viernes, 27 de febrero de 2009

¡LA ENCONTRÉ!

¡LA PAREJA FREAK DE LOS OSCAR DE ESTE AÑO!!



Philip Seymour Hoffman y señora. Él, que viene de una boda, totalmente trasnochao y con un chaleco dos tallas más pequeño. Y ella que no supo decidir entre cuello halter o mangas estilo "Little house of the prairie". Pero lo peor, LO PEOR, es combinar el negro del vestido con el azul marino de la cartera de mano. ¡Puaj!

Jiji, ya, por fin, los Oscar 2009 están completos.

Entrada 1680. Un número redondo para un regalito redondo.

¿Y cuál es el regalito? Yo más bien diría regalazo. Ahí os dejo una pista en forma de foto. Si estáis un poco al día (o lo leísteis en mi Facebook, gñe) seguro que lo adivinaréis.



Mañana más información y más fotos.

Desde aquí, antes de nada, gracias a Rosqui y a BRM.

miércoles, 25 de febrero de 2009

¿Segundas partes nunca fueron buenas? Dímelo tú.

Porque, como no podía ser de otra manera, no pude incluir a todas las asistentes a la última ceremonia de entrega de los Oscar. Así que aquí tenéis la segunda entrega para que os deleitéis o regurgiteis. Os lo dejo a vuestra elección.

Hablemos:

Si en la primera parte había mucha espantaja, no os preocupéis porque aquí no nos vamos a quedar cortos. Por poneros un ejemplo, aquí están Melissa Georg (de D&G) y Jessica Biel (de Prada).


A la primera, Melissa, ya la podemos catalogar directamente como sirena varada. Aunque la categoría Got milk? Yes, it's in my skin tampoco le iría mal.

Y la segunda, Jessica, supongo que debió elegir el mantel más caro de toda la línea de hogar de Miuccia, porque esto no hay quién lo comprenda.

¿Me pregunto cuál será el genoma para elegir los modelos más tremebundos de los diseñadores más caros?


Pero es que ya no se trata de saber elegir o no una prenda bonita. Es saber distinguir si, por muy bonita que sea esa prenda, es conveniente para ti. Sharon Stone no lo tenía muy claro y presenta claros síntomas de obregonismo.


Mientras que las niñatas con pasta se viste como señoras de 40-50 tacos, aquí doña Sharon opina que la carne es la carne y que cuanto más la luzcas mucho mejor. Alguien debería recordarle que la época de Instinto Básico ya pasó.

Pero... aún podemos llegar más allá. Porque no sólo es importante saber elegir y decidir sobre si es conveniente para ti. Igual de importante es no ir disfrazada de bombilla o prima la lejana de Oscar, el premio, claro. Y cuyo lema es "If you need me, just switch on my dress".


  • Kate Bosworth: para empezar le recomiendo un buen bocata de jamón y de postre una bolsa de magdalenas. Así, sin miramientos. Y para terminar, querida, el brillismo se hizo para destacarlo en alguna parte, no en toooooooooooodo lo que lleves.
  • Tina Fay: la mejor imitadora de Sarah Palin de todos los tiempos, ciertamente llevó un vestido que me gustó y creo que le sentaba muy bien. Estudiemos su peinado... es el momento de dejar de ser la mejor imitadora de Sarah Palin, darling.
  • Viola Davis: vale, muy bien, el vestido de Reem Acra te sienta fantástico, pero lo de más es más no te conviene. Despídete de esos brazaletes y la cartera de mano, por favor... ¡AHORA!
  • Leslie Mann, de Pamella Roland, simplemente NO. Forget it forever and ever. Lo más parecido a una sardina.
Me encantaría que todo se quedar en esto, pero para reina luciérnaga, Carrie Underwood, porque lo suyo es un festival de lo que NO hay que ponerse: flores, pedrería y flecos en horrorosa anti-armonía.


Si encima lo finalizamos con ese cardado, la chavala se ha cubierto de gloria... y de flores, pedrería y flecos.


¿Y qué pasa cuando se unen las fuerzas del universo? Pues que alguien que siempre ha ido tan preciosa como Reese Witherspoon elige un vestido que hubiera vuelto loca a Queen Latifah, otra que lo de ir apretá no es problema ninguno.



A las dos, sólo una pregunta: ¿por qué?


Por último, otra norma muy imporante a tener en cuenta es que ya sabemos lo súper guay que debe ser tener pasta para agenciarte dos vestidos, uno para la ceremonia y otro para las fiestas de después. Pero, ¿no sería mejor idea escoger estilos diferentes? Lo digo por ti, querida Alicia Keys.



Cambiarse de vestido pa ir igual, es tontería. Yo prefiero el amarillo.


Otra manera de cagarla es no fijarse bien en los acabados del vestido del que te has enamorado. O sinó, explícame querida Halle, a qué viene el volantillo del bajo de la falda. ¿Acaso fue Leonor Watling la que te aconsejó? Desde aquí te pido que no la escuches nunca más. ¡NEVER!



Otra cosa horrible que puede sucederte, es que te dé pereza subirte la cremallera cuando te los estás probando, convencida de que ese vestido está hecho para ti. Que luego llegue el día de ponértelo y descubras que te queda colgandero, fofo y te hace un extraño bulto en el abdomen... justo cuando hace escasos dos meses que has dado a luz.


Y sí, Naomi, lo digo por ti. Una pena porque el vestido tiene pinta de ser muy mono. Es un claro caso de Vestido chulo-Percha equivocada.


Y si te equivocas de fiesta y en vez de ir a los Oscar te crees que vas a una fiesta de Halloween y te vistes de bruja estirada, eso puede ser la risión. Claro que para MariViki ese no es un problema, ya que va de bruja estirada todo el puñetero año.


Otra cosa es que quieras seguir imitando a Dita (cuando no va de helado de limón) y te mmmmmmmmmueras por pertenecer al selecto club de las Got Milk? Yes, it's in my skin, por muy chulo que sea el vestido de Elie Saab que te hayas puesto. Evan-Rachel Wood sabe un huevo de lo que hablo.



Pero no todo es malo en esta segunda crónica oscaril, porque si hay alguien que puede cerrarte la boca con una mirada es mi adorada Madge. Que fue sencilla, cómoda y transparentosa como sólo ella sabe ir. ¡Y chitón!



En el caso de Gwen Stefani, no cosigo decidir si me gusta más ese precioso y original vestido o ese maravilloso complemento llamado Gavin Rossdale.





A ver si para el año que viene lo tengo más claro, porque por este año, efectivamente, los Oscar se han acabado y yo creo que no tengo nada más que decir.

Stay tuned to the next year and keep loving me, bitches!


She breaks my heart o Fashion disaster de la semana.


¿Cómo ha podido suceder? ¿POR QUÉ, POR QUÉ, POR QUÉEEEEEEEEEEE?

Ni siquiera que sea una de mis divas, que sea incapaz de criticarla, que me parezca que siempre va perrrrrrrrrffffffffffffecta... pero esta vez la evidencia es la evidencia y ni siquiera yo la puedo negar: ¡ESPANTAJAAAAAAAAAAAAAAAA!!

Dita (en la fiesta post-Oscar de Sir Elton John), aparte de dejarme momentáneamente ciega con ese amarillo nuclear, tanto abullonado te sienta como el culo. Debes saberlo. Tíralo, quémalo, rásgalo... lo que quieras, pero NUNCA vuelvas a ponértelo.

Snif, snif... no puedo verlo... ¡aaaaaaaaaaaaaay qué desgracia!... snif, snif...


martes, 24 de febrero de 2009

¡SOIS DESTRUCTORES!

Jajajajajaja... luego soy yo la mala... El día de más tráfico de todo el año en el blog es cuando publico mi crónica sobre los Oscar. Y que conste que yo lo hago por vuestro bien, ¿eh? que la ira contenida es muy mala y así os desahogáis. Veremos qué clase de venenos tecleáis cuando llegue la segunda parte de la gran noche de los Oscar.

¡Contenta me tenéis! jajajajaja ¡qué fuertes sois, coño!
Os gusta más un golpe bajo...






lunes, 23 de febrero de 2009

Indignación y admiración al mismo tiempo o lo que vienen siendo los Oscar 2009.

Indignada, pero sssssssssssúper indignada estoy por el Oscar a Pene. ¿ES QUE SOY LA ÚNICA EN EL PLANETA QUE PIENSA QUE ACTÚA COMO SI LEYERA EL GUIÓN Y QUE EN ESA MONSTRUOSIDAD DE ALLEN ES UNA GRITONA (porque sí, al final he visto ese peñazo de peli para hablar con propiedá)? En fin, fui, soy y seré una incomprendida.

Pero bueno, una vez expresada mi opinión sobre lo aleatorio de la entrega de premios, tengo que alabar hasta quedarme sin sentido el maravilloso, increíble, fantástico y delicado vestido que llevo la nativa de Alcobendas. Ese Balmain fantástico que todos los medios se van a a hartar de repetirnos durante MESES que tiene sesenta años y que podría haberlo llevado Audrey Hepburn. Vale, vale, nos quedamos con la copla, en serio.



Y otra cosa, por favorrrrrrrrrrr, ¡POR FIN HA DEJADO DE IR DE NEGRO!! Tanto es el gusto que le pilló, que también se fue a la fiesta de Vanity fair con otro vestido blanco, más sencilla y probablemente más cómodo.




Ahora, como siempre, recordar a los habituales y a los que de repente se topen con este post, que yo no me dedico a la vestimenta masculina y que si tu máximo interés es saber la lista de ganadores, lo siento, te has equivocado. Mejor clica aquí.

Otra cosa MUY importante: aquí escribo MI OPINIÓN con la que puedes estar de acuerdo o no. Si coincidimos, bien, sinó, también. Si eres fan de alguien que no es santo de mi devoción, tendrás que superarlo porque no voy a cambiar de opinión (al menos en este post).

Así que al lío, que para eso hemos venido.

Para empezar... ¡Ese Hugh Jackman macizzzzzzzzzzzorro! ¡Ay omá, qué rrrrrrrrrrrico!





Una vez liberadas tensiones comencemos con el premio a Las Princesas Disney. Y digo esto porque este año los vestiditos de princesa se han llevado mucho. Ha sido como si se leyeran las mentes las unas a las otras. Ya me las imagino: "¡Yo de Cenicientaaaa!", "¡Yo de Blancanieveeeeeeeees!"...



  • Marion Cotillard, que otra vez apostó por un paisano ya que iba de Dior, y que el año pasado llevaba aquel vestido de escamas tan ultra-fabuloso, este año iba de la madrasta de Blancanieves. Y que se lo tome como un halago, porque a mí quien me gusta realmente de esa historia es la madrasta de lo puramente maligna que es. Así que si esa señora tuviera que ir a los Oscar seguro que optaría por ese vaporoso a la par que oscuro vestido.
  • Pene: ya lo he dicho todo anteriormente, me encanta.
  • Miley Cyrus: de Marchesa, es como a versión brutal de las escamas de la Cotillard del año pasado y creo que es un poco excesivo para una jovencita de dieciséis años, pero el vestido en sí me gusta.
  • Sarah-Jessica Parker: fabulosa, increíble, fantástica, diossssssssssssa y muy elegante de Dior Haute Couture. Me gusta muchísimo. Me encantaría poder decir lo mismo de esa jeta embottoxizada que me gasta. Un rotundo NO... a la cara, no al vestido (que me recuerda mucho al de Nina Ricci tan delicioso que llevó para la presentación de la peli de Sex & The City. Ese que le aseguraron que era exclusivo y en realidad había llevado la torpeda de la Lohan para unas fotos meses antes al igual que Lauren Santo Domingo). Y un poco apretujá, ¿no?

Premio a las Sirenas, tanto las sinuosas y gráciles como a las varadas:

  • Marisa Tomei: una de las sinuosas y cuyo vestido merece un "¡Oh!" de admiración. Increíblemente, que sea de tez pálidad no le perjudica con el color del vestido.
  • Beyoncé: una sirena varada. Esta chica es totalmente extremista en cuanto a espectacularidad, o va espectacularmente fantástica o espectacularmente horrenda. Y en este caso es la segunda opción. Querida, los estampados "glamurosos" de las cortinas de tu casa no sirven para un vestido, no eres Escarlata O'hara. El vestido es ffffffffeo con avaricia
  • Vanessa Hudgens: la del High School Musical ese y otra sirena varada con eseahorrorosa creación de Marchesa, que me llevaba un vestido totalmente desacorde con su edad. Esta chavalilla no tiene ni 21 años y va vestida como si tuviera 40. Es una tendencia que está pegando fuerte entre las jovencitas famosas (¡hola Blake Lively!) y desconozco el gusto por vestirte de Bree van de Kamp en tu más tierna juventud. De todos modos, el vestido dan ganas de pegarle fuego.
  • Taraji Henson: ¿no os recuerda al Nina Ricci que llevó el año pasado Reese Witherspoon? Sí, hombre, el que hacía un degradé en morado. Me gusta, no está mal. No es que sea para tirar cohetes, pero oye, la chica iba guapa y discretamente elegante.
Llegó el momento de las sencillas y fantásticas por su estilo simple, funcional, elegante y bonito:


  • Angelina jolie: de Elie Saabmporque aunque esta señora no hay forma de despegarla del negro y colores neutros varios, está absolutamente guapa. Y esos pendientes verdes me fascinan.
  • Jennifer Aniston: por demostrar cómo carajo se debe llevar un vestido blanco sin parecer la novia cadáver. Pero por favor... ¡peinate!
  • Y en cuanto a Natalie Portman, de Rodarte, es que me gusta el vestido, pero esto se merece un Vestido chulo-percha equivocada. Más que nada porque el síndrome del insecto-palo se manifiesta intensamente en ella.

Premio a Me lo explique a Kate Winslet de YSL:



En serio, una explicación quiero reina porque no comprendo cómo has ido a recoger la montaña de premios que te has llevado últimamente con vestidos fantásticos y te me presenta en los Oscar con... ¡eso!. Ya te llamaré si acaso cuando tenga un momento y me argumentas tu elección. Gracias.


Premio a Got milk? Yes, it's in my skin + Vestido chulo, percha equivocada:


Anne Hathaway (Armani Privé) y Nicole Kidman. Dos rostros pálidos que no comprenden que el blanco NO es su color. Y mirada que los vestido son magníficos, me encantan. Me parece que tanto para la una como para la otra en algún color pastel, si es que no quieren estridencias, les habrían quedado muchísimo mejor. Y repito: me parecen perfectos para la ocasión (a ver si las asistentes a los Goya toman nota, coña). Y tengo que decir dos cosas, muy duras, en serio, pero tengo que decirlas:
  • Anne: no puedo evitar verte la cara un poco caballuna, lo siento.
  • Nicole: DEBES dejar de ponerte bottox.




Este año, como siempre y porque es la principal razón por la que leéis esta sección, las espantajas no se libran. La única duda que tengo es: ¿espantajerío o espantajismo? En cualquier caso es del fino, fino.



Heidi Klum, de Roland Mouret, que siempre había estado estupenda y siempre de rojo en esta ceremonia (todavía no comprendo su asistencia) este año la ha pifiado con este vestido a cachos. Lo siento Heidi, este año quedas como espantaja y, por lo que más quieras, deja de reciclar el mismo vestido rojo.



Deberías tomar nota de Virginia Madsen que no es que se arriesgara mucho, pero su vestido no tiene comparación con el tuyo chata. Ahí la tienes, estupenda con un corte impecable y un color rojo que dan ganas de morderlo.




No puede faltar el trío lalalá: Meryl Streep, Sofía Loren y Amy Adams.
  • A Meryl su vestido de Alberta Ferretti (otra que se lució el año pasado haciéndole el vestido a una cría nominada) le hace el pecho caído y para una gran señora como ella no es algo que le convenga mucho.
  • Sofía, como no podía ser de otra manera, gusta de lucir escotazo con esos tirantes que no hay quien se los quite. Todo ello amenizado por una gargantillaza que lo único que hace es que parezca que le han pegado la cabeza en un cuerpo ajeno (disimulando así la cicatriz de unión). No pasaría casi nada si la cosa se quedara ahí, pero no, para rematar el conjunto ha creído conveniente tener una plantación de volantes en la falda. ¿Y qué tenemos como resultado? ¡UNA ESPANTAJA! Indigno de una gran actriz como ella.
  • Amy Adams se inspiró en los peinados amish para el suyo propio, se hizo un collar de canicas y se fue a los saldos "vestidos rojos para los Oscar" de Carolina Herrera. En resumen: pffffffff.


Mención especial al espantajismo fino, Somewhere over de rainbow.


  • Freida Pinto: lo tuyo es cuesta abajo y sin frenos desde los Gloden Globes. Ni siquiera te has dado cuenta de que John Galliano te ha colado un vestido que nadie quiso en los 80. El color me gusta.
  • Satsuki, la novia de Daniel Craig: el vestido hace juego con la cara de tu novio y que cada uno saque sus propias conclusiones. El color también me gusta.
  • Daniella Lavender: flores, drapeados, asimetría... WTF??

Y el momento que he bautizado como ¿Qué coño hago yo entre tanta hortera?:



¡Si es que es todo un abanico de despropósitos!!
  • Angelica Huston nunca podrá estar mejor vestido que cuando se caracterizaga de Morticia Adams y punto.
  • La Swinton (de Lanvin) es que no hay dioxxx que la arregle y siempre será la bruja de Narnia que es la única vez que la he visto decente. No os digo más.
  • Goldie Hawn no es que vaya malamente vestida, todo lo contrario, pero por favor... ¿esa cara?
  • La pobre Pene está tan flipada con su Oscar que no tiene ni puta idea de quién la rodea. Una vez más, excelente elección de vestuario.
  • Eva Marie Saint vino directamente de su clase de tai-chi.
  • Y Whoppie Goldberg, para una vez que se pone vestido y se me planta el estampado más demodé de todos.

Y hasta aquí, lo que yo denomino "cada año en lo más alto de la escalera de la maldad". Tengo que reconocer que no ha sido tan tétrico como me esperaba pero nada espectacular. A la porra con la crisis, necesitamos ver glamour, riesgo, excesos... porque en realidad quien se lleve el premio nos importa un pepino. Incluso dos.

¿O no?

Pues eso. El año que viene más y... mejoradamente maligno.




pd1: ¿dónde estaba la pareja friki de este año?¡ Mickey Rourke no es suficiente!
pd2: Que se quede Hugh Jackman forever a presentar la gala, ¿estáis de acuerdo conmigo en que esta gala SÍ mereció la pena? ¡Fantástica!
pd3: habrá segunda parte de este evento porque hay mucha telita que cortar.
pd4: THE MUSICAL IS BACK BITCHES!



sábado, 21 de febrero de 2009

Are you ready?

¡Porque faltan menos de 24 horas para los Oscar! Y sé que estáis ansios@s por mi futura crónica. No intentéis disimular. Lo sé.

¿Podéis oirlo?... ese ruidito... rrrrrrrriiiiiiiisssssssssss-rrrrrrrrrrrriiiiiiiiisssssssssss.... es que me estoy afilando las uñas. ¡Ja!

Como adelanto de los límites que está dispuesta a sobrepasar mi maldad, os dejo ESTO para que veais la colección de MariViki. De sus vestiditos y tal, que ahora quiere ser una big designer of high fashion. Ya... bueno... me encanta cuando dice eso de que ella misma se pondría estos diseños... ¡¿A QUIÉN COJONES LE CABEN EXCEPTO A ELLA?!

Por otro lado, a l@s que gustan de admirar la moda, ¿nos os suena que hay mucho refrito en sus "ideas originales"? Y no podréis negarme una cosa: es el mismo patrón con diferentes largos, mangas y telas.





  • ¿Que si me gustan? Pse.. algunos no me desagradan pero en general muy previsibles siendo de quien son. Algunos son muy de insecto-palo, como ella, la "diseñadora".
  • ¿Que si merecen tanta ribombancia? No.
  • ¿Qué me parece en general? Más de lo mismo, demasiado revival de las grandes estrellas de la época dorada del cine, para gastarte la pasta vete a un diseñador de verdad y con solera... ¡¿hombreras?! What's next, darling? Fried hair again???


Menos mal que siempre me quedará ella, la más bella, que siempre va perrrrrrrrrrfecta, maravillosíiiiiiiisima, increíiiiiiible e impecable-ble: Dita von Teese (en un evento de Mont Blanc y Unicef). Algunas deberían aprender del auténtico estilo de la antigua época dorada del cine.






jueves, 19 de febrero de 2009

¿Comorrrrrl?

Me las prometía muy entretenidas esta mañana cuando me han dicho que tenía que hacer unas fichas con los planos de las tiendas de Japón. Me han dado un pdf la mar de majo con sus fotos, el plano, los datos de cada tienda, quién la ha diseñado... Vamos, que no iba a ser nada nuevo teniendo en cuenta que ya había acabado (por fffffffffffffin) con las tiendas de Europa y Estados Unidos.

Bien, me pongo a ello cuando me doy cuenta de que los planos tienen una calidad terrible al ampliarlos. No pasa nada, peores imágenes he visto.

Pero cuando he visto que todo estaba escrito en japonés... en japonés borroso además... bueno, ¡como si se me diera mejor el japonés en nítido!

Será por entretenimiento... Me auto-auguro unas dos jeroglíficas semanas de mucha nintai (que viene siendo paciencia en japonés o eso ponía un traductor que me he encontrado por la red) como mínimo.


Una paciencia muy borrosa, jo.






pd: Me comería unos cuantos dim-sum para merendar, que no es un plato japonés, sino chino, pero me ha dao por ahí, jatetú.

martes, 17 de febrero de 2009

Sessi, sessi.

Hace unos días recibí la confirmación de aceptación de un trabajo que envié a un festival publicitario, que tiene sección para estudiantes. Bien, pues aquí os muestro en qué consiste.

Mucho se habló de que si hacer una propuesta para una causa solidaria, que si para una ong, el calentamiento global... Así que yo pensé: ¿qué causa más solidaria que la de promocionar una tienda erótica? Pues eso, pongamos el morbo en escena que todo está muy patas arriba últimamente.

Esto es lo que tú te encontrarías, por ejemplo, en la parada del bus:



Sé que aquí no se aprecia, pero tú imagínate que esa parte morada de la ropa interior en realidad NO forma parte de la foto, que es una pegatina y encima tiene una esquinilla medio despegada... Y ahí está Miss von Teese mirándote provocativa a la par que lascivamente.

Y tú, que tienes la mente muy sucia y te da lo mismo qué mató al gato, el procedimiento más probable que seguirás será el siguiente:



Al final te llevarías un chasco cuando vieras que en realidad es esto:




¡Pero ahí está la gracia! ¡Te vas a Amantis.net y hala, a comprar y a alegrarse el día!

Ganar, ganar, lo que se dice ganar, probablemente me darán las gracias por participar y tal y tal, pero si esto ha sido aceptado para participar quiere decir que la idea mola (aunque sea un poco, coña).


Ains, y yo aquí, tan desaprovechá...





pd1: gracias a SSBro por prestarse para la demostración "mente sucia".
pd2: gracias a Desenfoque Gaussiano por ayudarme a dejarle una piel tan lisa a Miss von Teese.
pd3: otro día os enseño el trabajo que hice para la asignatura de publicidad.

"Hola, soy...


... una muerta de hambre pero con las tetas bien apretás y sin artificio ninguno."

Lindsay Lohan

viernes, 13 de febrero de 2009

La última está cerca.

Me refiero a la última práctica que tengo que entregar en estas dos últimas semanas de exámenes infernales.

Se trata de la asignatura de dibujo y consistía en realizar una baraja de cartas... TODAS las cartas. Dos de los palos tenían que entrar en el concepto de orgánico y los otros dos en el de urbano. Bien, pues yo me he basado en zapatos de tacón (para 10, 11 y 12 Blahnik y para el resto Louboutin) y los de la época de Luís XV, porque son piezas delicacas, y, para lo urbano, unas buenas Hunter y unas Converse.

Cada carta impresa en papel, cortada y pegada sobre cartón pluma... ¡por separado! Y después, cada palo va pegado nuevamente en otro cartón pluma en A3. La pasta que me he dejado en el maldito cartón pluma hace que esta baraja sea asquerosamente cara, ¡a la par que inútil!

Ahí os dejo una muestra de mi palo preferido: ¡taconazos power!

Muestra de baraja de cartas

Creo que muchas reconocerán el zapato de Blahnik
:-P





lunes, 9 de febrero de 2009

Fashion Icon.

Me guardo la crónica de los Grammy para más adelante que ahora mismo estoy derrotada. Pero no quiero dejar de mencionar 3 cosas:

  1. ¡QUÉ GRANDE LA ACTUACIÓN DE U2 ABRIENDO LA GALAAAAAAAAA!! YEAH, YEAH, YEAH GET ON YOUR BOOTS!!!





  2. Me parece RIDÍCULAMENTE FLIPANTE esos premios al grupo copiota del marido de la Paltrow, el tontolastiritas. NO puedo con ellos... y no contentos con copiar canciones, ya de paso nos ponemos el modelito copieteado del Sagent Pepper de The Beatles. PA-TÉ-TI-CO.
  3. Katy Perry iba fab-fab-fab-fabulosa... sí, sí, muy Dita y eso... pero me encanta tan glamurosamente rosada.

Hala pues, esto es todo que mañana tengo que madrugar... como la mayoría de vosotr@s, jijiji.

sábado, 7 de febrero de 2009

Hala, una menos.


Es para 3D, una de las asignaturas más laboriosas (¡santa paciencia!), en mi opinión, junto con Web (telita). Se trataba de modelar un coche. Yo elegí un New Beetle.

Esto es lo más parecido que he conseguido y así se ha quedado. Lo del examen teórico... mmmmm... espero que la mayor parte de la nota no dependa de eso.

Y no, no pienso enseñároslo de más cerca para que veáis el millón y medio de defectos (por lo menos) que tiene, leñe.



jueves, 5 de febrero de 2009

Tranquilos, mis uñas están intactas.

Y lo digo porque estoy tan atareada y cansada, que no tengo ni tiempo ni ganas de morderme las uñas de los nervios que tengo. Además, debo mantenerlas afiladas para los Oscar.

Mañana es la primera entrega con su correspondiente examen, la Barbie Viper en Rose, pasado un coche modelado en 3d y el examen de rigor también... La semana siguiente va a ser EL FESTIVAL. Excepto el jueves, todos los días entrega y/o examen. Y miércoles y viernes de dos en dos, ¡olé, con dos coj...!

Jo.







Actualizado para comentaros que... resulta que llevando casi dos semanas en mi puesto de becaria, nadie me había dicho que había normas de aparcamiento. ¡NADIE! ¿Y qué ha pasado?

¡Qué vergüenza!

Ha venido un segurata preguntando quién conducía un Megane... gris... 5 puertas...

SSG: Yo misma, ¿qué le han hecho?

Segurata: Nada, nada. Ven que te enseño a aparcar.

El monstruo de mi ira abrió los ojos de par en par y ha sido difícil contener mis garras a lo Lobezno.

SSG: Sé aparcar PER-FEC-TA-MEN-TE.

Segurata: Vente que te lo explico.

Y he ido.

Para que me dijeran que había no sé qué normas que al final no me ha contado. Sólo que con tres veces seguidas ya no podría entrar al parking.

Pues vale.

¿Qué ocurrió?

Como tengo el don de la INoportunidad, resulta que he aparcado al lado de algún director de algo que ha montado en cólera... porque he aparcado tres veces seguidas al lado de su coche... y hoy resulta que el mío estaba pisando MÍNIMAMENTE una rayita del suelo...

Evidentemente, soy nueva y NADIE me había dicho nada así que punto en boca. Pero vamos, lo de enseñarme a aparcar me ha hinchado las narices. Miles y miles de testigos y testigas pueden dar fé de que pocas mujeres aparcan tan estupendamente como yo.

Eso es lo que me ha molestado de verdad, que cuestionen mi capacidad aparcadora.

Pues eso, que ya me sé las normas esas y que no debo aparcar al lado de un coche en concreto... y tal y tal.


¡Joderrrrrrrrrrrrrrrrr!!



miércoles, 4 de febrero de 2009

lunes, 2 de febrero de 2009

Gala de los Goya: más de lo mismo pero en más aburrido.

Tal vez Carmen Machi sea una tía cojonuda y con un gran sentido del humor. No la conozco personalmente, pero tiene pinta de eso. Aún así, o los guionistas son los mismos, por lo tanto, ni puta gracia, o es que los presentadores no saben pillarles el punto. Esto para empezar.

Seguiré con que sigo renegando de esa alfombra verde tan horrrrrrrrrrrorosa y con que los chavales de Muchachada Nui fueron lo mejor de todo el evento. Una vez más, no pude resistirlo entero.

Una reivindicación a los medios gráficos: ¿a qué viene eso de no hacer fotos de cuerpo entero? No me interesa ver la jeta de nadie de cerca, quiero ver tooooooooooodo lo que lleva, incluídos los zapatos. ¡BASTA DE PRIMEROS PLANOS!

Y otra cosa: que me parece SÚPER INJUSTO el premio de Pene. TOTALMENTE injusto. Ahora, el modelito que llevó de Chanel me gustó. No era para tirar cohetes, pero bueno, al menos nos hizo el favor de dejar el mismo miserable vestido sirena/palabra de honor/con o sin tirantes que siempre lleva. Ahora, el cardado no lo suelta así le arranquen las pestañas postizas del tirón.



Pero como dijo Jack el destripador, vayamos por partes... Aunque si os digo la verdad... nada ni nadie me ha entusiasmado. Todo como muy soso, lineal... muy de crisis, vamos.

Excepto Paz Vega, que para mi gusto, me pareció que iba muy mona. Claro que un vestido-globo de estos, por muy de Haníbal Laguna que sea, sólo se puede poner una embarazada o una muerta de hambre. No os digo más.



Otra que llevó un vestido mono a la par que sencillo, fue Mo Cruz con un Cavalli. Pero vamos, en la línea de su hermana: si la una no sale de los sirena, esta no se cansa de los corte imperio casi siempre. Vestido bonito pero... pse... mejorable.



A todo esto, e hilando el tema con Mo, no me explico qué coño hacían tanto la anterior como Mar Saura en unos premios de cine. A Mo hace tiempo que se le acabó el chollo con lo de UPA Dance, ¿no? y la Saura... jo... desde aquel programa en el que hacía poses retorcidas... yo no recordar anything else.

Y bueno, como ya os mencioné en el post anterior, Mar apareció con un modelo que ya llevó Gisele Bundchen el año pasado y que tal vez, repito tal vez, no me termina de convencer para este evento. (MariSabidilla: a mí sí me gusta, pero vamos, a mí sólo me entra en una pierna)




A otra que le fue el color nude/maquillaje/champán/tostado (esto último lo he leído en algún periódico digital y me ha hecho mucha gracia) fue Goya Toledo. Que si el año pasado llevó un Elie Saab la mar de majo, este año... podría haber pasado desapercibida sino le hubiera dado por llevar una falda que ni la Cenicienta con ese abullonamiento innecesario. No la pongo en espantajas porque es tan aburrida que ni merece la pena.




Pero si queréis espantajismo del bueno, dentro de sosismo de este año, claro, preparaos porque la escena patria pone toda la carne en el asador:




Comenzaré por Leonor Watling. ¿Por qué? Pues porque no me gusta Marlango y su papel en Los crímenes de Oxford me pareció una patata. ¿Que hace un mes que dio a luz? Felicidades reina, pero no es excusa para elegir el vestido más mesacamillero de todos los que haya podido hacer Josep Font. Piensa en ello.

Míriam Díaz-Aroca, otra que tampoco sé cuál era su razón de ser en estos premios. Pero si no sé de sea razón... WTF WITH THAT DRESS DARLING???!! Es que lo tiene todo: encaje, transparencia, tul, floraca española-flamenquera... Y esa pose, ¿qué me decís de esa pose NADA estudiada? Y pa qué, pa enseñar una espalda cubierta de tela color carne. ¡Olé! Gritad conmigo a los cuatro vientos, sin miedo y con convencimiento: ¡BAZZZZZZZURAAAAAA!!

Y claro, la que peca de excesos, peca de sin gracia y de insecto palo, porque ya me dirás tú en qué coño estaba pensando Ariadna Gil cuando decidió que eso que me llevaba era un modelito ideal para unos premios tan importantes para el cine español. Vamos, que seguro que tiene un cuerpo estupendo, pero yo la veo raquítica perdida, sin color y sin fundamento. Deberían prohibirle ese color nude. De hecho, deberían desterrar de una puñetera vez ese color que le ha pegado por ponerse a todas. Hala.


Premio a la que podría pasar por la travestona de la gala:


Esperanza Pedreño, la famosa Cañi de Camera Cafe, por ese maquillaje tipo "como una puerta". ¿El vestido? No voy a repetirlo más, soso, soso, sosoooooooooooooo y aburriiiiiiiiiiiido. Vamos, como pegarle un lametón a un cacho de papel.

Premio a La Bonica del tó:



A Mo Cruz, que iba tan de divina que luego no le quitó la etiqueta al vestido. Y eso de un glamuroso... Osea, ¿sabes?


Premio Dos Iguales para Hoyyyyyyyyyyyyyy:


María Botto, muy del rollo Monica Bellucci, y Rosana Pastor (de Carolina Herrera). Tanto monta, monta tanto. La primera tiene un escotazo fantástico, pero esa falda... con ese volanterío superior... con esa mano ahí puesta... como que no.


Y la otra, me gusta, muy sobria y elegante ella, pero me gusta. Ambas con escote en forma de corazón y vestido sirena. Muy favorecedores tanto la que tiene curvas como la que es delgada.


Premio a Vengo con mi tía la del pueblo Inés Sabanés, muy conocida por sus amigos y familiares:



A Leire Pajín que se puso al lado de esta señora, que ni debe ser su tía la del pueblo y yo no tengo ni zorra de quién, pero la foto me venía súper bien para este premio.

En cuanto a la vestimenta, de la "tía del pueblo" no voy a decir nada porque sería muy cruel. De Leire, recomendarle ensayar la mirada frente al espejo, que se siga poniendo vestido de corte imperio y a ver si un día me presta ese collar, que me ha gustado cantidad.


Para las que piensan que que el color negro todo lo puede decirles que unas veces sí, otras no y otras ni fu, ni fa.



Verónica Echegui: funciona, pero yo me plantearía el collar Vamos, que me plantearía seriamente el NO llevarlo con ese vestido.

Ana Arias: emulando el modelito de Dafne Fernández cuando todavía estaba con el macizo de Verdasco, pero en versión un poco más recatada. Pues este es el ejemplo de absolutamente NO.

Hablando de Dafne, llevaba un vestido precioso y fantástico en negro brillantísimo, con un escotazo de infarto, tirantes ancho y un broche justo debajo del pecho, que ningún medio se molestó en publicar. SHAME ON ALL OF YOU! Para una que realmente me merecía la pena...

Icíar Bollaín: el ejemplo más claro de ni fu, ni fa. Ahí está, como la puerta de Alcalá.


Premio a Sencilla a la par que elegante vs Yo me lo pongo to:


A Aitana Sánchez-Gijón por ese vestido tan majo y muy en la línea del "no quiero llamar la atención" y a Maribel Verdú por ese festival amarillo yema de huevo de volantes de tul y pedrería en combinación con los dorados. Una lástima, el Goya era para ti y no para Pene, pero asustaste al jurado con ese brillismo nena.

No debemos olvidarnos, que en toda entrega de premios que se precie donde haya una chica menor de edad, NADIE sabe cómo vestirla. NADIE. ¿Alguien me explica qué hace una niña de 12 años vestida de esa guisa? Flecos, transparencias, lentejuelas... y ese lacito en la cabeza... ¡es total!



A Carmen Elías le recomiendo encarecidamente que se olvide de los drapeados, no hacen justicia a lo que seguro es una bonita figura. (No sé porqué, pero creo que este vestido me suena mucho a Helen Mirren en alguna gala o similar.)

Llegamos a las que me gustaron más de todas:


Belén Rueda, que fue de Carolina Herrera como el año pasado, pero este vestido me gustó muchísimo más. A dónde va a parar. Mucho más original, etéreo y bonito. Me gustó el detalle del brazalete. No me gustó ese rubio panocha que me lleva.



Malena Alterio, que la encontré muy guapa y su vestido me gustó mucho. Ya no sé si es porque me gustó en sí el modelo o porque por fin alguien se puso algo de color, coña. Pero encuentro que la falda es muy tiesa para mi gusto. Espero que pudiera caminar sin problemas.


Clara Lago llevó un vestido muy chulo en corto y rojísimo. ¿Y qué me decís de esos zapatos? ¡LOS QUIERO! En fin, no todo va a ser bueno: creo que este vestido pega más para cóctel de esos, pero no para una gran entrega de premios. Los Goya son el equivalente a los Oscar, ¿alguien se imagina a una estrella de por allí llevando un vestido así? Pues eso, hay que ir a la altura de las circunstancias.



Manuela Velasco, que me llegó al alma. Sí, sí, un vestido muy bonito y sencillo y tal y tal... me remito al anterior. A mí esta chica me ha llegado al alma por esas maravillosas a la par que increíbles sandalias de la nueva colección de Dior. Impresionantes.

Puntazo negativo: ¿en serio crees que un peinado a lo Rey León te favorece?


Otra que iba muy mona era Olivia Molina, de Azzaro. Muy en plan diosa griega. Me gustó mucho la ligereza del tejido, la caída, los adornos del cuello y la cintura... Muy favorecedor. Lástima que se maquillara tan pálida y eligiera esa cartera de mano. Un poco de innovación y color chata, que eres muy joven para ir tan de mayor.



La presi, Ángeles González-Sinde de Devota & Lomba. Me gusta, sí, clarito lo dejo. Me gustan las rayas, me gusta el morado, me gusta la espalda... todo, todo y todo. Mucho mejor que el espantajerío de David Delfín.



Y hablando de espantajerío, ¿de verdad os pensabais que esto era todo? No por favor, ¿por quién me habéis tomado? En toda fiesta que se precie a una espantaja mayor del reino y en esta ocasión no iba a ser diferente. El problema es que este año la palma se la llevaban dos. De una no he conseguido foto, pero ya os adelanto el crimen: era una vestido-sabanero con bordados de floracas y la tía me llevaba un bolso amarillo mostaza que estoy segura de que si lo viérais estaríais de acuerdo conmigo en que lo compró en los chinos. En fin... si alguien encuentra una foto del trapo en cuestión que me la mande.

Pero menos mal que nos queda la otra espantaja mayor del reino. Sin más dilación... tantatacháaaaan... El premio a la espantaja mayor del reino de febrero del 2009 es para...


Carmen Machi, por vestirse de gala como lo haría su personaje Aída: dorados, pedrería, flecos, guantes largos, escotazo y pielerío. Yo hecho en falta unos buenos pendientes de aro bien gordos y también dorados y retorcidos, una buena gargantilla de cuatro dedos de ancho del strass más selecto y unos cuantos más anillos de esos que se ven de lejos.

Y hasta aquí, una vez más, he cumplico con mi cometido: haceros llegar un poco más de mi maldad y haceros ver la realidad que el Hola nunca os mostrará.

¡Hala, hasta los Oscar!

Bueno... que no voy a desaparecer... ya me entendéis :-P





Editado la madrugada del lunes al martes para contaros que...

Gracias a Laura, ya tengo las 2 fotos que me faltaban para completar esta crónica goyesca. La primera es la de Dafne Fernández, que aunque en esta foto el vestido parece hecho con bolsas de basura, la chiquilla estaba absolutamente espectacular.




Y la segunda es la de la espantaja mayor del reino que me faltaba, Leticia Dolera.


El vestido es pa pegarle fuego y el peinado es lo más parecido a ir a la pelu-juerga-emborracharse-dormir sin despeinarte-levantarte de resaca e irte a la gala de los Goya. Del bolso, estaréis de acuerdo conmigo en que parece comprado en los chinurris, sección "puterío fino". Y esa languidez y pose de "jo, ¿más fotos?" con cara de Vicky Beckam. Y esos bordados florales... es que no puedo.



Hala, ahora sí, yastá. S'acabaron los Goya.