lunes, 30 de octubre de 2006

Books, books, books.

El viernes por la tarde inicié, no, mejor dicho, retomé una andadura que dejé interrumpida por un lapso de... muchos años (me da vegüenza decir cuántos). Dicha "retomación" no es ni más ni menos que ir a estudiar a las bibliotecas.

Sísísísí. Hace aaaaaaaaaños mil que no pisaba una biblioteca. A pesar de que soy consumidora boraz de libros. En
Fnac están muy contentos de tener clientas tan fieles como yo. Pero esas visitas a las bibliotecas se vieron interrumpidas en el momento en que empecé a trabajar, sobre todo en turnos de tarde. Fue cuando mi horario se volvió del revés definitiva e irremediablemente.

Estudiaba por las noches, dormía por las mañanas y trabajaba por las tardes. Algo raro, lo sé, pero para mí era (y aún es) algo totalmente normal. En mi casa es el único momento en que, a excepción de ronquidos inoportunos de SuperSonicDad, hay silencio y dispongo de un espacio más grande que mi zulo (viva la mesa de comedor!). Así fue cómo dejé de ir a las bibliotecas, porque ya sólo consistían en un punto de reunión... para luego dirigirnos a alguna cafetería, acompañar a alguien a que se fumara el pitillo de rigor (durante 2 horas) o... irnos directamente de juerga.

Siendo joven eres débil y el fiesteo era ese lado oscuro que todo futuro Jedi debe aprender a superar.

¿Qué mejor manera de superarlo que probando?

Pues eso.

Una vez probado y disfrutado (pero mucho, mucho, mucho), a parte de muchas horas de trabajo, este año por fin se hizo el milagro. SuperSonicGirl se ha tranquilizado hasta el punto de alcanzar el punto álgido de crisis existencial/estudiantil... y acabar de una puñetara vez la carrera... o lo que sea (gracias Fer por haberme leído muy bien leída la cartilla estos días en tu casa, muchísima gente,
tod@s saben quienes son, me ha apoyado para que acabe este asunto, pero pocos tan firmes y convencidos como tú de que de verdad podía hacerlo).

El viernes puse un pie en una biblioteca... estaba vacía pero yo me sentía como si se "me notara" que era una pecadora. Siiiiiiiiiiií, de esas que un día decidieron ponerse a trabajar por no vivir de los padres, se olvidaron de los estudios (aunque siempre estuvieron presentes para mortificarme por no acabarlos) y que lleva un post-it en la frente que dice: "soy una perdida, dejadme seguir respirando!".

Como en esos sueños en que todo el mundo te mira y tú te preguntas porqué y resulta que estás completamente desnuda!! En plena calle! Con toda tu celulitis y sin un triste par de chanclas de playa que calzarte! Sin rímel! Y todo el mundo se ríe, pero tú no te das cuenta porque ya te has muerto de la vergüenza...

En fin, una sensación casi tan espantosa como que
Carmen de Mairena quiera besarte.

Elegí un sitio estratégico de espaldas a la puerta de entrada. Me senté y coloqué mis cosas. Me aseguré de tener el móvil en silencio, mis bolis, el cuaderno de notas, el tocho de libro y... me quedé mirando todo eso durante 5 eternos minutos.

1... 2... 3... 4... 5... minutos.

Y me dije: "tía, te piras ya, hace tiempo que se te pasó el arroz"

Otros 1... 2... 3... 4... 5... minutos.

Y abrí el libro.

Leí.

Lo entendí!!

Hice un esquema en sucio de lo leído y entendido.

Hasta me anoté que tenía que buscar una palabra en el diccionario de la que no estaba segura de su significado.

Vino la bibliotecaria y me dijo que ya iban a cerrar.

Ostras! desde las 18:30 hasta las 20 horas sin levantar la cabeza!!

Esta mañana he vuelto a ir.

Y me ha encantado.

Espero que dure.

pd: desde aquí, mis más sinceras gracias a triunfitos, reguetones y pachangas varias, que sin su inestimable pesadez e insistencia han contribuído a mi hartazgo de posibles juergas nocturnas. Pocos sitios de la noche nocturna palmesana se salvan de la quema, siempre, desde mi punto de vista.

9 comentarios:

-marsonico- dijo...

Oléeeeee!!! Ay, nena, qué bien que se te hiciera tan rápida la visita y ni te dieras cuenta! En el fondo te lo estabas pasando bien. Reconócelo, a ti el rollo estudiante empollona te pone... te imaginas ir vestida de Burberry Prorsum a la facultad, con sandalias de Miu Miu, y te pone muuuuuuuuuuucho ;)

Pilar dijo...

BIEEEEEEENNNNNNNNNN!!!!!
Me alegro un monton prenda. Nada como alejarte de los estudios para volver a hincarles el diente con mas ganas. Y sabes porqué? Porque ahora que no tienes mucho tiempo libre eres mas selectiva con su empleo.

Mara Jade dijo...

Mars: si es que me conocessssssssss... a que sería ideal? jajajaja. Pero tb del rollo bohemio "nomenterodenadaperosoyfelizconmislibros".

Para ese look necesito un par de vaqueros Armani, de esos desastrados pero que quedan genial. Camisetas de algodón con broches extravagantes y algún foulard al cuello. Todo ello aderezado con alguna gorra de von Dütch y unas Converse moradas.

Ah! y mis gafapasta negras fashion, claro.

No me digas q no estaría ideal!

Pilar: gracias, ya sabes el porqué.

Fanmakimaki dijo...

Eso, eso, a estudiar. Que si, que es horrible, pero es que necesito un psicologo y se que tu me vas a hacer precio. ;)

The Slayer dijo...

Cada uno tiene su ambiente de estudio y no hay que perderlo de vista. Yo soy incapaz de ir a una biblioteca, tanto silencio me pone nervioso y me encuentro incomodo (aparte de los gafapastas que me miran mal :P), pero si a ti te funciona adelante.

Gunillo dijo...

Niña, yo que tb ando medio harto de salir, he hecho el descubrimiento del siglo: un pub con música funky y soul de los 70.
adornada con carteles de filmes Sexplotation y Serie B Afro.

Por cierto, yo tb me estoy aficionando a la lectura...glups!

Gunillo dijo...

Niña, yo que tb ando medio harto de salir, he hecho el descubrimiento del siglo: un pub con música funky y soul de los 70.
adornada con carteles de filmes Sexplotation y Serie B Afro.

Por cierto, yo tb me estoy aficionando a la lectura...glups!

-marsonico- dijo...

Gunillo, Mara y yo NECESITAMOS ir a ese pub. O sea, no es necesidad, es algo VITAL. Dicho está.

Masmi dijo...

Como me ha gustado leer este post. Mucho animo y sigue adelante, que lo que cuesta en empezar.