jueves, 4 de octubre de 2007

Odio ser la nueva de clase.





La última vez que nos fuimos a vivir fuera de la isla fue a... otra isla. Pero esta vez a las Canarias. Concretamente a Lanzarote.

Aún no había cumplico 13 años. Os podéis imaginar qué época más guay para cambiarle el entorno a un ser humano en plena adolescencia.

He sido muchas veces "la nueva" de clase. Anteriormente era tan joven que me dio un poco igual, vamos que ni me acuerdo.

Pero esa vez... ufff... esa vez fue terrible.

No sólo me despegaban de MI lugar de residencia, de MI clase, de MIS profes favoritos (entre los que no se encontraba el de gimnasia, obviamente), de MI casa a 10 minutos de MI playa favorita... me llevaban a otro pueblo no tan cerca de la playa, más pequeño y lleno de desconocidos que encima no hablaban ni siquiera un poquito de mallorquín (no confundir con nacionalismos ni hostias, lo que yo no quería era perder vocabulario, ni gramática, que para eso me lo curraba al sacar algunas de las mejores notas).

El primer día, haciendo las cola correspondiente a mi clase en el patio, estaba yo con una cara de mosqueo bastante importante. ¡Además, es que empezaban a las 8 y no a las 9! Y además... hacían jornada intensiva... ¿es que acaso significaría que tenían derecho a ponerte muchos más deberes?

Para rematar, mi tutor era el profesor de matemáticas.

Me quería morir.

No sólo eso, es que además, allí eran auténticos entusiastas del deporte: que si balonmano (lo odio), baloncesto (¿hace falta que diga que lo odio?), fútbol (por la tv, gracias)... ¡atletismo! (¿alguien NO se dio cuenta que ODIO correr?).

Y como en todas las clases, los "personajes" ya están asignados: si yo era "la nueva", también estaba "el tontolculo" y su quivalente en femenino,"el guapetón-inteligente-deportista", "el amigo del guapetón-inteligente-deportista" y las equivalentes en femenino, "los del montón", "la chica inteligente poco agraciada que no tiene muchos amigos", "la gordita acomplejada", "la risueña"... y "el chungo" y su troupe.

"El chungo" era una versión reducida de el feo de los Calatrava (¿de niño sería tan feo?) fusionado con el policía psicótico de "Loca academia de policía" peinado como McGiver. Un mindundi con apariencia de desnutrido-esnifador-de-pegamento que iba del rollito... "soy mazo de malo". Un engendro, vamos.

El profesor tuvo que salir del aula en una ocasión, a los pocos días de haber empezado las clases, y era tan inocente como para pensar que el orden iba a prevalecer en su ausencia.

Ni 2 minutos tardó "el chungo" en empezar a montar jaleo molestando, tirando libros, tizas, rompiendo los bolis, dando collejas, tirando mochilas por el suelo... y metiéndose conmigo porque era "la nueva".

Tengo que decir que les debí parecer muy tranquila pero la realidad es que como me tocaran un poco los ovarios montaba en la cólera más infernal que se pueda dar en una retaca. Ejem... ahora que soy más mayor, me sé controlar más y mejor :-D

No soporto que me desconcentren cuando hago algo, porque soy muy dispersa y me cuesta volver a pillar el punto.

"¿Te quieres ir a la mierda ggggggggilipollas? - adoro esa palabra desde mi más tierna infancia - y cierra ya esa boca-buzón que pareces un verdulera."

A todo esto yo ya estaba de pie, mirando fijamente a los ojos de "el chungo" armada con... un lápiz.

Automáticamente me vinieron a la cabeza dos cosas:
  1. No llevas aquí ni 1 semana y ya la estás liando, cuando se entere SSMom se va a cabrear tanto que lo de obligarte a hacer la comunión te parecerá una anécdota sin importancia.

  2. ......................... ¡¿UN LÁPIZ?!





Hubo un momento Matrix, en el que todo queda en suspensión y silencio de unos segundos parecen infinitos. En ese momento el profesor entró por la puerta. Todas las cabezas se giraron a la puerta... excepto la de "el chungo" y la mía... porque pa chula yo y pa puta su prima. Ante todo compostura aunque por dentro esté sufriendo una crisis cardíaca.

Él se limitó a decirme: "Te vas a enterar en la salida."

Y yo: "Eres un puto cutre." (para mis adentros: "¿es que no te puedes callaaaaaaaaaaaaaaar?")

Lo dicho, ante todo compostura.

Cuando llegó la hora de salir, yo era una gelatina... pero con compostura digna del Oscar a la mejor interpretación del año. Así que cuando llegué a la salida... ¡No había nadie!

¿Pero qué clase de amenaza era esa? No si al final yo tenía razón, era un puto cutre.

Confieso que de camino a casa fui mirando de reojo por aquí y por allá, no fuera a ser que me hubiera preparado una emboscada... yo y mi imaginación al poder.

Desde aquel día "el chungo" no me molestó nunca más, me llamaba por mi nombre, no tocaba mis cosas, evitaba hacer ruido cerca de mí... y esa sensación de triunfo fue genial.

Me pregunto si ya murió por alguna sobredosis, en alguna pelea callejera... o apuñalado por el lápiz de algún/-a otr@ cabread@.



*************************


Mi experiencia en Lanzarote, después de amoldarme, fue genial:

  • La jornada intensiva en el colegio me encantó, por las tardes iba a clases de cerámica, mecanografía, iba a jugar a ajedrez con el equipo del cole (pero, como he dicho, soy demasiado dispersa y me distraía) y karate.
  • Hice un montón de amigas.
  • Saqué las mejores notas de toda mi vida en matemáticas, el profesor resultó ser fantástico y era mi preferido.
  • Por primera vez me encontré con un profesor de gimnasia comprensivo que se tomó su tiempo intentando hacerme ver que yo no era tan sumamente torpe como yo creía. ¡Pero si aprendí a jugar a badminton!!
  • Volví a disfrutar de los carnavales y contribuí a hacer la carroza del cole.
  • Fui a ver lucha canaria.
  • Volví a comer gofio, tomar leche de cabra y otra vez me acostumbrarme al genuino mojo picón.
  • Estuve en El Jardín de Cactus y en Timanfaya.
Vi, probé, disfruté y visité tantas cosas que luego me dio pena volverme. Me gustó muchísimo estar allí y a veces siento nostalgia. Me encantaría volver a visitar la isla.

10 comentarios:

Mrs. Knook dijo...

Pues sí que tuviste experiencias!. Lo de ser nuevo en el cole tiene que ser duro, pero ya se ve que te defiendes bien jejeje ;)

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

O como las cosas a veces son mejor de lo que parecen :)

Masmi dijo...

Si que debe ser duro ser "el nuevo", y mas a esas edades.
Pero ya veo que luego fue todo genial y que estuviste la mar de a gusto alla.

Gunillo dijo...

De isla a isla, que curioso!
...
Yo tb fui el nuevo cuando llegue a la otra punta del mapa: La Corunia (este teclado no tiene acentos ni enies de Espania). Fue un poco traumatica la experiencia, aunque luego uno se acostumbra a todo. Bueno, quizas no del todo.
...
El caso es que en Madrid tb he sido el nuevo, pero que diferencia, hija. Aqui si que estoy bien: muy, muy bien.

Pitxi dijo...

Vaya experiencia mas evocadora, cambiaré la frase de Mcgyver y el chicle por "tienes mas peligro que Mara Jade con un lapicero", para mi los primeros dias de clase siempre han sido de puro nerviosismo, el casting es duro, eso si tu lo pasastes con nota

Garbinada dijo...

Este post me ha recordado a las pelis esas como "El club de los cinco" con Molly Ringwald (?)... me encantaban esas pelis.
A que te sientes fenomenal después de hacer ua demostración de poderío de estas? Bueno, fenomenal pero agotador!
Bsos

María dijo...

A mi también mis padres me llevaron a vivir a Lanzarote de pequeña, la diferencia es que además de ser la nueva a mi si me pegaron a la salida de clase, odiaba, mi clase, mis compañeros y a mis profesores.
He sido la nueva en muchas veces pero nunca me he sentido tan mal como cuando me fui a Arrecife.

Aiis, ahora si lo pienso seguro que no fue tan malo, pero de pequeña las cosas siempre son más grandes.

BS ^_^

Casiopea dijo...

¡Qué cabrones eran algunos en el cole!, anda que no tuve yo peleas ni na!. Este veranito estuve yo una semana en Lanzarote, bonitas las playas de la zona de Papagayo...

Pilar dijo...

Si es que hasta de pequeña eras mala. Imaginate al pobre cabron, las pesadillas que debes de haberle provocado con tu lapiz y tu expresion de tevoyaabrirencanalconunclipcuernosya.
A mi tambien me pegaron en el cole, pero aprendi diplomacia...que no ayudo.
Moraleja: Los niños spoportan muy mal la frustracion

The-True dijo...

Lindo post. Gracias por compartirlo con tus lectores.
Concuerdo con Garbinada cuando dijo... "Este post me ha recordado a las pelis esas como El club de los cinco" (Me encantan esas pelis)
Un abrazo.