sábado, 24 de abril de 2010

Ayer...

... no hubo clase de swing, jo.

Pero fui a cenar con Torpeda, una antigua compañera de trabajo y amiga, con otros ex-compis de ese trabajo y dos bailongos-swingueros que se apuntaron. La menda era el punto en común porque los dos bandos no se conocían entre sí.

Doña Caye y Pitronki no pudieron venir. Jo.

Pero creo que la cena no estuvo mal. Al menos yo me reí y mucho. Y comimos unas estupendas pizzas, bebimos una estupenda sangría de cava y, acompañando mi rico mojito...






... un trozo de deliciosa tarta de cumpleaños, ya que uno de los asistentes era el cumpleañero. Buenísima, buenísima, buenísima.


1 comentario:

Garbinada dijo...

Cómo nos cuidamos! ;-)
Besos