAAAANA Y S'ACABÓ!!

Porque si dicen que todo lo bueno se acaba, ¡lo chungo no sabéis cuantísimo ha tardado en darse el piro! Este mes de junio ha sido lo más parecido a una pesadilla interminable con los exámenes. Cuando oficialmente debería haber acabado el jueves pasado, pues no, los de mi grupo, ayer mismo. El lunes. ¡LUNES!

Todavía no sé las notas finales, pero ya sé el resultado de la masacre:
  • Para septiembre me queda el primer cuatrimestre de una asignatura cuyo segundo cuatrimestre ha sido más llevadero. Lo que significa que el puto juego para móvil en flash me como sí o sí.
  • Dejé el segundo cuatrimestre de una de mis asignaturas favoritas, Marketing, para preparar...
  • ... el mismo cuatrimestre de 3D. ¿El resultado?: que en 3D las envolventes son una jodienda muy jodida que hicieron que desistiera del intento, entregué lo que tenía para suspender, no tener que hacer trabajo extra para entonces y tener que volver a estudiar lo de Marketing. Pffffff. Fantástico. He contactado con el brujo Pepe para que le provoque una intensa diarrea al profesor (por no decir otra cosa) de 3D durante todo el verano.
Este año ha sido LO PEOR comparado con el año pasado. Que ahora lo recuerdo como una clase de manualidades high level: que si corta, pega, prueba, gira... ¡qué bonito! Para este año sólo he tenido que entregar mi book en ese plan y ha sido una experiencia cuasi-liberadora*. ¿Sabéis que me he llegado a pasar 18 horas delante del ordenador? Y no os exagero, no, no, no. Porque como apenas he dormido, tenía mucho más tiempo para desquiciarme delante del monitor.

Estoy segura de que tengo como 5 ó 6 dioptrías más en cada ojo.

¡Ja! y si viérais mi zulo... Un tsunami no habría hecho tanto destrozo. Lo he extendido a la mesa del comedor que está (bueno, estaba, que ya lo he limpiado) de vinilos, cartones, papeles, telas, lápices, cuchillas, cinta de doble cara... SSMom no está negra del sol, sino de la que he liado.

¡BASSSSSSTA DE ESTE TEMA!

Pero no todo ha sido maldecir al de 3D, básicamente, no, no. Como os dije en uno de mis post anteriores, aquí la menda se fue con Doña Caye a la inaguración del nuevo Pachá. Endevé, lo han colocado a tomar viento de Palma y en un sitio donde a los residentes de la urbanización no les ha molado nada, nada. Pero tan poco les ha molado, que estaban todos de cacerolada y pitando ante la entrada.

Una confesión: a mí eso me daban más ganas de entrar, la verdad.

La cuestión es que me pinté como una puerta y una vez empezó la música bailonga me lo pasé ultra genial. Copas de cava que vienen, copas de cava que van... ¡pero llegó un ginki de repente! ¡Que viva la hidratación! Pero todo esto llegó después de que una prima lejana de Whitney Houston* se liara a cantar con un vestido de purpurina que le transparentaba y que en un momento dado se le rompió un tirante y al más puro estilo de la Jurado se enrrolló en su chal y dale que dale cantando al amor... "I feel loooooooooveeeeeee tonight... Can you hear me Mallorca??... I can feel your looooooooveeee... I live in Paris and New York but tonight this is my place... my pace of looooooooveeeee..."

Y vuelta p'arriba, y vuelta p'abajo... que si una caidita de mirada... ooooootra vuelta... yo pensaba que aquello iba a acabar como el pendiente de Lola Flores.


Y se puso a destrozar varias canciones, entre ellas una de mi Lenny***.

Aquello parecía que no se acababa y ya nos habíamos visto el nuevo Pachá de arriba a abajo. Incluso estuvimos cotilleando el photocall y no reconocí a nadie de los que pasaron por allí en ese momento. El restaurante no tiene mala pinta. La decoración muy, muy cool en todas las salas. Los camareros iban raudos y veloces con bandejas de cosas que nunca conseguí ver, pero no importa, yo no tuve que perseguir a ninguno porque todo el mundo con un poco de sovoir faire, sabe que en estos saraos no se come. Eso sí, vislumbre un sushi y unos mini vol-au-vent pero yo muy digna nenis.

La sala destinada al bailoteo... sí, muy chula también, con tremendas cerezotas que me encantaron, mucho blanco, unas sillas de la zona VIP que si hubieran cabido en mi bolso de morros coloraos no me avergüenza decir que hubiera robado una... pero es pequeña. Esa sala es pequeña. Yo la hubiera colocado donde está la sala con las mesas y dos ambientes.

El cuarto de baño que visité, mu bonico también. Una señora nos dio unas muestras del perfume de la casa. Bonito detalle. Yo cámarademóvil en ristre a donde vaya. Hay que dar referencias.





Y bueno, bueno, que yo antes he mencionado a mi Lenny****, pero es que había un camarero en una de las baras que... ¡Me tuve que beber una copa de cava del tirón para superar la impresión! Ya me hubiera gustado a mí hacer el casting para los camareros. ¡Madredelamorhermoso! ¡Qué pedazo de tío! Y las camareras también, sí, sí, pero tampoco me fijé tanto.


Me dio vergüenza hacerle una foto de estrangis al camarero (dignidad, nenis, dignidad)
y se la hice a las botellas, que no están tan tremendas, pero quedaban muy bonitas con esa luz.

Y en primer plano podéis ver mi copa de cava vacía. Gñe.

Ah, sí, las gogós... esas... del estilo de las que había en el otro Pachá: "hola, vengo a lucir palmito ante vosotros, vulgares humanos, y a miraros con cara de asco dentro de mi lencería y mis tacones imposibles... ¿Te gusta mi moñaco?"

Creo que un maniquí se mueve con más gracia.

¡¡Y de repente una chica de goma!!



Peroperoperopero el momento más estelar fue cuando divisamos a una divina, a una increíble, a una señora, ¡¡¡a una amiga de la fantástica Olivia Valére!!!... y de la Duval también, ejem. Porque si Doña Caye y servidora somos fanes de La Duquesa, no podemos no serlo de: ¡¡MARILY COLL!!!

Me fui rauda y veloz a preguntarle al de seguridad de la zona VIP si podría preguntarle si nos dejaba hacernos una foto con ella. Le puse mi cara de "sí, he rotos platos pero no fue mi culpa". Se fue. Pasaron unos minutos y...

Me tapo la cara, sí, sí, que si de normal ya doy miedo, en época de exámenes ni os cuento.

Y aquí le planto gafas a Doña Caye hasta que me dé permiso pa quitárselas. Estaba bonica del to.
¡Qué coño! ¡Ella siempre está bonica del to!


¡Qué maja! ¡Qué simpática! ¡Qué uñas! ¡Qué de lentejuelas por todas partes!

Muy fffffuerte nenis.

Y después seguimos bailando... y le pregunté a uno que estaba por allí que quién era alguien con quien se hacían fotos unos tíos... y era un futbolista... pero que si fuera bueno debería estar en el mundial... y yo dije "pues tienes razón"... y no le di más importancia porque a día de hoy sigo sin saber quién era... y bailé (o sucedáneo) como una posesa (o poseída)... y al día siguiente tenía agujetas y muchas cosas que preparar para los exámenes... pero estaba más feliz que una perdiz... y ya está.

Porque desde entonces mi vida social volvió a los glaciares en compañía de mi fantástico compi Nacho O., con el cual me llevo estupendamente y es un gustazo trabajar con él. Sin contar que me anima un montón y que, además, nos intercambiamos nuestros trabajos para comentarnos. ¡Y eso es muy guay!

Ayer, después de, por fin, entregar los útltimos trabajos (3d or whatever included) y exponer otra vez mi briefing de proyecto final de carrera (en el que hablé más rápido de lo habitual porque me moría de hambre al haber comido durante todo el día una barrita de cereales y una galleta), quedé con Doña Caye. Mi idea es que me sacara un poco de paseo y tener a alguien que escuchara mis lamentos. Pero resultó que :
  • Ella tenía ganas de hamburguesota y me invitó a cenar en el Hard Rock Café (donde una de las camareras llevaba un tejano de Chanel*****). Allá que nos fuimos, yo con mis pintas de estudianta trasnochada, pantacas, camiseta y chanclas. Divina.
  • Hablamos, hablamos y hablamos. A cada cual más rápido, con momentos de indignación, de tontás varias y sobre todo mucha carcajada.
  • Y terminamos llenas, porque esas hamburguesas de medio kilo llenan a cualquiera (las patatas muy ricas, sí) y yo imitando a la Nannis (y sus truños y sus putas) porque sus frases son lapidarias, me troncho con ella, y porque la frase "El arte me persigue" de la soporífera Mar Segura es digna de ponerla en una camiseta.
Hoy, nenis, me he levantado después de 10 horas de sueño ininterrumpido, he ido a ver una de mis profes más prefes, de paso he recogido las entradas para... ejem... la fiessssshta de graduación... y me he regalado cuatro chorradas del Séphora y una crema corporal de olor rico para la mamma. He comido y... ¡siestaza de 2 horas! Olé.

Y de momento, no tengo más que contaros, porque ya os he metido un rollo importante, pero como véis, eso es todo lo que ha acontecido en este mes infernal de exámenes... sin contar mi cumple, jiji.



¡HE VUELTOOOOOOOOOOOOOOOO!!!







* si no fuera porque tuve que cortar 3 pu...ñeteras veces las portadas de cartón, porque no coincidían. Hala, mi futuro en la cirugía cerebral al garete.
** Previamente habían puesto música chulilla con un saxofonista en vivo que quedó muy resultón, hasta que se rallaron con esta señora que no se quería ir del escenario.
*** ¡AAAAAAAAAAAAAAAYOMÁQUERRRRRRRICOOOOOOOOOOO!!
**** ¡VENPACÁMORENOQUENOTEVAADOLEEEEEEEEEEEÉ!
***** Quiero trabajar en el Hard Rock Café.



pd: ¡Ah bueno! Que me encaaaaaaaaaanta la nueva canción y el nuevo vidrioclí de Beyoncé, sssssúper retro.



4 comentarios:

Cayetana Altovoltaje dijo...

Me parto el eje contigo, hermana. Gracias por las risas de ayer y las de hoy al leer esta fantabulosa crónica :D

Isa dijo...

Me alegro de que hayas terminado los exámenes, ahora a esperar las notazas, porque tú lo vales! Me ha encantado la crónica de la inauguración de Pachá, las dos estabais divinas, me habéis dado envidia, y eso que a mí las discos ni fu ni fa.
Ahora a descansar... y a cansarte!

Paloma Abad dijo...

Madre mia, yo con esto me hacia posts para toda la semana. Pero qué pechá a leer! pero qué gustico verte feliz!! :)

besooo!

Mara Jade dijo...

Caye: laj que tu tieneh gonica!

Isa: todo es muy cool en Pacha jiji

Celes: no estoy contenta con mis resultados pero ya mas no daba mas de mi. Me dio rabia invertir tanto tiempo en asignaturas que no me interesan y no dar loejor de mi en las que se lo merecian.