domingo, 4 de octubre de 2009

Perdonen ustedes:

No tengo mucho que contar, ya que lo único que he hecho fue asistir a la boda de un compi de clase (que a estas horas estará ultimando las maletas para el peaaaazo viaje de novios a San Francisco y Nueva York... ¿algún novio casadero y viajero disponible en la sala?). Así que voy a resumirlo en una serie de puntos:

Sábado:
  • 8:00 Me costó despertarme después de haberme ido a dormir viendo los nuevos capítulos de Dexter, Mad Men, Glee, Heroes y Gossip Girl.
  • 9:00 en la pelu donde, al quitarme los rulos, me vi la melena al más puro estilo Marilyn Monroe. Vamos, que estuve a punto de ponerme a cantar el hap-py birthhhhh-day misssssster pre-sident...
  • 10:00 pelos arreglaos, no a lo Marilyn porque no estaba previsto y no me aguantaría, pero estaban muy bien colocaos.
  • De 10:15 a 15:00 hacer la cama, desayunar, preparar las cosas que me iba a poner, leer, quedarme traspuesta (con la cabeza estratégicamente colocada) y comer.
  • De 15:00 a 15:40 pintarrajearme, vestirme, calzarme y sudar a lo bestia.
  • De 16:00 hasta las 3:40 de la madrugada recoger a otros compis de clase, llegar al sitio, localizar el bar más cercano para hacer tiempo, ver la boda, escuchar la primera frase memorable del evento "paso de la puta paz", después de la ceremonia hacer más tiempo en el mismo bar, ir al restaurante, morirme de hambre, encontrar nuestra mesa y darme cuenta de que en conocía a más personas que a mis compis de clase en toda la boda (esta isla es muy pequeña), cenar, reír mucho, tomar algún gin-tonic, berrear y saltar con las cancionzacas del dj heavy que eligieron los novios (olé), escuchar la segunda frase memorable "sin filete no hay amor", no quitarme los tacones ni un momento y comprobar que, efectivamente, había descolocado cada uno de los mechones que tan pulcramente me habían peinado unas cuantas horas antes.
  • A las 4:15 ya estaba en casa.
  • 4:30 ducha.
  • 4:45 en la cama viendo el segundo capítulo de The Big Bang Theory (Sheldon rocks!).
  • 4:55 me quedé dormida.
Domingo:

Estoy afónica, con ganas de comer cosas dulces, leyendo, he comido sopa de la mamma, siesta y regalándole la tarde al sofá.

No, no hay fotos.

Bueno, sí. Sí que hay. Pero no las tengo.

Si mi triple papada no es la prota, ya pondré alguna.

Para terminar--> 19:57 me muero por meterme entre pechos y espalda una hamburguesota de esas que te obligan a desencajar las mandíbulas y que 3 minutos después de habértela jalado te arrepientes tanto que desearías ser católica para flagelarte por semejante pecado.

Chimpún.



3 comentarios:

RevistaGyG dijo...

Uf! cuantas cosas,pero al final algo muuyy rico YEAH!!!

ynosek(+)kontarte dijo...

me acabo de hacer daño metiendo diente a la pantalla ... ay ... y yo a régimen post-vacaciohamburguesal... jo ..

Masmi dijo...

A eso se le llama pegarse un bodorrio como dios manda!!! Besotes