miércoles, 18 de julio de 2007

Lo hice.


Me he deshecho de palabras bonitas, llenas de lo que en su momento era amor y cariño que me emocionaron, me sorpendieron y me alucinara el hecho de que fueran dirigidas a mí. Eran de personas que una vez fueron algo más que un amigo para mí.

Incluso las que provenían de la única persona de la que me he enamorado en todos mis años.

Incluso de él.

Lo he hecho desaparecer todo.

Sin volver a releerlo.

No vale la pena.

Llevaba tiempo pensándolo.

Y por fin hoy, sin más, lo hice.

8 comentarios:

Garbinada dijo...

Hay que soltar lastre para seguir adelante! Muy valiente! Que te pasen muchas cosas bonitas a partir de ahora ;-)
Bsos

Laura dijo...

Lo mejor que has podido hacer, te habla la voz de la experiencia jaja

Celestina dijo...

PUES SI, TU pa'lante.
me ha recordado a "!cartas amarillas" de nino bravo... soy una clasica :P
bnss

Cayetana Altovoltaje dijo...

no sé de qué va, pero bien hecho. igual que conviene hacer limpieza de armario en la casa, hay que hacerlo en el corasao. ¡¡y a otra cosa, butterfly!!

La Reina Morcilla dijo...

Genial, neni.
Esas cosas caducan y mantenerlas ahí sólo hace que generen polvo, mal olor y peor rollito.

Felicidades por la fortaleza y ahora a disfrutar de lo liviano, guapaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

Pilar dijo...

Enhorabuena, ya estas trabajando en ello :)

Habibi dijo...

Bien hecho, quemamos palabras juntos? yo he hecho lo mismo.

Amapola dijo...

yo hice lo mismo y me senti mucho mejor. en san juan cogi esas palabras bonitas, esas notas y todo esa mentira y la queme en las hogueras. a partir de ahi todo ha ido a mejor