lunes, 31 de marzo de 2008

Lo dije. Por fin.

Tuve la oportunidad y no la desaproveché.

Reuní todo el valor, toda la rabia, incertidumbre, impotencia y dolor. Y te lo solté todo.

Todo.

Incluso adiós.

Mi situación no es la mejor y a veces la sensación de soledad invade hasta la última célula de mi cuerpo.

Pero espiritualmente hoy soy un poco más ligera.




8 comentarios:

Glamourosa83 dijo...

Entiendo perfectamente ese sentimiento. El miedo de pronunciar esa palabra y ser consecuente con ella, pero a veces es necesario aligerar equipaje y seguir el camino más ligero, más libre.

un besin

Marsónico dijo...

Qué liberador, eh? Es como cuando te das cuenta de que puedes volver sin ningún problema a sitios que antes tenías vetados. Por cierto, al visitar tu blog me ha saltado un pop-up de Sónico... lo nuestro no tiene nombre!!! ^_^

Pitxi dijo...

has escuchado la canción "que te den" de Amparanoia???

todo un desahogo cantarsela a tus seres "queridos"

Masmi dijo...

Aunque te haya costado, si hoy te encuentras mejor y mas ligera, ha valido la pena.
Un beso

Garbinada dijo...

Bien por tu valor! Eres la mejor!
Besos

BoKeRoN dijo...

Bueno, no se al tema particular al que te refieres, pero esa es mi Marita, con dos ovarios. Si hace falta partir un par de piernas, pillo el primer avión a tu tierra. Y si quieres que sea con saña, me traigo al Slayer :P

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Hay veces, auqnue pese que hay que mandar a la mierda a alguna persona.

Nora dijo...

¡¡¡Asì se hace Marita!!!

Lo que se quiere no se lastima y si ese alguien estaba hirièndote pues l@ despediste muy bien!!!

De tanto escucharlo a Masmi ya se me està pegando lo española jajajajaja

p.d: Se me olvidò decirte què buenos tus trabajos con el Photoshop...me fascinaron! quiero uno!!!