domingo, 5 de octubre de 2008

Pues debió salirme bueno.

Organicé una pequeña cena para Doña Caye y su compi de trabajo Miquel para el sábado por la noche. ¡Qué me gusta una organización, un menú, una música y hacer de cocinillas!

El menú era la mar de sencillo:


  • Fajitas con su pollo, su cebolla, su pimiento rojo y verde pasado por la sartén, sus trocitos de tomate natural y, como me dio la real gana, de aderezo una rica salsa griega (yogur natural griego, claro, ajo a saco, chorrillo de limón, chorillo de aceite de oliva, pizquilla de sal y p'alante). Y nada de esos preparados guarrindongos, que para eso la creación me dio estas manos, para pelar, freír, amasar, mezclar, sazonar, picar, picar y picar... ¡qué de zufrí con la cebolla! Lo único que no hice fueron las tortillas, que ya me las proporcionó SSDad.
  • Un guacamole casero como toca. Asquito me da el de bote.
  • Unas croquetas de cebolla, acelgas (me suena fatal esta palabra pero amo ese vegetal) y pasas. Nunca consigo dales el aspecto de las que hace SSMom, tan redonditas y tan iguales, pero las mías también están para chuparse los codos, no es por nada.
  • De postre: tarta de zanahoria y una coca de albaricoque que nos mandó muy amablemente la mamma de Miquel.


Y digo que debió de salirme bueno el invento porque del guacamole no quedó rastro, las fajitas volaron, sólo quedó un poquito de salsa griega y de mi tarta de zanahoria, a poco más de 24 horas de su elaboración ya sólo queda esto...


Está claro que vivo en una casa llena de pirañas (sin contar que mis invitados se llevaron unas porciones, que para ellos hice este dulce tan rico). Sólo he podido comer un mini-trocito.

Después de cenar, tomamos té rooibos con frambuesa y vimos, como las abuelillas (sofá + mantita de lana), Cantando bajo la lluvia (¡que viva el macizo de Gene Kelly!) y después Abajo el amor (y volví a partirme con el divinismo de la prota y recordé unos dibujillos que me enseñó Mars, muy artista él).

Amenicé la velada con música de Facto Delafé y Las Flores Azules y después con mi última fanática aceptación en cuanto a música en español: La casa azul (esto es pop chachi y no lo que los 40 Criminales quieren hacernos creer con esos palurdos de orejas, locos, sonrisas y mierdas varias). Digamos que casi tengo una coreografía para...


Tang de naranja, colajet de limón (demo) - La Casa Azul


Porque todo el mundo sabe, o debería saber, que una cena casera en buena compañía y que además comparte el mismo sentido del humor y petardeo no tiene precio.

8 comentarios:

Garbinada dijo...

El ambiente que se crea en una cena en una casa, no lo consigue ningún restaurante!
Qué rico suena todo lo que preparaste!
besos

Masmi dijo...

mmmm, que rico!! es que eres una artistaza de la cocina :-) Esa mezcla de fajitas con salsa griega suena espectacular!! Besotes

Anónimo dijo...

tiene buena pinta... umm!!

hechadme una manita, porfaplis: http://www.advercash.net/signup.php?ref=raf90

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Veo que has caído en las redes de la Casa Azul!!

Ira dijo...

para todo lo demás master card. Tienes toda la razón, ni restaurante ni bares ni nada, una cena en casa con los amigos con comida casera y sesión de risas es lo mejor que hay.

Un beso

Marisabidilla dijo...

Necesito la receta de la tarta de zanahoria arrrfff

Marsónico dijo...

Ay nena, cómo me gusta cuando pones estos posts, yo, que estoy en plan Cayetana Altovoltaje (blog en suspenso) no puedo evitar comentarte y decirte lo mucho que me gustaría asistir a una de esas reuniones gastronómicas que te montas, porque vaya manitas tienes, qué rico debe estar todo! Lo de "Abajo el amor" es genial, no recordaba lo de los dibujos que te mandé!!! Me encanta, y encima Ewan sale súper guapo. Ahora, lo peor de este post es que hayas caído en la bazofia de La Casa Azul, que me parecen el mayor timo de la industria musical, argh!!! Pero por lo demás, todo perfecto ;)

Pilar dijo...

Ohhh, me acabas de dar una idea para esta noche. Voy a desempolvar el VHS y a ver de nuevo Singing in the rain. Merci :)

Por cierto, la receta de esa tarta me la vas a dar, no?