miércoles, 24 de marzo de 2010

En serio, ¿esto es lo que nos merecemos todos?

Estoy harrrrrrrrrta de encontrarme chavales escondidos en la entrada de mi parking para fumar petas, riéndose porque son súper malotes por destrozarse las neuronas en horas de clase. Por no mencionar a los que presumen de sacarle la pasta a sus viejos para irse de juerga o los que se parten de risa al contar las asignaturas que han suspendido y tantos otros ejemplos que todos conocemos. Están por todas partes y cada vez son más.

De verdad, no me gusta generalizar, pero es que dan ganas de emigrar. ¡Como si en otros lados no fuera diferente!

Y seguro que hay chavalería que se aplican en sus estudios y tienen la cabeza bien amueblada sin dejar de divertirse, pero por desgracia nunca se mencionan. ¿Será porque hay pocos? ¿Será que nos interesa más reforzar a los descerebrados en vez de animar a los que sí se lo merecen? ¿Cuántas veces estamos hartos de decir que nadie es profeta en su España natal? ¿Por qué nos encanta hacer más caso a los que no se lo merecen?

Pero tenemos que admitir que en esta país estamos DEMASIADO acostumbrados a que venga alguien y nos saque las castañas del fuego. Sólo criticamos, nos quejamos, pataleamos y ya no nos ajuntamos ni nos hablamos. Pero, ¿alguien hace alguien por solucionar algo? Yo digo que la mayor parte de la población no.

Qué fácil es ponerse a criticar mientras estamos tranquilamente sentados rascándonos el ombligo. Y lo digo por la famosa generación ni-ni y por los que estando hipotecados en casas que no se pueden permitir, con coches que no se pueden permitir , etc... siguen comprándose el chándal de marca, la zapatilla de marca, el equipo de música última generación, la play y la wii... y el chopped más barato.

Y repito, no estoy generalizando, pero es lo que mayormente me encuentro por ahí. Y me hace pensar si es que soy gilipollas o qué. Porque muchos dicen que quieren un trabajo, pero cuando les sale, no se quieren mover de su lugar de residencia. Algunos casos son comprensibles, otros, pues no. Aún teniendo curro, a mí un día se me ocurrió ponerme a estudiar la carrera que estoy a punto de finalizar, y me he encontrado con gente que me ha animado. Eso es cierto. Pero también me he encontrado con otros especímenes que han puesto cara de susto. ¿Estudiar? ¿Pa qué?

Eso digo yo, ¿pa qué? Supongo que la idea de buscarme un futuro mejor, más oportunidades y tener conocimientos útiles es algo que está muy mal visto en este país. Parece que el esfuerzo que hacemos unos pocos por mejorar las cosas es motivo de mofa para la gran mayoría, esa tan aficionada a buscarse las bolillas en el ombligo.

Y sé que en otros lados no todo es de color de rosa como pintan en Españoles por el mundo, pero veo ese programa y no puedo evitar pensar que acabaré yéndome. Y no por culpa de Zapatero, porque se ha encontrado todo este berenjenal provocado por aquellos que son tan amigos de la corrupción, aunque es cierto que de momento gestionarlo le está costando lo suyo. Aunque cualquier pelele nos parece bueno para llevar nuestro gobierno, total, le echaremos las culpas de todo. No importa de qué partido sea.

Terminaré yéndome, terminaremos yéndonos, otro éxodo español al extranjero (y luego se quejarán de la inmigración en este bendito país), porque allí no se cachondearán de la gente con un poco de iniciativa y ganas de tirar p'alante.


Por suerte, viendo la famosa web de estosololoarreglamosentretodos.org, y sus alternativas estosololoarreglamossinellos.org y estosololoarreglamosentretodxs.org, cada vez hay más paisanos que se animan a sacarse sus propias castañas del fuego. Y la verdad es que es un gustazo. Para muestra, los artistazos que han creado De la teta a la boca, Marisco a domicilio o Naranjas Lola. Muchos podrán decir que es todo producto del marketing. ¿Y qué si lo es? Nadie puede negar el mérito de todas esas personas que no esperan a que su situación cambie por arte de birlibirloque. Se trata de pensar, de arriesgarse y, sobre todo, de intentarlo.

Animaos y apuntaros a las diferentes webs para ir recibiendo actualizaciones de gente con sus diferentes iniciativas. Parece que no, pero da ánimos ver que los hay que no quiere nseguir estando hundida en la mierda y que no se le llena la boca con la maldita palabra crisis. Que es gente de todas partes, de todas las condiciones y edades. No hay límites, los límites nos los ponemos nosotros. ¿Quién no te dice que te llega la inspiración y por fin puedes dar el giro que querías para tu vida?


Podrás estar de acuerdo o no con la conocida y mediática web, pero por favor, se trata de ver a gente emprendedora, que si no fuera por esta iniciativa, nadie sabría de sus proyectos. ¿Que la Fundación Confianza apesta a muchos de los que han jodido nuestro panorama,? ¡pues claro! En todos lados cuecen habas y no todo el mundo es bueno. Pero aprendamos a sacar algo bueno de aquí... de allí... de donde haga falta. No sé, se me ocurre así de primeras.

No te fijes tanto en la parafernalia y presta más atención a la gente.


Me gusta cómo han utilizado la palabra OK para simbolizarnos.




Y también me gusta la sinceridad.

Yo no sé qué va a ser de mí, no sé si hice bien al iniciar mi proceso de conversión a diseñadora gráfica, pero lo que está claro es que si no lo probaba no lo iba a saber. Podría haberme salido mal y darme cuenta de que soy nefasta. Pero no ha sido así. He INVERTIDO tres años de mi vida y con esta edad, a darle un giro a mi modo de ver el futuro y a intentar mejorarlo.

¡¿POR QUÉ AÚN HAY GENTE QUE PREFIERE QUEDARSE DONDE ESTÁ, QUEJÁNDOSE Y SIN HACER NADA AL RESPECTO?! Esto es lo que ven los jóvenes, es lo que aprenderán y es lo que repetirán en el futuro. Y luego nos echamos las manos a la cabeza cuando se preocupan más en tener más amigos que nadie en el Facebook.

No te preguntes qué puedes hacer tu país por ti, si no ves cambios, pregúntate qué puedes hacer tú por y para ti (tu familia, tus hijos o lo que sea, coño). Tu vida es tuya, es tu derecho y responsabilidad.


Si alguien conoce más web de gente emprendedora, por favor, que me las envíe. Con gusto las publicaré en este blog. De todas partes llega la inspiración.


Y si aún así, no quieres hacer nada: ¡NO MOLESTES A LOS DEMÁS QUE SÍ QUEREMOS!


En fin, no quiero que nadie se ofenda, pero estoy segura de que muchos pensarán como yo.




¡Uffff, qué cabreo! Después de todas estas reivindicaciones, prometo buscar algún tema superficial para el próximo post.


8 comentarios:

Carol dijo...

Completamente de acuerdo!!

PD: yo tb terminaré yendome... soy ingeniera informatica... y aqui nos tratan como autentica basura... creen q un ingeniero informatico es el q arregla ordenadores... q viene a ser lo mismo q si dices q un arquitecto es el q hace el cemento!!

Y lo peor... las nuevas generaciones... donde se dejaron ellos la educación??

Garbinada dijo...

No hace falta irse, hay que buscar alguna idea buena, como los emprendedores que nos citas. En los malos tiempos es cuando salen las mejores ideas. Además, hay que quedarse aquí para ayudar a cambiar todo esto que no nos gusta, quien sabe, a lo mejor hemos tenido que tocar fondo para reaccionar y montar una revolución social que les dé una lección a los gobiernos.
Y una cosa más: la gente que te mira raro por el cambio de vida lo que tienen es que se mueren de envidia porque has sido muy valiente!
besos

Nora dijo...

Hola linda...
He leído atentamente todo tu desahogo y debo decirte que está bueno que lo hagas.
Obviamente que no puedo, ni debo dar opinión acerca de la situación de tu país, pero sí expresarte que aquí o allá (refiriéndome a Argentina y muchos otros países, entiéndase) se está más o menos igual, desde lo económico hasta el comportamiento del ciudadano en sí.

Cada individuo tiene el derecho de hacer o rascarse, de irse o quedarse, de buscar nuevos emprendimientos o ser conformista, de comprometerse o desentenderse, de expresar o callar, de elegir acertada o erróneamente su lugar, de hacer en un día mil cosas para sí, los suyos y los otros o pasar horas en el Facebook, etc., etc., etc., ¡y está muy bien que así sea!
Quien se detiene analizar las ambigüedades, se despista de su eje, de lo quiere ser y hacer, porque inconcinamente, está pendiente de su alrededor y eso es una pérdida de tiempo y generarse auto inestabilidad en el medio en el que se mueve, en sus decisiones, en sus proyectos…
Los por qué y para qué, deben ser servir para las autodeterminaciones y de allí saldrá el resultado que se proyectará en su vida y en consecuencia, en la sociedad.
No existe un lugar, un país, donde vayan a quedarse todos los conformistas, los desentendidos, los quejosos, los corruptos, los vagos y en otro lugar, país, la contracara.
Los que gobiernan, están porque fueron electos por la mayoría y ni por más que se diga ¡yo no le di mi voto! Otros millones sí lo hicieron ¡y a mascar chicle! Sino mirá a mi Argentina con Cristina. F. de Kirchner, si el senado vota en contra de alguna de sus decisiones, ella saca un decreto y ya!
Nadie nos merecemos nada de otros, cada uno nos merecemos lo que generamos de nosotros mismos. He dicho. Fin.

Besotes!

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Hace un tiempo vi un grupo de malotes en la calle. Pasé a su lado y me quedé estupefacto cuando escuché que estaban hablando de literatura clásica. Me di cuenta entonces que los había juzgado por sus pintas. Hay de todo, lo que si observo es que los extremos se separan mucho. Me explico, hay chicos que estudían o al menos se interesan por algo y chicos zombis que no tienen interes por nada y en medio no hay nada. O muy burros o muy listos. eso me preocupa.

Sil dijo...

No digo que no tengas razón... Pero seamos realistas: "Educad a los niños y no será preciso castigar a los hombres". Pitágoras. ¿Ha cambiado algo... veintiséis siglos después? Séneca se quejaba de que la juventud se había vuelto cómoda y esperaba que sus progenitores se lo dieran todo hecho. Séneca, que nació a.C. y murió d.C. El comportamiento de la humanidad, en su esencia, es siempre el mismo. Se han cambiado las leyes, las mentalidades (primero con las religiones, después con la "liberalización" de las mismas), los hábitos y la evolución lo ha sido más desde el punto de vista del entorno (gracias al ser humano, por supuesto). A nivel cognitivo, digamos, pero no a nivel emocional, que es por lo que se rige en gran medida nuestro comportamiento.

Los niños siempre han sido niños, los adolescentes ídem y los adultos igual. La diferencia es que nuestros padres, abuelos, etc., no dispusieron de las oportunidades que nosotros sí disfrutamos, pero si a mi padre con 15 años hubiese tenido una Play en casa, su comportamiento habría sido distinto a como lo fue con un padre dictatorial. ¿Se puede cambiar? Sí, se puede cambiar individualmente. Un individuo por cada... ¿cuántos? Porque si me hablas de cambiar a la sociedad en su conjunto, así de golpe, me hablas de una utopía que no se realizará jamás. Además, históricamente nosotros llevamos genes demasiado vergonzosos, que pudiendo haber aprovechado todas las riquezas que se trajeron los españolitos de los siglos XV y XVI de las Américas para llevar adelante una Revolución Industrial (por ejemplo), se dedicaron a masacrar a los indígenas y a pulirse los oros y las platas entre los cuatro de siempre. De nuevo: ¿ha cambiado algo?

España siempre ha sabido lo que NO quería. Punto pelota. Y precisamente por no ponerse de acuerdo en lo que se necesita, hemos ido siempre como hemos ido: deputoculo.

Lo de Españoles por el mundo (yo también lo veo) es un ejemplo de individuos que han cambiado. Individuos. Personas, que no gente, que decidieron desmarcarse del rebaño. Pero seamos realistas, como decía al principio: es más cómodo seguir a las ovejas... sea quien sea el pastor.

Mara Jade dijo...

Carol: avisa cuando salgas por Españoles por el mundo! :-)

Garbinada: que no hace falta irse? Puedes acabar muy harta de encontrarte clones de CR9 conduciendo A3 con el regetón a todo volumen, chonis, kinkis, canis con sus cadenacas de oro e incapaces de escribir tres palabras correctamente... Lo siento, pero son molestias que no quiero tener que soportar. Y que los cambien sus padres que para eso los trajeron al mundo, para darles una educación y una disciplina.

Nora: sinceramente, no estoy muy enterada de lo que pasa en Argentina, pero cuando oigo algo desde luego no es nada bueno de la señora que tenéis como gobernanta.

FanMa: te reto a encontrar a otro grupo así o similar. Yo creo que venías de concierto y no te enteraste muy bien de lo que pasaba :-P

Sil: tía, qué acojones cuando te pones seria y qué razón tienes cachoperra!

Pililú dijo...

Mara:
Te aplaudo de pie en esta oportunidad porque tu desahogo me pareció no sólo de una española, sino de una ciudadana del mundo. Lo que pasa en tu país pasa en el mío también. Hoy estamos levantándonos después del terremoto y yo pensé que con éste gran sacudón, muchas personas cambiarían su estilo de vida, pero no fue así y hemos sido pocos los que hemos sido movidos también de alma y de mente.

Yo hace varios años que entendí que quejarme no sirve, que lo hago como desahogo, pero no me ayuda. Solo sirve detenerse y cambiar lo que no nos gusta ahora. He pensado muchas veces en irme de éste país, pero no sé si eso sea la solución.
Bravo por tu desahogo, bravo por las personas que se detienen a analizar el mundo que nos rodea, y bravo por los valientes que dijeron basta!!!
Un abrazo

BlackBetty dijo...

Uf... a ver. Yo creo que esto lo encontrarás en muchos sitios. Probablemente disfrazado de otros problemas, o con otro acento, pero seguro que gente que no hace nada y critica y no lucha y no trabaja y no hace nada de nada habrá por todas partes.

Segundo, irse... te entiendo, porque yo soy la primera que "me fui" hace 7 años y no tengo intenciones de volver (al menos por ahora). Pero también te digo que la iniciativa es personal, es decir, que tirar pa¡ lante es cuestión de tirar una, sin esperar que nadie más lo haga. Esto aquí, en la China y en Cuba.

Estoy de acuerdo con muchas de las cosas que dices, de todas maneras. Y es una de las razones por las que me acojona tener hijos, no sé si aguantaría verlos en la calle haciendo el imbécil. Ahora, también es verdad que hacer el imbécil es parte de la adolescencia. El problema, probablemente, está en que en la sociedad del "bienestar", cada vez se alarga más la edad del pavo.