martes, 15 de julio de 2008

¿Quién es Garbinada?

Pues es una chica de apariencia espigada y ligera, de piel blanquita, rizos morenos, con una sonrisa brillante y que destaca por su forma pausada al hablar y a la cual tuve el placer de conocer en persona hace casi un año.

Además, tuvo la amabilidad de ir otra vez hasta Barcelona para pasar una tarde conmigo. Me invitó a un café, estuvimos dando un paseo, fuimos a La Casa del Libro y estuvimos un buen rato mirando y mirando y mirando y mirando... y yo intentando decidir qué libro/s me llevaba.

Garbinada es una entusiasta de la moda y, por lo que tengo entendido, hace delantales. Ella también tiene un libro de Manolo Blahnik, ques es justamente el que me falta. Y el que tengo yo es el que le falta a ella. Además, tiene la receta mágica para unas estupendas magdalenas.

Estuvimos un buen rato mirando un libro sobre Coco Chanel y quejándonos sobre los carísimos precios de los libros. No es justo. Se pone el grito en el cielo sobre la ley anti-botellón o la anti-tabaco... pero nadie se queja por lo caro que es culturizarse en este país. Increíble. Que viva la España de la sangría y la pandereta.

Garbinada me descubrió Muji, una tienda que podría definirse como la Ikea japonesa, que yo ya había visitado en Londres pero no sabía que también estaba en Condal City. Allí puedes encontrar desde yukatas, a papel para origami, utensilios de viaje, hogar y postales tan chulas como la que me regaló:








Las hay de otras ciudades, pero lo lógico era la de la ciudad que estaba visitando.

Cuando vi la postal inmediatamente sabía que me la llevaría, pero quería terminar de echarle un vistazo a la tienda. Y sin darme cuenta cogí otras cosas y me olvidé de la postal. Pero Garbinada no, porque antes de llegar a la Casa del Libro me la entegó como sorpresa. Un encanto de persona.

Pero, como soy así de despistada no me acordé de decirle que me escribiera unas palabras. Y tampoco me acordé de hacernos una foto juntas. Tan joven como soy y con estas lagunas mentales tan incipientes. ¿No os doy lástima?

Una cosa te digo querida Garbinada: una postal regalada no es una buena postal auténtica si no está escrita. Así que tendré que devolvértela para que reparemos ese error, ¿no?

Muchas gracias por haberte tomado la molestia de tomar un tren para pasar un rato conmigo, la postal y todo ese tiempo con una de nuestras pasiones: los libros.

7 comentarios:

Fle dijo...

Te has dejado por comentar que la tía se ha sacao las opos de Bibliotecaria, nada menos!!!!

A mí también me pareció una persona encantadora, tranquila y muy maja.

La postal mooooola!

Un beso para cada una!

Reality Bit dijo...

Hola de nuevo!
En Madrid han puesto hace unas semanas un Muji. Yo me puedo pasar las horas muertas paseando entre las estanterías de la tienda, viendo las monerías que venden. Compro poco, la verdad, porque luego no encuentro utilidad para tantos utensilios de papelería y demás, pero me encanta comprobar la de cosas que se pueden inventar.
Encantado de volver a leerte.
Saluditos apretados

Garbinada dijo...

Neni, qué vergüenza, pero cómo me haces esto? ;-)Muchísimas gracias por el post, me ha hecho mucha ilusión.
Un placer pasar un ratito contigo y con Fle, aunque ella se tuviera que marchar volando! Un día tengo que salir de marcha con vosotras, si es que os puedo seguir el ritmo!
Un beso enorme a las dos

marsónico oficinesco dijo...

Jajaja, Mari, qué risa el sms que me has mandado sobre mi look total-white!!! Estoy en la ofi, cual siempre, y me resulta más fácil decírtelo por aquí, hija... No sé si algún día pondré de nuevo los comentarios, pero me encanta que me hagas saber que sigues leyéndome :) MUJI, soy súper adicto!!! Es una pasada. Yo voy al que está en Fuencarral, of course. Sabías que los productos de esta marca, en realidad, son de diseñadores de prestigio, pero la única condición que les ponen es que salgan a la venta sin firma? Sí, sí, sí. Y por otra parte, a favor también de criticar el libro de los precios, que es cierto que nadie se queja. Todo Dios haciendo apología de lo mucho que leen (que por otra parte también cansa mucho) pero nadie se queja de esos precios! Hermosa!!!

Bosco dijo...

Que digo yo que no es cuestión de la edad. Las mentes en contínua ebullición tienen ciertos lapsus, nada más.

Mara Jade dijo...

Fle: ¡tienes razón! Cómo he podido olvidar semejante detallazo. Si ejjjjj que... qué haría yo sin mi Fle modo vocecilla interior... Un beso hermosa!

Reality bit: me pasa lo mismo, q tengo q razonas conmigo misma para no llevarme toda la tienda... bueno, eso y que no hay tanto poder adquisitivo pero la verdad es q tienen cosas chulísimas en papelería.

Garbinada: q cómo te hago esto? jajajaja pues ya está hecho. Qué menos nena! Estoy deseando q podamos pasar más tiempo juntas y q me enseñes todas tus tiendas fetiche, cocinemos y hablemos sin parar.

Mars: querido, te lo digo, te lo suplico, por favor, habilita los PUTOS comments de una vez. Me tienes en un vivo sin vivir en mí y en un muero porque no muero. A todo esto, cuánta razón tienes sobre lo q has dicho de esa gente q presume tanto de q le gusta la lectura. Wapo!

Bosco: ains, q te digo yo q con los años me vuelvo más torpe, más despistá y más payasa jajajaj.

Marsónico dijo...

Por Dios, puse "el libro de los precios"......