viernes, 24 de agosto de 2007

Aquellos ¿maravillosos? años.

Agosto... casi to quisqui de vacaciones... encima el día está nublado y llueve... ¿qué hay mejor que ponerse a hablar con la Fle y jartarse de contar chorradas varias?

Entre pitos (jur jur) y flautas hemos acabado rememorando los tiempos de las cassettes. Esos mágicos instrumentos que hicieron de mi tormentosa infancia una etapa mejor.

A saber:

SSMom irá de moderna y de liberada por la vida pero no, no os dejéis engañar. Ella siempre ha sido una cuarentaprincipalera por mucho que te diga que cuando vivía en Ibiza, en plena época hippie, ella escuchaba a Led Zeppelin y Suzi Quatro... que si Jimi Hendrix o Alice Cooper y Janis Joplin... que si Ibiza era lo más y nunca volverá a ser como entonces... que si patatín, que si patatán.

Pero no, que no te la pegue, ella siempre ha sido chica del puto Dúo Dinámico, Los Pecos y bazofias similares. Su buen gusto musical se reduce a su pre-época ibicenca y su estancia en la isla blanca, donde no le importaba llevar cinturas bajas, un pareo atado a modo de sostén, el pelo largo y revelto y zuecazos con plataforma de madera.

Hasta que se topó con mi padre que, muy a mi pesar mío, viniendo de pueblo pensaba que los hippies eran unos piojosos y unos vagos.

En fin, que luego se casaron, vine yo y... mi cultura musical comienza con los cassettes de Los Sabandeños (fruto de nuestras estancias en Canarias) o Joaquín Sabina (tremebundo) de SSDad los domingos por la tarde cuando mi madre estaba hasta el coño de escuchar el puto partido de fútbol y volvíamos de pasar el día en el puto campo.

¿Os he dicho alguna vez que soy la rara de la familia? A ellos (SSDad, SSMom y SSBro) les encantan las pelis de Chuck Norris y de Clint Eastwood como Harry el sucio, incluso las de Steven Seagal, el picante y el campo, entre otras cosas.

Yo preferiría afeitarme las cejas antes que todo eso.

Pero lo que más marcó mi mente infantil fue cuando fue cuando mi madre salió del armario y se hizo fan de la Pantoja.
Y cuando se grabó de la tele el concierto de su reaparición después de enviudar (y Paquirrín tenía más pelo en la cabeza que en la espalda)... Me prometí a mí misma que dedicaría el resto de mis días a no tener que soportar más daños psicológicos de ese tipo. Si ahora soy una racista musical, dadles las gracias a mis progenitores. Ellos crearon a la monstrua que soy ahora.

A los 8 años más o menos suplicaba por un walkman. Creo que si alguna vez he rezado en mi vida, a parte de para gustarle a un niño de mi clase en EGB (que nunca se fijó en mí para más cojones y fue cuando pasé de tanta chuminada religiosa), como para conseguir que me compraran un walkman. Un armatoste de Sony de color blanco y gris con esponjillas naranjas en los auriculares. El colmo de la modernez.
Los viajes en coche, sea donde fuere, el walkman cambió mi vida y se convirtió en una apéndice de más de mi cuerpo.
A los 10 ya me hacía mis propios mixes y cassettes de canciones que grababa de la radio... mi emule particular (aún añoro a Napster, lo sepáis). Auténticos batiburrillos de canciones cortadas o con trozos de anuncios. A esa edad para mis padres era impensable regalarme cassettes originales. Imaginaos el "Everybody's talking" de Hary Nilsson... ¡Samantha Fox! juju... Madonna y su "Like a virgin", Irene Cara con "Fame"... Village People y "YMCA"...

Así que en poco tiempo me regalaron un maletín para que me guardara toda mi colección y mi walkman. En otro poco de tiempo ya tenía que ir seleccionando lo que me llevaba y lo que no. Más o menos lo que me pasa ahora con el iPod, que lo tengo saturadito ya tengo que ir quitando y poniendo.


¡Buah! Cuando llegó el primer y genuino cassette de los 80 con doble pletina... mmmmmuuuahahahaaaaaaaa... Me agenciaba los originales de quien fuera para grabármelos. Si viérais cómo me curraba las portadas... Auténticos trabajos artesanales que mezclaban dibujos, fotos recortadas o mi versión libre de lo que debería haber sido la portada original.


Con 12 años obtuve mi primera minicadena y, esta vez, dando un paso más allá: con tocadiscos. ¡Guau, guau, guau! Para entonces me dijeron que para qué lo quería... ¡pues para escuchar el "Let it be" original que mi madre obtuvo de su época jipilonga!! Si es que no se enteraban de nada.

Un día mi madre llegó con el primer disco de Alejando Magno... digoooooo... Sanz, Alejandro Sanz. Y todo porque le gustaba a ella. Por supuesto que le prohibí poner "eso" mientras yo estuviera presente. En unos meses le devolví la jugada ahorrando mi paga y compré un recopilatorio DOBLE de Queen. Chúpate esa.


Como tod@s, yo también tengo un pasado y durante mi etapa teen me convertí en una fan más de los NKOTB. Lo tenía todo en cassette y algún q otro vinilo. Fanatismo total únicamente superado por U2 y Madonna.

Por suerte la cordura pudo salí del trance. Para entonces tenía un programilla de lo más rudimentarios que te hacía las portadas para las cajas de las cassettes poniéndote el listado de canciones con diferentes fuentes a elegir y, una vez impreso, sólo tenías que cortar, doblar y colocar en su sitio. Avance tecnológico donde los haya.

Arrinconado ya el viejo cassette, el de doble pletina y la minicadena con el tocadiscos, y estar usando mi tercer walkman... llegó la era de mi nuevo equipo de música con cd... y el tocadiscos que no me lo quitaran. Eso sí que era lo más.

Si ya tenía la discografía completa (hasta el momento) de U2, por ejemplo, la comencé en formato cd. SSMom se tiraba de los pelos, pero era mi paga y hacía con ella lo que quería, ea. Pero es que para mí era un drama cuando se me enganchaban las cintas por los pasadores del reproductor. Ni qué decir tiene que los bolis Bic para mí sólo eran prácticos objetos de rebobinado rápido mientra terminaba de escuchar algo, insertando el boli en la cassette y haciéndola girar. Ningún otro boli era más efectivo.

En el coche, cuando ya obtuve el carnet, más de lo mismo, hasta que me compré mi primer reproductor de mp3 que usaba cd's de 8 cm. Compré un aparatejo que usaba como adaptador intermediario entre el mp3 y mi rudimentario radiocassette. Eso era libertad, !sí señor!




¿Qué uso ahora? Mi querido mini iPod con sus altavoces, mi pc donde guardo todo eso por lo que todos nos convertimos en delicuentes según algunos y...

...un mini-equipín de música la mar de cuco con su mando a distancia y un cargador para 3 cd's... su correspondiente doble pletina (porque a pesar de la súper tecnología digital a veces me gusta escuchar mis viejos cassettes) y salida para tocadiscos.

Hay cosas que se mantienen en el tiempo.

9 comentarios:

La Reina Morcilla dijo...

Los chulos son "pa" cuidarlos, te lo digo y te lo repito... ahora entiendo jartá y media de cosas!

Uf, uf, requeteuf.

En fin, que qué tiempos aquellos de grabar directamente de la radio a la cinta... rec y play! Rec y play! Y que justo en ese momento de tensión, entrara tu madre y te jodiera el invento!
ais... qué recuerdos, qué mayuores nus hacemos, coña!

Y que chapeau por el flashback, tus nuevos 20 son pa agradecer, que lo de los Niu Kid es pa darte de hostias varias! :P

besicos y buen finde, guapa!

The Slayer dijo...

Bufff... la de duros que me habre dejao yo en las tiendas de segunda mano en los tiempos en que los CDs eran demasiado caros para mi... Es que claro, si por lo que costaba un CD en El corte de mangas (Fnac aun no habia) me pillaba la discografia completa en vinilo y cintas suficientes para llevarlo to en el mangualkman (llamado asi de forma cariñosa por los amigos debido a su parecido en tamaño y peso a cierta arma de corte medievoide) e incluso alguna peli de vez en cuando en La Metralleta (o cualquier otra de las miticas), pues estaba claro. Asi tengo yo la coleccion que tengo, que el 95% de cosas no llegaron a las mil pelas (y el 60% tampoco a las 500).

Amapola dijo...

jo q miedo eso de alejandro 'magno' xD

Bosco dijo...

Yo creo que tengo stress desde que intentaba grabar cosas en cinta alla por los 78´s en "Flor de pasión" ( Irrepetible frikada radiofónica de Juan de pablos que mezclaba Parálisis Permanente, Esclarecidos, Las hornadas irritantes y demás , con Sandie Shaw, Canovas, Rodrigo, Adolfo y Guzman y Paco Clavel), los sábados por la mañana directamente del altavoz de la tele en "la Bola de Cristal" o los Martes noche en la 2 en "La Edad de Oro" ( únicos sitios donde sonaba new wawe y punk no comercial... y donde descubrí yo a un tal Paul Wheeler o a Malcom McLaren)y los Domingos por la noche a un tal Patrick nosequé en radio Vinilo ( antecedente del chill out con Pink Floyd, Moody Blues y cositas psicodelicas, siempre me han gustado las baladas de atmósfera cannabica ) . Con esas premisas deducirás que era imposible grabar una cinta en condiciones, claro XDD

SrLobo dijo...

A mi casa, hasta el 95 no llegó la cadena musical, costó años derrotar al tirano que monopolizaba el radiocasete. Tras años de lucha, no conservo ni una sola cinta, la era digital ha roto el pasado.

Pasa un buen finde guapísima.

Cayetana Altovoltaje dijo...

Qué buen historial. Lo que más agradezco yo a la era emepetrésica es haberme librado de tener que escuchar la radio. ODIO LA RADIO. Ale, ya lo he dicho.

CHECHE dijo...

!!Buenísimo!! este post es estupendo (bueno como todos, soy tu rendidísima fan, que lo sepas)escribes como dios( si existiera, je,je)que lista eres mi niña, !!madre mía relatas las cosas como a mí me gustaría saber hacer)felicitame, hoy 25 de agosto cumplo 33 años de feliz ???? matrimonio, uf,uf,uf,bueno el valance es "PA"(progresa adecuadamente) ja,ja.mil besitos, se feliz

Garbinada dijo...

Qué bien que hayas salido del armario con lo de NKOTB, ya casi ni me acordaba (mi favorito era Joe McIntyre)! Es cierto que todos tenemos un pasado!
Mi hermana y yo grabábamos música de la tele y siempre se ponía a toser nuestro abuelo, así que le pegábamos unas broncas y salían unas grabaciones tan cutres!
Gracias por el revival estupendo!

arcoiris dijo...

ufff q bueno, me has hecho recordar mi pasado, yo era una maniaca del walkman, mira q he chupado horas de radio para grabar canciones y tambien tengo q reconocerlo: "yo tambien estaba loca por los NKOTB" hasta era del club de fans, q verguenza :-(, pero si lo fui.
Me encanta este post, es como leer mi vida...