miércoles, 17 de septiembre de 2008

Regresé y...



... váis a tener que esperar sólo un poquito más para que os cuente TODO, TODO Y TODO lo que he vivido este poquito de tiempo en Sevilla, una de mis ciudades favoritas.

¿Por qué?

Necesito ordenar el borrador mental, la emoción ha sido tanta que se puede comparar al fanatismo y locura adolescente que lleva a las lágrimas de auténtica pasión y profunda admiración.

Como adelanto...





Y como conclusión anticipada: Madonna es la auténtica, única, indiscutible y genuina reina del pop. Otra cualquiera es un burdo sucedáneo que no le llega a la tapa de los tacones de sus larguísimas botas de cuero.

4 comentarios:

Masmi dijo...

Madre mia, que mogollón!!
Ya nos cuentas, espero ansioso.
Me alegra ver que lo has pasado tan bien.
Besos

HEELSHATS dijo...

que envidia!!!!!! que suerte tuviste al estar ahi!

Fle dijo...

Me alegro que fuera tan mágico y espero que te llevaras las gafas de ver de lejos porque tia, eso más que verlo, sería intuirlo! :P

Un besazo y sin prisas, claro. :)

Di dijo...

Y seguro que tú no te tuviste que pelear con portugueses chungos que te querían quitar el sitio cómo me pasó a mi.

Estoy desando leer tú crónica.