miércoles, 25 de febrero de 2009

¿Segundas partes nunca fueron buenas? Dímelo tú.

Porque, como no podía ser de otra manera, no pude incluir a todas las asistentes a la última ceremonia de entrega de los Oscar. Así que aquí tenéis la segunda entrega para que os deleitéis o regurgiteis. Os lo dejo a vuestra elección.

Hablemos:

Si en la primera parte había mucha espantaja, no os preocupéis porque aquí no nos vamos a quedar cortos. Por poneros un ejemplo, aquí están Melissa Georg (de D&G) y Jessica Biel (de Prada).


A la primera, Melissa, ya la podemos catalogar directamente como sirena varada. Aunque la categoría Got milk? Yes, it's in my skin tampoco le iría mal.

Y la segunda, Jessica, supongo que debió elegir el mantel más caro de toda la línea de hogar de Miuccia, porque esto no hay quién lo comprenda.

¿Me pregunto cuál será el genoma para elegir los modelos más tremebundos de los diseñadores más caros?


Pero es que ya no se trata de saber elegir o no una prenda bonita. Es saber distinguir si, por muy bonita que sea esa prenda, es conveniente para ti. Sharon Stone no lo tenía muy claro y presenta claros síntomas de obregonismo.


Mientras que las niñatas con pasta se viste como señoras de 40-50 tacos, aquí doña Sharon opina que la carne es la carne y que cuanto más la luzcas mucho mejor. Alguien debería recordarle que la época de Instinto Básico ya pasó.

Pero... aún podemos llegar más allá. Porque no sólo es importante saber elegir y decidir sobre si es conveniente para ti. Igual de importante es no ir disfrazada de bombilla o prima la lejana de Oscar, el premio, claro. Y cuyo lema es "If you need me, just switch on my dress".


  • Kate Bosworth: para empezar le recomiendo un buen bocata de jamón y de postre una bolsa de magdalenas. Así, sin miramientos. Y para terminar, querida, el brillismo se hizo para destacarlo en alguna parte, no en toooooooooooodo lo que lleves.
  • Tina Fay: la mejor imitadora de Sarah Palin de todos los tiempos, ciertamente llevó un vestido que me gustó y creo que le sentaba muy bien. Estudiemos su peinado... es el momento de dejar de ser la mejor imitadora de Sarah Palin, darling.
  • Viola Davis: vale, muy bien, el vestido de Reem Acra te sienta fantástico, pero lo de más es más no te conviene. Despídete de esos brazaletes y la cartera de mano, por favor... ¡AHORA!
  • Leslie Mann, de Pamella Roland, simplemente NO. Forget it forever and ever. Lo más parecido a una sardina.
Me encantaría que todo se quedar en esto, pero para reina luciérnaga, Carrie Underwood, porque lo suyo es un festival de lo que NO hay que ponerse: flores, pedrería y flecos en horrorosa anti-armonía.


Si encima lo finalizamos con ese cardado, la chavala se ha cubierto de gloria... y de flores, pedrería y flecos.


¿Y qué pasa cuando se unen las fuerzas del universo? Pues que alguien que siempre ha ido tan preciosa como Reese Witherspoon elige un vestido que hubiera vuelto loca a Queen Latifah, otra que lo de ir apretá no es problema ninguno.



A las dos, sólo una pregunta: ¿por qué?


Por último, otra norma muy imporante a tener en cuenta es que ya sabemos lo súper guay que debe ser tener pasta para agenciarte dos vestidos, uno para la ceremonia y otro para las fiestas de después. Pero, ¿no sería mejor idea escoger estilos diferentes? Lo digo por ti, querida Alicia Keys.



Cambiarse de vestido pa ir igual, es tontería. Yo prefiero el amarillo.


Otra manera de cagarla es no fijarse bien en los acabados del vestido del que te has enamorado. O sinó, explícame querida Halle, a qué viene el volantillo del bajo de la falda. ¿Acaso fue Leonor Watling la que te aconsejó? Desde aquí te pido que no la escuches nunca más. ¡NEVER!



Otra cosa horrible que puede sucederte, es que te dé pereza subirte la cremallera cuando te los estás probando, convencida de que ese vestido está hecho para ti. Que luego llegue el día de ponértelo y descubras que te queda colgandero, fofo y te hace un extraño bulto en el abdomen... justo cuando hace escasos dos meses que has dado a luz.


Y sí, Naomi, lo digo por ti. Una pena porque el vestido tiene pinta de ser muy mono. Es un claro caso de Vestido chulo-Percha equivocada.


Y si te equivocas de fiesta y en vez de ir a los Oscar te crees que vas a una fiesta de Halloween y te vistes de bruja estirada, eso puede ser la risión. Claro que para MariViki ese no es un problema, ya que va de bruja estirada todo el puñetero año.


Otra cosa es que quieras seguir imitando a Dita (cuando no va de helado de limón) y te mmmmmmmmmueras por pertenecer al selecto club de las Got Milk? Yes, it's in my skin, por muy chulo que sea el vestido de Elie Saab que te hayas puesto. Evan-Rachel Wood sabe un huevo de lo que hablo.



Pero no todo es malo en esta segunda crónica oscaril, porque si hay alguien que puede cerrarte la boca con una mirada es mi adorada Madge. Que fue sencilla, cómoda y transparentosa como sólo ella sabe ir. ¡Y chitón!



En el caso de Gwen Stefani, no cosigo decidir si me gusta más ese precioso y original vestido o ese maravilloso complemento llamado Gavin Rossdale.





A ver si para el año que viene lo tengo más claro, porque por este año, efectivamente, los Oscar se han acabado y yo creo que no tengo nada más que decir.

Stay tuned to the next year and keep loving me, bitches!


8 comentarios:

Nora dijo...

El vestido de Alicia Key es el que màs me ha gustado de todos, quizàs porque me veo dentro de el :0)
No se parece al amarillo, este de estilo romano y el fuscia es un diseño original, sexy, lo luciò de igual manera. Muuuuy similar al vestido que lucirè enla fiesta de 15 años de mi hija. A propòsito, ya perdì la cuenta de las veces que ella entrò a tu blog a leer tu primer posteo de la entrega de los Oscars y ademàs de reìrse muuuucho, le pareciò encantadora lu forma en que te expresàs ;0)

Como siempre, un gusto estar acà Marita!
Besitos!

MaCoROW dijo...

Genial! Como siempre, has conseguido sacarme carcajadas a cascoporro!

Victoria dijo...

A MariViki ná más le falta la guadaña. Jamía, qué cosa más tétrica.

Por cierto, otra que necesita bocatas de tocino a tutiplén.

Me duele reconocerlo porque no soporto a Pe (un teletubbie tiene más expresividad que ella), pero es la que mejor iba de toda la noche. El vestido, los accesorios y el peinado, todo perfecto. Aunque lo que no voy a tolerar es la comparación con Audrey Hepburn ¡por ahí no paso! Le faltan años luz de clase, elegancia, saber estar y profesionalidad para llegar siquiera a querer imitarla.

Lo siento, pero a mí que no me toquen los mitos.

Un abrazo.

P.D.: ¿Y todavía te sorprende que el máximo de audiencia lo hagas con esto? Es lo que todos esperamos, la hora del descuartizamiento XD

Mikhon dijo...

Joder, pues ya que repartes magdalenas y bocatas deberían meterle por vena a la Mariviki unos 30. Que asquete de mujer, me da hasta grima, como gire la cabeza un poco rapido creo que se va a desnucar...

Xd

uN BESO

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Pues tu Madonna iba un poco horterilla, que lo sepas.

Jouu dijo...

diossss! si me encuentro con evan rachel wood de noche me voy corriendo a buscar a buffy! (o mejor a Angel, ya puestos..) qué miedo me ha dao!

Cayetana Altovoltaje dijo...

Pues siento decirte, querida, que yo a Madonna le puedo perdonar ir hortera, pero no ir ASÍ DE ABURRIDA. La reina del pop tiene una reputación que mantener, ojú.Tampoco me gusta el de pollo vudú negro de Gwen Stefani, sorry.
¿Cuándo te veo, arpía de mi coraçao?

Garbinada dijo...

Quién dijo que segundas partes nunca fueron buenas? A mí me ha encantado! ;-)
Besos