miércoles, 25 de julio de 2007

12 minutos.

Ese era el tiempo que duraba la prueba más horrible en la clase de gimnasia.

Un buen día a un subnormal se le ocurrió hacer una prueba de resistencia corriendo y luego otro subnormal dedicado a la educación física (al más puro estilo Patricia Conde, un beso para todos l@s profesores/-as de educación física) decició que sería genial incluir dicha prueba en el programa de la asignatura.

Odiaba esa asignatura.

Mucho más esa prueba.

Cada trimestre era un auténtico suplicio para mí.

Primero fútbol.


A mí me gusta el fútbol.

Verlo.

Nada de jugarlo.

Después baloncesto, balonmano o voleibol.

Sólo me gustó el badminton, las pruebas de flexibilidad y... nada más.

Si sólo hubiera sido tener que "practicar" esos deportes...

Os podéis imaginar quién era una de las últimas en ser elegida para los famosos equipos que siempre están capitaneados por los cracks en deportes de tu clase.

A veces me daba por pensar que los profesores tenían una especie de orgasmo, al comprobar que los pardillos-anti-gimnasia-en-el-colegio tenían su merecido por no esforzarse o por no sentir pasión por sudar como el resto.

Me daba tanta vergüenza que siempre pasara eso... Y más vergüenza me daba ponerme el puto chándal con el que mis chichas se sentían tan desprotegidas...

Odiaba las horas de gimnasia con todas mis fuerzas. Y mucho más tener que correr.

Nunca me ha gustado y me sigue sin gustar.

Sin embargo, por mi cuenta he practicado natación, karate, yoga, ritmos latinos y, ahora, Pilates. Me encanta patinar (una vez superada la vergüenza a que se vea mi nulo conocimiento sobre el frenado con los patines modernos) y salir con la bicicleta.

Ni qué decir tiene que salvaba esa asignatua con exámenes teóricos y algún que otro trabajo.

Cuando descubrí que podía falsificar a la perfeccción las firmas de mis padres descubrí el cielo.


pd: le dedico este post a Celes.

11 comentarios:

Celestina dijo...

JAJAJA, ME DEJAS LOCA!
GRACIAS POR LA DEDICACION!!
ES COMO EL PROGRAMA ESTE DE LISTOS CONTRA GUAPOS...
YO ERA DE LAS LISTAS EN EL COLE :p
EN FIN, HOY VOLVERE A SPINNING, QUE SE QUEMAN MUCHAS CALORIAS Y MIS CHICHAS CRECEN Y CRECEN...
PILATES, CHULO??
BSS

Mara Jade dijo...

Evidentemente yo tampoco era de los "guapos" y "molones".

Tampoco sé si era de los listos, pero no sacaba malas notas tampoco.

Y sí, Pilates me mola mucho, mucho, mucho.

Masmi dijo...

A mi tampoco me gustaba nada la clase de gimnasia. Que alegría en COU cuando se terminó!!
Sufridores de gimnasia del mundo, unios!!

Tina dijo...

uff, que alivio saberlo, yo también odiaba correr, era siempre la última en llegar y gracias a mi trasero, con tendencia jlo, los demás se reían y decían que corría como pato. Y lo de los orgasmos de los profes, seguro!!!! Amo el spinning, el step, nadar, caminar, no he probado pilates, pero correr? si! los domingos en la mañana las cortinas de mi habitación para que no entre la luz y pueda dormir más! besos!

Garbinada dijo...

Pues yo odiaba el plinton, los pinos, las ruedas, etc... una vez casi me rompo la nariz yo misma intentando hacer el pino!
Qué bien encontrar a otros parias como yo! Pero si os fijáis todos nosotros somos ahora muy glamourosos! Bien por nosotros, abajo la gimnasia!

burbuja dijo...

Llevaba tiempo leyéndote (recomendada por pitxi) y hoy no he podido resistirme a contestarte. Yo también recuerdo esas horrorosas clases.
Por cierto, el subnormal se llamaba Cooper. Todavía recuerdo el primer trimestre de cada curso y el dichoso test, aunque si no recuerdo mal mis profesores eran más maléficos: se inventaron la versión 14 minutos.

besos,

Lola dijo...

jajajajajajajaja! no había comentado nunca aunque paso de vez en cuando pero es que no puedo parar de reir!!!! Leía una frase y decía, como yo! y así hasta que has dicho que has descubierto pilates, COMO YO!!! joder, que coincidencia, ahora yo te cambio patines por skis, tb tengo duras experiencias con esos bichillos con ruedas, jajajajja!!!

Bsos de una patosa incomprendida.

Cayetana Altovoltaje dijo...

Yo era militante anti-gimnasia. Me parecía humillante que nos hicieran saltar el potro y dar vueltas corriendo a la pista porque sí. Encima el "profesor" de gimnasia era un zángano gilipollas que iba de chándal con camisa y zapatos y se dedicaba a fumar puros en clase y mirar a las chorbas. Sórdido.
Ahora sigo practicando el único "deporte" (aunque yo no me lo tomo como deporte) que verdaderamente me ha gustado, la natación. Y el yoga, pero eso sí que no es deporte. Y a todas las chorradas que tengan que ver con el agua (piragua, surf, rafting...) me apunto. Aunque salga lisiada.
¡Ah! Y siempre que me cruzo por la calle a alguno de los que en el cole eran de "los guapos deportistas"... chica, están hechos unos zorros, desde luego.

coxis dijo...

hay una generación de estudiantes afectados por la generación de profesores de Educación Física época pre-durante-o-post-Barcelona 92 que se creían que todos teníamos que ser unos Carl Lewis...

A MÍ SIEMPRE ME QUEDABA PARA SEPTIEMBRE...

Amapola dijo...

pues me siento superidentificada yo tb! sobretodo por lo de falsificar las firmas, como me puse!!!
lo odiaba!! pero ahora voy al gym y es hasta divertido, me lo paso genial y quiero ir siempre... increible

Marketa dijo...

Ahhh, el p... test de Cooper!
Que jodidos recuerdos, mi cara con un tono cercano al rojo-violaceo congestionado, y el terror a ser siempre la última. Esos circuitos de "cross" alrededor de San José Obrero (versión Palma de Mallorca)... Cómo lo odiaba!!

Claro que la evaluación de natación (piscina al aire libre) y todos congelaicos intentando que no se nos vieran los pelillos de la ingle (mamá decía siempre: pa que te vas a depilar tan prooonto, todavía eres muy pequeña para eso..)

Me están entrando sudores fríos