viernes, 5 de marzo de 2010

Creo en la venganza.

Mucha gente no lo quiere admitir, pero yo me he cansado de ser neutral, por no armar escándalo, por no entrar en polémicas. Sí, me decanto por la venganza. No m'entiendan mal, tampoco se trata de una tortura larga y dolorosa a la mínima. Se trata de una especie de justicia poética o divina o lo que sea.

No creo que en estar maquinando hasta la obsesión, porque eso es perder el tiempo y yo tengo cosas más importantes que hacer. Creo en aprovechar el momento oportuno y, si se puede, dar el golpe de efecto definitivo. Y por supuesto, por sopresa.

Y tampoco se trata de dañar a nadie ajeno, el objetivo ha de estar claro y es a ese objetivo al que irá dirigida la venganza. Pero sin prisas, porque a veces hay que tomarse las cosa con calma o porque la venganza viene sola sin que nosotros tengamos que hacer nada. Es súper gratificante que el universo te dé la razón.

Ten muy claro que la venganza es merecida. Los malentendidos son nefastos y no siempre hay marcha atrás. Seguridad ante todo. Daños colaterales cero... o los mínimos.

Antes de dar el gran paso pregúntate, ¿de verdad esa piltrafa humana lo merece? ¿Le vas a dar el gusto de darle una importancia que no tiene? Porque hay veces que es mejor dejarlo pasar, hay que ser consciente de que no todo acto molesto/doloroso/ofensivo lo merece (allá cada uno con su umbral de sensibilidad, que así está el mundo). Hay que ser selectivos y valorar muy puntillosamente el qué, el porqué y el quién. En algún momento sonreirás mientras la piltrafa se ahoga en su propio vómito sin que tú hayas tenido que mover un dedo y, probablemente, tengas que recordar qué te hizo.

Ha de tenerse en cuenta eso de "el tiempo pone a todo el mundo en su sitio", porque en la mayoría de los casos es verdad. De todas formas, a nadie le amarga un dulce y si se puede "ayudar" a poner a quien sea en su sitio... date el gusto. Eso sí, la paciencia, la sutileza, la dignidad y elegancia son claves. Mamarrachismos ni uno.

O no, muchas veces el "me importas 3 pepinos (= 3 mierdas)" son mucho más efectivos.

Otro punto a tener en cuenta es que es muy importante no celebrar este tipo de cosas con una fiesta o gritarlo a los cuatro vientos. Es mucho más valioso si se conserva como algo personal. Es mucho más satisfactorio. Increíblemente satisfactorio.

Tal vez sea que me he llevado muchos chascos, muchos desengaños, desilusiones varias, puñaladas traperas y alguna patada en los riñones por las que he llorado y sufrido mucho, pero sí, la venganza me gusta. La palabra en sí me parece bonita y todo. Y sí, si me la juegan (me la han jugado), si me engañan (me han engañado), si me traicionan (me han traicionado) y/o me menosprecian (me han menospreciado) deseo que esa/s persona/s tenga/n su merecido. Si no es inmediatamente, que sea cuando sea, lo tengan y con intereses. Todo el mundo espera un trato recíproco sin excepciones y no que en cuanto te des la espalda te claven una katana.

Como he dicho, mi tiempo es muy valioso como para perderlo en maquinaciones varias, y mucho menos para dedicárselo a personas que considero seres inferiores a las cucarachas. Pero a veces, en algún minúsculo momento, los planetas se alinean, la bombilla se enciende, suena un ding en la cabeza, se produce un milagro, el viento cambia de dirección,... y mi lado maligno se expande como una esponja al absorber un líquido.

Cuando te enteras que alguien ha sido pagado con su propia moneda, tanto si has intervenido como si no en tal magno evento, no importa lo que digas en voz alta, pero por dentro te sientes satisfecho y antes de quedarte dormido, al menos una media sonrisa maliciosa asoma por tus labios. Y eso, queridos y queridas, no hay NADIE que pueda negármelo.

Porque un día me cansé de poner la otra mejilla y porque para gggggilipollas, los que van de listos por la vida.

Puede que todos esos momentos horribles que he vivido hayan hecho que sepa apreciar mucho más y mejor a las buenas personas que me rodean hoy en día, pero... ¿sabéis qué?. Preferiría no haber tenido que pasar por muchos de ellos porque en esos momentos también sabía apreciar a las personas. Lo que pasa es que eran las personas equivocadas, todo sea dicho. Creo que lo indicado es decir que ahora sé DISTINGUIR a gente que vale la pena de mierdas varias.

Y no, no es que haya pasado nada excepcional al que deba el escribir este post. Simplemente, hace poco tuve una conversación sobre el tema y dejé bien clara mi postura. Esto es lo que pienso y no voy a negarlo.

Como se suele decir, la venganza mejor en frío. Yo añadiría: y bien dosificada.


7 comentarios:

La Rizos dijo...

Jop... a veces me das miedito y todo XDD

Pero sí, por muy de santa que me las de, no puedo evitar descojonarme por dentro cuando a alguien que me ha hecho daño le pasan cosas malas... No sé, vengarse aunque sea de pensamiento es humano. Ya no quedan santos en el mundo, supongo.

Un besote.

Carol dijo...

Jajajaja.. oye te habras quedado bien agusto... m alegro!! Yo debería tomar nota..

Mara Jade dijo...

La Rizos: miedo no neni, que sólo mido 1'50 :-P

Carol: me quedaría más agusto si alguno de mis objetivos de venganza puderia tacharlos de mi lista. Pero weno, tiempo al tiempo ;-)

Cayetana Altovoltaje dijo...

Cuánta razón tienes. Personalmente, yo me reiré a carcajada limpia cuando a unos cuantos de mis queridos "compis" ingleses les llegue su San Martín. Que les llegará.

Masmi dijo...

Tu espera el momento adecuado y le das el toque que se merece.
Pero tampoco le dediques mucho mas tiempo, que seguro que no se lo merece ;-)

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Vengarse es un modo un poco desagradable de castigar......pero te quedas taaaaaaaaan agusto, que es inevitable.

CHECHE dijo...

Mi queridísima y Listísima Mara (parezco Dª Elena Francis, si no sabes quién es pregúntale a tu SuperMami)yo no cambio una sola coma, de lo que dices,Sabes el dicho este? "siéntate en la puerta de tu casa y verás pasar el cadáver de tu enemigo(yo para no cansarme espero en mi sofá).
Tengo una listita que ya,ya, pero si ya he visto pasar algunos cadávers, como lo digo)me jodieron la vida muuchos años, pero así es la vida, triste pero además por cada puñalada que me dieron, así fue su agonía y no hago budú ni nada parecido, simplemente a quién a hierro mata a hierro muere.
Mis lágrimas han sido muchas, mis desengaños también,y cosas mucho más graves que ni escribir puedo,pero que a mis 22 añitos, con dos bebés me hicieron la vida imposible,pero aqui estoy, nada ni nadie,me parte, si me doblarán pero partir ni se les ocurra(ignoro totalmente a cierta parte de la fámily,que no me vino en la sangre, jejejeje.besos mi reina.