domingo, 26 de marzo de 2006

Vale, lo acepto.

Acepto que aquí estaba en un momento delicado y tal vez dije que cosas que puedieron ofender a alguien. Aunque yo desde luego pongo todo el rato que estoy muy contenta, emocionada y tal y tal... SINCERAMENTE y sin nada que pueda negar mi alegría porque a mucha gente que quiero les van muy bien las cosas.

Hasta aquí lo único que puedo hacer es pedir disculpas si no se ha entendido de esa manera, pero vamos, que si fuera asidu@ en este blog (y encima me conoces perfectamente en persona) sabría que cuando estoy cabreada no me corto en decir nombre, lugar y fecha.

Alguien que lee lo que aquí escribo el pasó ese texto a una amiga. Una amiga que en vez de llamarme y decirme "eh tía, a ver qué pasa, me lo explicas?" se ha estado callando hasta que a falta de noticias sobre si su respiración sigue normal he terminado recibiendo un sms diciéndome que la he decepcionado y que no sé el daño que le he causado.

Bien, también acepto eso, a pesar de que yo no lo he hecho con esa intención pero... si yo he hecho daño, también me lo han hecho a mí. El día de mi caída hablé contigo y supiste por fin por qué estaba tan mal, por qué estaba llorando, por qué no dormía y por qué mi nerviosismo. Perdóname si no he podido seguirte desde hace 1 año aproximadamente, que si no he dicho nada no ha sido por joder sino por no molestar.

Sinceramente te pido disculpas, pero aquí no veo NADA ofensivo:

"Yo, en serio, estoy terriblemente emocionada porque a mucha gente que me rodea las cosas les van muy bien: trabajo, pareja, nueva casa, buen sueldo... nuevos ligues... viajes a una ciudad alucinante donde te puedes comprar tu primer par de Manolos, Gucci y Hugo Boss... Sí, lo juro por un duro, estoy terrible, irremediable y fantásticamente contenta, feliz y emocionada.

Las comparaciones son odiosas, pero inevitables. Seamos sinceros, te puedes alegrar pero no puedes evitar compararte. Lo hacemos todos y quien diga que no lo hace... MENTIRA!!!"


Si a alguien debería hacer daño, es a MÍ porque soy YO la que se compara con VUESTRO éxito. Pero no sólo el tuyo, sino el de mucha gente que tengo alrededor y que me hace tremendamente feliz... o acaso tú crees que yo disfrutaba leyendo las cartas que me enviabas cuando lo estabas pasando tan mal allí con un trabajo que no te gustaba y siempre justa de dinero? O cuando lo dejaste con "yasabesquien" y te acompañé a recoger tus cosas de esa casa? O cuando estabas enfadada con esa amiga tuya que ahora vive en Londres y yo te decía que algunas personas cuando tienen pareja se vuelven de otra manera? Sí, debe ser cierto, las amigas se alegran de que sus amistades lo estén pasando mal.

Como te he dicho si esta es la decisión que has tomado yo no soy nadie para llevarte la contraria, sólo creía que era una amiga que estaba pasando una muy mala época, que te ha ofendido sin querer y que no se le caen los anillos por pedir disculpas públicamente.

En verdad te deseo lo mejor y sabes que cuando has querido hablar SIEMPRE te he escuchado. Cuando te he podido ayudar, he hecho lo posible. Siento mucho que tal vez esto sea el final pero es que parece que soy siempre yo la que te hace daño, te tiene que pedir disculpas y tú eres inocua.

Y todo esto, también te lo juro por un duro.

8 comentarios:

Habibi dijo...

Quizás no soy el más indicado para dar consejos sobre amigos, Mara, ya que mis amigos se cuentan con los dedos de una mano, y me sobran dedos. Pero, quizás por esa misma razón, puedo decirte que no pasa nada. Los amigos de verdad son para siempre, cielo, están a las duras y a las maduras y entienden y perdonan antes de que lo que se haya de entender y perdonar haya sucedido. Cuando me topé con la última decepción amistosa, ¿sabes qué hice? pues pensé: "Él se lo pierde". Y es que es verdad, Mara, tú eres la mejor, y yo soy el mejor, y cada uno de nosotros somos los mejores. Y quién no sepa ver cómo somos de buenos, no merece mirarnos.
Cuando me di cuenta que la "amigüísima" que tantas veces me había despertado desesperada en mitad de la noche no se me ayudaba a mí en mitad de la tarde, me di cuenta que la amistad, como el amor (que es casi lo mismo), surje en un efecto espejo.
Yo ya no pido ayuda: pero es gracioso, los amigos de verdad se sienten tristes cuando yo lo estoy, como dos gemelos separados y son ellos los que me ofrecen ayuda voluntariamente. Ese es el efecto espejo: dar sin querer recibir y recibir sin tener que dar.

flis dijo...

Yo ya te lo he dicho todo, you know. Ahora te toca a tí decidir qué quieres hacer o seguir haciendo.

Besos.

gatchan82 dijo...

en parte estoy contigo, en parte con habibi y en parte disiento con habibi.
la amistad es un equilibrio entre el egoísmo y la generosidad absoluta, pero no comparto la actitud de callarse. las cosas son siempre menos terribles cuando las dices que cuando las piensas, y un pequeño cabreo dando vueltas por una cabeza se puede convertir en una pesadilla.
bicos.

mithras dijo...

Seamos sinceros, los amigos son amigos, pero tambien personas. Sti yo tengo una vida maravillosa y a mi amigo le van mal las cosas, se piensa en ayudarle, animarle, apoyarle todo lo que se pueda y mas.., en fin en todo.
Si sucede al reves, somos nosotros los que lo pasamos mal por diversas razones como el trabajo, la pareja, dinero, etc. Te gusta que te apoyen y te ayuden, pero tambien siente una sana envidia. SANA, porque te alegra que tu amigo tenga mejor suerte que tu, pero tambien te preguntas y, esto es humano, por qué no tienes tanta suerte como él?.
La sinceridad, DUELE SIEMPRE.
Los amigos se perdonan los errores, las meteduras de pata, si tu sin querer has herido a alguien que es tu amigo, sin intencion, siendo tu amigo te perdona si no ha sido a mala hostia, y si ha sido a mala leche puede que tambien te perdone.
HE DICHO.

-marsonico- dijo...

Nena, no pasaría nada si tuvieras envidia y hablaras desde ella. Lo importante es reconocer la actitud de uno mismo ante ciertas cosas, quedas mucho mejor que negando la supuesta evidencia. Yo, si quieres que te sea sincero, no me alegro de que la vida le vaya tan estupendísimamente a ciertas personas, porque la comparo con la mía y me da mucha envidia! En cuanto a lo de SATC, yo tengo mucho de Carrie y otro tanto de Miranda. ;**

Mara Jade dijo...

Cuando digo que me alegro, es que me alegro de verdad. Si no fuera así diría: "me alegro tanto como si me tuviera que arrancar yo misma un ojo con un tenedor".

Sí, los amigos son amigos, pero también son personas y cada una funciona de una manera. Particularmente soy de las que se alegran por las cosas buenas que les pasen a mis amigos, pero tb soy odiosamente comparativa y pienso en que esa persona ha tenido mucha suerte, o que se lo ha currado mucho... pero tb: "ay madre, para cuándo yo?".

Es así de simple.

Ah, gracias a tod@s!

JQ - Cisne Negro dijo...

"Ay madre, para cuándo yo?": Sí, qué gran verdad...

Mak dijo...

He releido tu post varias veces (el otro) y sinceramente yo no veo ofensa por ningún lado... en fin, no soy quien para juzgar, pero tal vez lo haya usado de excusa y haya algo más de fondo que se ha ido cayando y ha usado esto como vulgar excusa...

Un beso marita ;-)