lunes, 17 de mayo de 2010

Puedo entenderos.

Efectivamente, puedo llegar a entender a las mujeres que están deseando ser madres, eso que llaman instinto maternal o lo que sea. Pero que nadie se asuste, no tengo pensado pasar por eso. Nunca digas nunca, eso dicen, pero yo de momento no he cambiado de idea y, junto con vivir en un lugar frío, sería el infierno para mí.

Mi necesidad es la de convertirme en perraca alfa. Estoy deseando tener un perrete o una perreta, y me da lo mismo su raza. He tratado con pitbull, alaskan malamute, boxer y mestizos. Todos me parecen fantásticos, majestuosos, increíbles y el animal que más me gusta en el mundo por su fortaleza, su amor incondicional y valentía. Si un perro se porta mal puede ser por problemas veterinarios, cierto, pero la mayoría de las veces por culpa del desconocimiento humano.

Cuando Rocco estaba, podía suplir esas ganas yendo a visitarle, pasearle, jugar con él, enseñarle y que él me enseñara a mí (a ser más paciente, a observar más...) Pero ahora que él se ha ido, cada vez que veo el programa de mi querido gurú perruno, César Millán, sólo me acuerdo de él y no hay programa en el que yo no piense: "Rocco sabía hacer eso... podría habérselo enseñado tal cosa... ¡qué paseo nos daríamos ahora!"

A Rocco le encantaba la playa y oler las flores. Pero lo que más, más, más le gustaba era salir disparado en dirección hacia donde fuera la piedra que le tiraras. Porque Rocco pasaba de pelotas, juguetes y tontadas, a él le molaban las piedracas. Claro que tenía que engañarle para sustituirle la piedra de turno por una pelota porque se dejaba la dentadura mordisqueándolas. Eso lo conseguía con pelotas de tenis que previamente había arrastrado por barro, dejado secar y cepillado. Así cambiaban de color y le daba el cambiazo.

En fin, de sobra está que soy de las que piden permiso para tocar a todo perro que se me cruza y siempre espero a que sea el perro el que se me acerque antes, claro.

SSMom, lo más cerca que ha estado de vivir de verdad con una mascota ha sido con peces, un periquito y Chicho. Hace muchos años tuvimos un perrín, pero nunca lo dejó entrar en casa. Se nos escapó y nunca más supimos de él. Tuvimos una gata siamesa y fue cuando descubrimos que yo era alérgica. Creo que no duró ni una semana en casa. Es un decir, tampoco la dejaba estar en casa. Para mí, la idea de tener un perro en casa en estos momentos... ni hablar del peluquín.

El caso es que echo mucho de menos a Rocco y cada vez que veo un boxer le veo a él. Estoy tremendamente cabreada por la forma en la que me enteré que él ya no estaba y que ni siquiera pudiera despedirme de él. Y a día de hoy sigo sintiendo como que era más mío que de sus propios dueños. Si hubiera podido quedármelo no lo hubiera dudado ni un segundo. Siempre voy a recordarlo y a sentirme culpable por no haberme podido ocupar de él como se merecía, porque fue un gran desconocido. Muchos se han perdido una gran personalidad, inteligencia y uno de los cariños más gratificantes que hayan podido existir.

No tengo instinto maternal, pero tengo toneladas de instinto perruno y estoy deseando tener uno. Os puede parecer una chorrada, pero adoro a estos animales desde que tengo algo similar a la razón. Y eso es lo más parecido que yo puedo comprender eso de querer ser madre.

Rocco 1

No espero que entendáis esta oda al que podría haber sido mi perro. "Otra exagerada amante de los perros" dirán algunos, pero es que aún se me saltan las lágrimas cuando pienso en él y es mi manera de ofrecerle mi homenaje. Pocas veces he dicho "te quiero" tan sinceramente como se lo decía a él, a mi pequeño de casi 40 kilos, a mi Rocco.

15 comentarios:

La Rizos dijo...

Pues a mí también me has hecho llorar, coñe. Que ando sensible con este tema y yo te entiendo a la perfección...

¡Qué dos tontunas somos! Tanto tu Rocco como mi Cholo tuvieron suerte por conocernos a nosotras, que les hemos querido tanto... pero sobre todo tuvimos suerte nosotras dos. Y los que no lo entiendan que se compren un mono :P

Mara Jade dijo...

Jo, es que era tan bueno... Me alegro de que me comprendas y no me mires raro :-***

Superflicka dijo...

Vale que, en general, yo soy de gatos. Pero te entiendo, porque aunque no me gustan "los perros", estoy enamorada de "mi perra", Yula. Es muy viejita y es talmente una abuelita. La encontramos abandonada en un vertedero con dos cachorrines y lleva ya doce añazos con nosotros. Está gorda como una vaca y nos mira con condescendencia, como si ella nos hubiera rescatado a nosotros. Es más buena que el pan.

Mira que he tenido perros toda la vida, pero a la Yula es a la única que miro con miedo de que un día se me muera :(

PS: ayer justo vi "Una pareja de tres", película que nunca pensé que me gustaría, pero que me gustó. Te la recomiendo.

Beatriz dijo...

Mi Moquete se fue después de ejercer de "mejor amigo ever" durante 14 años. A las duras y a las maduras que estuvo mi minino. Entiendo perfectamente que lo eches tanto de menos, estos bichitos te lo dan todo, ay!

Garbinada dijo...

Cuanta razón tienes, tenemos tanto que aprender de los animales! Son mucho más nobles que muchísimas personas!
Siento que le eches tanto de menos y que ya no esté contigo.
Un besito enorme

Anónimo dijo...

Si tuvieras, como yo, unos vecinos con un par de chuchos que no paran de ladrar y con los que juegan dentro del piso...verías qué bonitos son los animalitos.

MaCoROW dijo...

Puff, te entiendo a la perfección.

Freud, el mastín que tenía, se nos "fue" hace 3 años y todavía, al ver fotos suyas, se me escapan unos lagrimostes que para qué...

Es completamente normal lo que te pasa.
Un besote enorme guapa.

Sil dijo...

Amén, hermana, que diría la Fle.

Me encanta tumbarme a su lado, rascarle la pancha, acariciarle el lomo a contrapelo, estrujarle las mollas de su cuello y su papada y darle besicos entre los ojos. Y que él se limite a cerrarlos, porque confía en mí. Y darme cuenta de eso es tremendo, me llena muchísimo. Que venga a mi dormitorio y meta el morro por debajo de mi brazo o me ponga una pata encima de mi pierna, se contente con que le rasque detrás de las orejas un poquico y luego se tumbe a mis pies mientras yo estoy aquí, leyendo o estudiando.

Vaya que si te entiendo... ;)

Por cierto, para el Anónimo de arriba: apreciar a los animales en general de manera negativa como consecuencia de unos seres humanos irresponsables con sus mascotas lo considero un error tremebundo. Porque no dudes que en esa situación, los culpables son los dueños por no educar a sus perros convenientemente.

gemma dijo...

Yo acabo de adoptar hoy otro perrete, y van tres, asi que te entiendo perfectamente. Mi abuelillo tiene 17 años y el dia que falte no sabremos que hacer.
Llore cuando falto rocco, no imagine que estaba enfermo. Tuvo suerte en conocerte.

Marisela dijo...

ooois jo! yo te entiendo adoro a los animales en mi blog les escribi una carta a mi perra y mi gato que estan como cabras, pero les quiero un motooooon! el año pasado cuando mi otra perra se fue, todo fue un drama, la queriamos demasiado, aun veo una foto suya y lloro :(

Mara Jade dijo...

Muchas gracias a tod@s los amantes de los perretes y por comprenderme. No sólo son animales de compañía, se convierten en parte de la familia y cuando se van resulta muy duro.

Al anónimo le diría que si hay una próxima vez, me ponga su firma, y que, si esos perros se comportan mal te aseguro es porque tus vecinos son unos irresponsable que mejor que no tengan ni animales de compañía ni hijos.

Besetes!

violetazul dijo...

Ay! Mi tema!!!
Yo soy perruna también, y ahora mismo y por problemas de logística tengo al mío en casa de mamá, mañana tomo un avión para ir para allá..
No te imaginas las ganas que tengo de que se me tire encima, y nos demos largos paseos!
Te entiendo perfectamente, en cada una de tus comas!
Besos!!

♥♥♥ Fall in Style ♥♥♥ dijo...

Yo tengo a mi Conguita que es la niña de mis ojos, si me falta ella me cuesta dormir! Parece mentira, pero necesito que se venga a mis pies todas las noches.

Conguita me alegra el día cada vez que llego a casa... aunque venga cargadisima siempre encuentro forma de cogerla y meterla bajo el brazo y la pobre aunque vaya incomoda ni protesta, Conguita me despiera a lametazos y mimitos, Conguita te abraza la pierna con las patitas delanteras mientras apoya su cabecita en mi muslo... Conguita es sin duda la mejor amiga :)


Te entiendo perfectamente preciosa, manterior perrin se fué demasiado pronto y de una forma muy injusta y aun a día de hoy, me falta y si lo pienso demasiado se me escapan algunas lagrimas. :(


Animo, no hay sustitutos, como no los hay para las personas, pero algun día tendras otro perrin al que darle muuuucho mucho amor :)

MEMIS dijo...

Veo que no soy la única que se consideraba "rara" por quererlos tanto... Yo tengo un gato, pero vamos, que me van todos los animales.
Soy de Altarriba y SOS Galgos, y no te puedes imaginar las ganas de adoptar otro animal que tengo, pero en mi piso como que ya no cabemos más.
Desde pequeña siempre he pensado que si me tocaba la primitiva lo invertiría en un terreno para poder acoger animales abandonados, pero hija, con los sueldos de hoy en día, de momento sólo me da para ayudarles a través de las protectoras.
Un abrazo!

Anónimo dijo...

Es que un perro no es sólo un perro, es un miembro más de la familia!