viernes, 22 de enero de 2010

Caso de flipamiento agudo en el bus.

El otro día, lo que viene siendo el viernes mismamente, le comentaba a la Fle que había tenido un momento importante de flipe. Y eso que todavía no había tomado café.

El caso es que mientras intentaba planificar mentalmente lo que me daría de tiempo a hacer durante la mañana de las cosas pendientes de clase (= passssso de hacer el trabajo de una perraca haciendo llamadas durante las cinco horas que regalo en las prácticas, así también saco yo el trabajo adelante de mi empresa, no te jode), cuando de repente me di cuenta de que, joder, estoy en el último año. En serio, en ese mismo momento, miré el reloj y todo, 8:37 de la mañana, fui consciente de que estoy en mi puto ÚLTIMO AÑO DE CARRERA.

Ahí eh na.

Osea, que ya han pasado dos años. Dos laaaaaaaaaargos años en los que...
  • me he desesperado cuando no entendía cosas y me daba vergüenza preguntar,
  • aunque me diera vergüenza preguntaba en plan metralleta,
  • he pasado muchas horas, diurnas y nocturnas, garabateando, dibujando, retocando, cortando, pegando, eligiendo materiales, yendo y viniendo de la copistería, comprando en mi tienda preferida de bellas artes...
  • histérica porque iba pillada de tiempo,
  • he tenido pesadillas con que si no llegaba a entregar esto o aquello, que perdía algún trabajo, que se me jodía el ordenador (esto pasó de verdad y casi muero de un infarto cardíaco-cerebral, ¡que vivan los discos duros externos!)...
  • he flipado tanto con el trabajo de otros que me he sentido una gusanilla,
  • he querido morir cuando me subía por las paredes con las asignaturas de web y 3d...

Pero también:
  • He disfrutado de ver mis ideas en verdad, físicamente.
  • He alucinado con ideas de otros: profesores, diseñadores, alumnos... que luego me han inspirado.
  • Pasar buenos ratos con los compañeros más allegados.
  • Aprender a usar un montón de programas, tanto los que sabía que existían (Photoshop, Illustrator, Flash y Freehand) como los que no (Indesign, After Effects, 3d Studio, Audacity, Dreamweaver...).
  • Hasta he sacado buenas notas.

Y ahora, por fin, el último año. El último y JODIDO año. No voy a decir que los dos últimos años se me han pasado volando porque mentiría como una perraca. Ha habido momentos realmente desesperantes, duros y frustrantes. También he tenido momentos de entrar en trance y no parar. Pero rápido, pues no, no se han pasado rápido. Digamos que muy llenos de entretenimiento.

En apenas dos semanas empiezan las pruebas del primer cuatrimestre. Tengo claro que aunque yo por principio siempre voy a por todas, este año no sé si lo conseguiré. Porque este año es más técnico, hay más programas nuevos que no he tocado en mi vida, más teoría y, claro, gracias a mi estupidez de aceptar esas malditas prácticas (donde tienen una impresora de mmmmmierda), menos tiempo.

En fin, por mucho que diga me voy a tener que enfrentar a ello y con lo que me ha costado llegar hasta aquí (y a los SSParents ni os cuento), estoy como para dejarlo ahora. ¡JA!

No sé cómo serán mis notas de estos primeros exámenes, pero lo que tengo mmmmmuy clarito es que tengo la firme intención de que acabo en septiembre de este año.

Ahora, que me siento con el agua al cuello y que acojonada lo estoy un rato bien largo.






6 comentarios:

Sil dijo...

Yo también estoy en mi último año. Pero a este paso... va a ser el penúltimo :P

marta dijo...

Pero al final todo va a ir bien porque tú vales mucho!

Mara Jade dijo...

Sil: ánimo, ánimo, ánimo!!! Prepara el pie y dale un buen patadón a este curso!

Marta: ojalá tengas razón querida!

Pilar dijo...

Si no pudieras, vale, pero es que puedes coño!!! Arriba ese animo y cometelos con papas y mojito!!!

Besos

Pilar, desconectada, desempleada, descojonada, desacomplejada, dejada.

Beatriz dijo...

Guapa, has hecho hasta ahora lo más dificil: con un buen par cambiar y hacer lo que más te gusta. No todos somos capaces. Así que acojonamiento cero!! ¡Al toro por los cuernos!

Garbinada dijo...

Venga, que tú puedes y a menudo bajo presión se rinde lo inimaginable! Ya me contarás!
besos