jueves, 13 de mayo de 2010

Mi fin de semana.

A las 7 de la mañana doña Caye y servidora volábamos hacia Madrid y, seguidamente, hacia el aeropuerto de Gran Canaria.

Volando hacia Gran Canaria


Gracias a la nube de ese volcán tan majo cuyo nombre no me atrevo a pronunciar, nos desviaron la ruta y como consecuencia tuvimos una hora más de vuelo. Bueno, no pasa nada, al menos llegamos.

Nos esperaba mi amigo Javi, un tío encantador y reciente papá al que conozco desde hace bastantes años. Esta iba a ser la segunda vez que nos viéramos las caras en vivo y en directo. También conocí personalmente a Chris, su hermano, al cual también conocía desde hace mil pero no nos habíamos visto en persona, a su señora esposa (la de Javi) y a su pequeñín de mes y medio.

Nos llevó a la casa que tienen sus padres en Fataga, donde nos habían preparado una barbacoa donde no faltaron las papas recién cogidas del huerto con mojo verde. made in la mamma. No os digo hasta dónde me puse gracias al hambre que arrastraba. Y qué padres tan salaos, oigan, qué amabilidad, qué simpáticos, qué buenos anfitriones y qué atentos.

Mojo verde con papas y chorizo canario

Después admiramos el paisaje y los muchísimos cactus del jardín de la casa. ¡Y menudo huerto!

Huerto en Fataga

Los cactus de Sari en Fataga

Chris nos llevó por Maspalomas y las dunas mientras no parábamos de hablar. ¡Y es que este chaval habla tan rápido (o más) que yo!


100_3066

dunas



Luego al hotel para ducharnos y salir pitando a un restaurante dentro de una cueva en el barranco de Guayadeque y, ¿adivinad qué?... volvimos a inflarnos a comer: queso tierno, papas con mojo picón, gofio (ricooooo)... un Clipper por aquí... un vasito de abocado por allá... un camarero cantarín... risas a tutiplén again and again...

¡Y luego unas copichuelas de Arehucas en uno de los bares preferidos de Chris! Allí intenté jugar al billar y, cómo no, volví a demostrar que tengo nula coordinación en las extremidades superiores (nunca seré una baterista reconocida, ains). Eso sí, aguantamos hasta las 2 de la mañana como unas campeonas desde las 5 que llevábamos despiertas. ¡Yeah!

Al día siguiente unos pajarracos inmundos nos depertaron, pero nadie pudo impedir que arrasáramos en el desayuno.


Nuestro querido chófer Chris nos recogió y toda la familia nos fuimos a recoger a Pilar y de allí a Las Palmas, donde quedamos en Casa Suecia con Lolita. Además, también se apuntó Violeta. ¡Qué simpáticas! Pilar me hizo un regalito: un broche y unos pendientes, todo hecho por ella misma.

Después de un paseíto por la playa de Las Canteras y por las calles de los alrededores, oooootra vez al coche pero esta vez para comer con parte de la familia de nuestros anfitriones, que nos dijeron que no compráramos nada para comer porque había de todo. ¡Y no mentían! Nos cebaron a base de bien y eso que habíamos comprado unos bocatas que cada uno podría alimentar a varias personas.

Una comida al aire libre con gente de lo más amable hablando con ese acento tan bonito... y yo me llevé de regalo, del papá de mis anfitriones, una tableta de chocolate con almendras Tirma que estaba para chuparse los codos. Si es que así da gusto ir de viaje.

La siguiente parada fue Teror, un pueblo chachipeich que a doña Caye y a mí nos recordó bastante al rollito Valldemossa, sólo que aquí no hay tanto colorinche. Muy cuidado, tranquilito, tradicional... nos encantó. A mí me llamó la atención que muchos tejados estuvieran plagados de plantas y los colores brillantes de las fachadas.

Teror4

Teror6


Tocó el retorno al hotel...

BlueBay Beach Club (Gran Canaria)


... pero volvimos a irnos, porque cenamos en casa de Javi y señora (¡menuda mano tiene con las orquídeas!). Volví a demostrar (por enésima vez) que soy súper hábil tirando cosas: esta vez tocó la salsa de soja sobre mis pantalones. Superándome a mí misma, sí señor. Menos mal que convencí a S para que no me diera una de sus preciosas copas talladas.

Ni qué decir tiene que lo pasamos muy bien y que me dio mucha pena despedirme de gente tan maravillosa... y a la que he amenazado con volver. Ahí queda eso.

Al día siguiente, lunes, mientras todos volvían al trabajo, nosotras nos dedicamos a ir tranquilamente a desayunar. No dormimos tampoco mucho porque otra vez nos despertaron los pajarracos que probablemente eran el despertador de Pedro Picapiedra. Lo dicho, desayunamos tranquilmente, estuvimos en la piscina tomando el sol y leyendo y después nos fuimos de ruta playera. Atravesamos una horda de ingleses rosas con demasiados hijos y encontramos esta monada donde me di mi primer baño de la temporada (algo inaudito en mí, que como buena friolera no se mete en el mar hasta bien entrado junio):


Playita en Bahía Feliz


Me encantaba el sonido de las piedras al retirarse el agua.


Caímos como unas pardillas y nos quemamos con el sol mientras estábamos tomándonos algo fresquito y leyendo y escuchando el mar y mirándolo en nuestras sillas con los pies en alto, hablando de lo bien que se estaba... Ains... el resto no merece dedicarle muchas palabras: ducha, maletas, taxi, aeropuerto, Madrid, Starbucks, media hora de retraso, SSParents nos recogieron y cada una a su camita en su respectivo hogar.

¿Qué me queda por decir?
  • Que quiero un montón a Javi y Chris. Pero mucho, mucho (¡ay dios mío, gracias por todo! :-P ).
  • Que la señora esposa de Javi es un amor, adorable y tiene unos ojos preciosos.
  • Que los padres de los mencionados dos puntos p'arriba son unos jachondos.
  • Que pa la próxima me apunto más tiempo con Pilar, Violeta y Lolita.
  • Que Gran Canaria me ha encantado, la gente es divina, la comida deliciosa, el tiempo fantástico y que me ha traído muchos recuerdos.
  • Que doña Caye es una magnífica compañera de viaje y me he disfrutao a lot de este finde con ella.
  • Que nunca me cansaré de comer mojo verde con papas y que yo vuelvo a este lugar en cuanto pueda (Chris prepárate porque si este finde no has dormido, ¡no te digo na y te lo digo to!). Si es que a mí me tira una isla soleada...


11 comentarios:

violetazul dijo...

Buen y completo reporter!!!!
Aquí te esperamos para cuando quieras repetir!!
Besos guapa!!

marta dijo...

Bueno, que cronica más guay de un gran viaje!!! El Casa Suecia,...como me gustan sus desayunos.

Seguro que ellos también han estado encantadísimos de tenerte alli.


Besos

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Que rico el mojo!!!

La Rizos dijo...

En mi rincón favorito del mundo, escondido en la parte baja de un acantilado, también se escuchan las olas arrastrando guijarros. Y además, como hay eco, se crea un murmullo que me atonta e hipnotiza durante horas cada vez que voy a sentarme allí a leer.

Me alegro de que hayas tenido un finde tan chachins chachins, reina :) Aysss como echo de menos las islas...todas :P

Sil dijo...

Qué bonito es el mar... :)

Me alegro de que hayas disfrutado, las islas Canarias son tan tremendas y te dan una paz interior tan brutal, y su gente es tan cariñosa y tan cercana... :)

Alf. dijo...

¿qué bonito es esto, eh?

Mara Jade dijo...

Violeta: repetir? encantada de la vida darling, fue genial poderos conocer.

Marta: jajaja me comí un rollo de canela flipante. Lástima que se empeñen en servir café americano porque yo necesito buenos chutes de cafeína.

FanMa: yatedigorodrigo!

LaRizos: me vas a tener que llevar que los lugares hipnótico-marinos macantan :-)

Sil: gracias hermosa, necesitaba un finde asín. Y es que yo a las Canarias les tengo un cariño tremendo, me gustan muchísimo.

Alf: bonito no, precioso!

Glossy dijo...

jo...que envidía me das!!!
Casi lloro cuando he leído todas las referencias autóctonas xD
no te ha faltado ni una, veo que tus anfitriones han hecho un buen trabajo. Leyendote me han entrado aún más ganas de volver a casa (si es que eso es posible)
Genial como lo has explicado todo xD

Mara Jade dijo...

Glossy: estoy deseando volver!

Amapola dijo...

estuviste cerquita de mi pueblo! me han gustado mucho las fotos. espero q te lo hayas pasado genial :D

Mara Jade dijo...

Amapola: la próxima vez nos encontramos :-D