sábado, 25 de marzo de 2006

Pues aquí estamos...


... masticando mi tercer chicle de la tarde y todo por no picotear. Sólo de pensar que hay helado en la nevera y no puedo echarle el guante (porque mi madre está en casa y puede poner el grito en el cielo y porque pretendo caber en mi ropa de verano del año pasado) me pone de los nervios.

Llevo como una semana que sólo me apetece comer cosas dulces... y Doritos con guacamole. Por qué? Y yo qué sé! pero si no fuera por los chicles estaría mordiendo la mesa.

Hoy no he hecho nada. No he pegado palo al agua. Ni el huevo. Vamos, mi máximo esfuerzo ha sido doblar la ropa limpia y colocarla en su sitio. Hace un rato he visto 4 episodios de
SATC y me he puesto a pensar si tuvieran que catalogarme en alguna de las protagonistas (Carrie, Miranda, Samantha o Charlotte), quién sería?

Charlotte: niña recatada y pija de Connecticut. Sueña con dejar de trabajar para convertirse en esposa y madre. Tiene normas sobre cómo deberían ser las citas, sabe cómo tiene que ser su marido, los nombres que les pondrá a sus hijos, es una especie de Jackie O en joven y actual. Claro que eso no le impide tener sus líos, rolletes y... un conejito rampante.

Se ha casado dos veces y siempre con hombres bien posicionados. Su primer marido era el "ideal": guapo, médico, romántico, de familia rancia y riquísimo. Si bien el amor de su vida no es lo que ella habría deseado, físicamente hablando, al final cede ante ese pequeño "defectillo"... y viven felices para siempre.

Es romántica, soñadora, idealista, cree en los pequeños detalles y en el sueño americano, donde está papá, mamá, hijos, casa con jardín y perro.

Samantha: la rubia explosiva, la devora-hombres por excelencia, la perfecta relaciones públicas y mujer de negocios. Atrevida, con mucha picardía, osada, agresiva... vamos, la versión femenina de cualquier ligón. Se tira todo lo que se mueve y se enorgullece de ello. Con un par de ovarios!

Le encanta llevar la iniciativa, probarlo todo, sin recatamientos, sin pamplinas ni jilipolleces... aquí te pillo, aquí te mato y se me ha gustado, tal vez repita.

Al mismo tiempo, eso no impide que Samantha tenga su corazoncito. Tendríais que haberla visto llorar cuando el primer amor "en serio" que tiene en la serie, resulta que la tiene pequeña.

Miranda: cínica, sarcástica, cortante... y abogada. Masacra a todo tío que se le acerca. Puede parecer que con toda esa filosofía feminista es insensible y le importa un pito cualquier ser que tenga un pene... en realidad es una mujer independiente, pero que en el fondo busca el amor como la que más. Porque, quiera o no, en su mundo de normas y orden, a veces el caos masculino es reconfortante.

Sus frases machacadoras hacia los hombres son imprescindibles en cualquier capítulo, es la "realista", la que baja a Charlotte, junto con Samantha, de las nubes rosas.

Carrie: digamos que, a parte de tener un gusto fantástico para los zapatos (jijiji), es la que más se come el coco, pero al mismo tiempo tiene un poco de todas. Siempre sacándole punta a todo, qué querrá decir esto... qué pasa si hago aquello... o lo otro... preguntándose cosas tooooooooodo el día.

Les da vueltas hasta llegar a respuestas. A lo mejor esas respuestas son lo que buscaba y se hace la luz... pero a lo mejor no lo son, unas veces gusta, otras no.

No sé... dónde encajo yo? A quién me parezco?

Y tú? A quién te pareces? (chicos, no vale decir que sois Samantha)

---------------------------------------

Actualización a las 21:15h.

Ayer conocí personalmente a Javier de Martino, propietario de Cafemadrid.

La verdad es que estaba un poco temerosa sobre qué imagen tendría de servidora, así que usé una máxima que no falla: el negro es una buena elección (hasta que no tengamos 25º a las 18 horas para mí es como si todavía fuera invierno). Y, por supuesto, tenía que hacer gala de unos bonitos zapatos. Puede dar fe de ello... y también de que Minerva existe.

Mmmm yo tengo la sensación de que tal vez lo abrumé un poco... es decir... se nota que me encanta hablar! jajaja. Pobrecito, seguro que al llegar a casa lo primero que hizo fue tomarse una aspirina :-)

Aún no doy crédito a que tenga 37 años. No sé qué aspecto puede tener un ejemplar masculino de la especie humana con esa edad, pero pasa perfectamente por un casi-treinteañero. Desde mi perspectiva, eh? que encima es muuuuuuuuuy alto (como vosotros, Fle y Sly)

En fin, casi 3 horas de charla... él también habló, no os penséis jajaja.

Ah, Javier... puedo contar que al final no me diste lo que se supone que habías comprado para mí y que te disculpaste diciendo que no había sido una excusa para quedar? Si no lo puedo decir, ya sabes, avísame y no digo nada.

8 comentarios:

gatchan82 dijo...

yo me considero un 40% charlotte, un 25% carrie, y el resto entre samantha y miranda.
y a tí te pondría entre carrie aferrada al ordenador y a los manolos, y la mala leche de miranda ;)

Mara Jade dijo...

Qué majo eres!

The Slayer dijo...

Lo siento, pero mi estereotipo no aparece en esa serie. O eso o es que no hay uno al que me ajuste medianamente, asi en general.
Por otra parte, lo de estar de chachara con gente alta mas de 3 horas no es la primera vez que lo haces :P

mago dijo...

Nunca he visto la serie. A si q no se donde acercarme. Pero es un fenomeno sociologico.Habrá q verla. Besos,

Javier de Martino dijo...

OooPPssss!!! Ha quedado revelada la gran verdad sobre mi persona: TENGO MUY MALA MEMORIA!!!

:)

Hoy sin falta escribo el Post sobre nuestro encuentro...

Pero solo un adelanto: me lo pasé muy bien.

Y todavia tengo tu regalo... A ver si en vez de desmemoriado soy muy listo...

:)

Lolita Blahnik dijo...

Yo 95% Miranda, 5% a repartir con el resto!!!!
Y tu aun lo tengo muy claro... aunque esa adiccion a los zapatos es 100% carriana

Habibi dijo...

Creo que soy Carrie en la mayoría, pero Charlotte me está comiendo terreno cada vez más. También tengo bastante de Miranda y en el pasado fui Samantha.
Tú... vámonos de compras y te lo digo.

Mara Jade dijo...

Habibi: dame unos meses a ver si logro recuperarme... y nos vamos de compras donde kieras! Me encantaría! Y lo deseo tanto... quiero dejar temblando la tarjeta!