martes, 13 de diciembre de 2005

SSG: el retonno from the Capital y otros pensamientos.

Madrid... sin la "z" sustituyendo a la "d".

Ciudad fantástica, increíble, grande, maravillosa, impresionante, activa, cultural... con agujeros y socabones en todas partes. Tráfico infernal. Frío, mucho frío. Pero aún así me gusta.

Madrid o te horroriza o te encanta. A mí ya me horrorizó... ahora... estoy en proceso de encantamiento. Creo que necesito acostumbrarme a Madrid en pequeñas dosis para poder decir que es la gran ciudad en la que no me importaría vivir. Pero cierto es que no la cambiaría para nada por Palma, mi mini-ciudad a la que adoraré el resto de mis días.

Me gusta ir por el metro sin prisa, observando de reojo a la gente. Caminar por las calles con mi bufanda hasta las orejas, el iPod conectado y un libro en el bolso por si me pido un café en algún lado. Me gusta ir a Plaza de Castilla (porque los madrileños están acostumbrados a quitarle la "de", pero esa plaza se llama así) y hacer fotos de las Torres Kío. No sé qué tienen, pero me encantan.

Me gusta ir a la Plaza Mayor y rodearla por dentro y luego por los alrededores para descubrir tiendecitas... o las últimas novedades en souvenirs (que de to hay, nenis).

Pero sabéis qué me falta de Madrid: comer un bocata de calamares. En serio, nunca lo he probado. La verdad... es por curiosidad pero confieso que el aspecto no me atrae para nada.

Estos días allí ha sido una especie de "ysis". Me explico: "y si hiciera una locura y me quedara?", "y si no vuelvo a Palma?", "y si me quedo aquí y no le digo a nadie dónde estoy?"... "y si escupo a ese gilipollas por cruzarse de esa manera con el puto mierdafiatseicento que lleva?" Ya sabéis cómo soy, tooooooooodo el día preguntándome cosas trascendentales.

Quedar, lo que se dice quedar, no pude quedar con mucha gente... y lo siento terriblemente: Carol (tu mini-mojo te pide disculpas), Isabel (no te enfades, sabes que no paso de ti), Carlos (el café no fue lo mismo sin una conversación contigo), mis compis bloggeriles (que me duele en el alma, creedme)... A cambio conocí a Carlos (otro), amigos y familiares de Carlos, amigos de mi anfitrión... una cosa compensa a la otra. Tal vez mis planes iniciales no eran esos, pero por lo menos puedo decir que casi siempre que me pasa eso, se puede decir que las cosas salen bien. Ah! y a una compi de universidad!! Lidia, un encanto de niña. Os digo yo que va a dar guerra... en cuanto se le quite la vergüenza y se dé cuenta de que es fantástica.

A veces tengo la sensación de que tengo que estar bien con todo el mundo y realmente es agotador. Porque llego a un punto en que no doy más de mí y parece que luego se toma a mal que me pase algo así. Si no quedo con alguien, si no puedo ir a algún sitio, si no tengo un buen día, una buena semana, un buen mes... yo también tengo derecho a estar cansada, a estar triste, a sentirme como una mierda, a decidir que mi vida es un desastre... pero parece que no tengo derecho a demostrarlo, que mi visión catastrofista es lo peor que puede sucederle a nadie y encima, lo que más me jode, que la gente se enfade conmigo por algo que yo no he hecho a posta.

Y no sé porqué, cuando pienso en que quiero escaparme de aquí y dejar de pensar en si la gente de verdad se acordaría de mí... siempre se me ocurre que Madrid sería un sitio perfecto para eso. Me siento pequeñísima, más aún, en esa ciudad. Me encanta mirar hacia arriba y ver que la gran mayoría de los edificios tienen más de 4 plantas, que por mucho que camine, no voy a encontrar a nadie conocido, que allí nadie me conoce, no tengo que quedar bien con nadie y nadie se enfadará conmigo si un día, o dos, o tres o quince días seguidos resulta que no puedo con mi pesar interior y no tengo fuerzas para seguir adelante.

Probablemente, tal vez, quizá, no me he sabido explicar bien así que no sé si se entiende lo que me pasa, lo que pienso y lo que siento.

Gracias Fer por estos días, por el libro, por la dedicatoria... no hemos podido hablar mucho, y me hubiera encantado, pero bueno, supongo que otra vez será.

Escuchando: El canto del loco - Ya nada volverá a ser como antes.

14 comentarios:

Fanmakimaki dijo...

Pues es cierto. O te gusta o te horroriza. Yo se que par ala gente que tiene el mar al lado es muy dificil Madrid. Yo he vivido 2 años en Las Palmas y se lo que digo. Pero Madriz, con z, me encanta.

chupituni dijo...

Jó, no se queda el comentario!!

Decía que... vaya, has estado en Madrid y no me he enterado :(

También, que a pesar de ser Madrid, te acaban conociendo en el barrio ;)

Besos

gatchan82 dijo...

por las veces que he ido a la capital en los tres meses que llevo por aquí puedo decir que me gusta. eso sí, para vivir tiene que ser un coñazo.
no importa que el metro se vaya y tengas que esperar 10 minutos más cuando vas de turista, pero si lo que tienes es que ir a trabajar te cagas en todo por tener que estar una hora metido en una lata.
pasear, ver gente, mirar tiendas, entrar, salir...
los bocatas de calamares están muy buenos ¿alguien puede explicar a qué se debe esa tradición?

fle dijo...

Creo que te pasaría una de estas dos cosas ( o las dos, que todavía sería más grave... ):

a) a los 16 días echarías de menos a toda la gente que, cuatro días antes, querrías no haberte encontrado y rogarías para que el diecisieteavo día, alguien hunbiera viajado de allí para aquí y te encontrara tomando un café.
Además, tendrías a la gente de Mad. que ya conoces, suma y sigue.

b) Harías nuevos amigos, nuevos conocidos y nuevos interesados, como en Palma. Uno no puede librarse de esa sociabilidad que nos hace personas. Hay que comunicarse y tu eres, creo yo, de las que más lo necesita. Un contigo y un sin tí dual y siempre presente.

Y creo que, sinceramente, Madrid puede que te pegue. Y ya te lo dije, vas a tener más oportunidades laborales. Igual el problema es del alquier ,es más alto, pero también hay más pisos y más gente dispuesta a compartirlos.

Creo que el problema reside en tu cabeza. No hay ciudad que logre, a partir de la segunda semana, seguir alejándote de tí misma. En cuanto comienza la rutina, vuelve Conciencia. Así que, da igual dónde te afinques y montes tu lugar, tu vas a seguir contigo, deberías empezar por ahí.

Y siento meterme dónde no me llaman, como siempre, pero creí que debía decírtelo. Es una opinión gratita.
Yo soy de las que acabó encantada de Madrid y de su parque del Buen Retiro.
Por cierto, vaya canción has ido a elegir.
Besos, Mara. :)

Javier de Martino dijo...

Estoy de acuerdo con todos...

Fanmakimaki, es cierto: lo mas duro es la falta de mar. Eso no se suple con nada.

Fle, es cierto: los demonios se mudan con nosotros. Vayamos donde vayamos.

Mara, cuando vas de turista, hasta Irak puede parecer maravilloso. Madrid es una ciudad moderna, bella, increible. Pero tardas 2 horas en llegar al trabajo, trafico, ciudades dormitorios horribles, trabajos mas horribles, mucha gente, el campo a muchos kilometros de distancia...

Quizas, enfrentar los demonios, permitirse ser "imperfecta/o", empezar quererse a uno mismo como al projimo, seria menos traumatico y mas positivo.

Repito: los demonios te siguen, vayas donde vayas.

UuuppPPPs! Acaba de sonar la alarma anti-consejos. Eso significa que me pase de la raya. Sigo alimentando el topico del psicoanalista argentino :) Lo lamento...

Aaahh!!! Hazte ver lo de ir escuchando por ahí El Canto del Loco...

:)

Mara Jade dijo...

Hola Javier!

Ya estuve trabajando un tiempito en Madrid. De hecho, esta última vez, por culpa del tráfico perdí el vuelo... y también sé que los demonios interiores te persiguen allá donde vayas... pero no sé qué hacer con mi vida.

Estoy totalmente perdida, no siento que nada me apasione... no estudio, no me gusta mi trabajo... pero claro, tengo que agradecer el poder estudiar, el tener un trabajo... bien... pues sigo exactamente igual que hace 10 años: estudiando algo q no me llena y trabajando en algo que no me gusta como cuando tenía 18.

Me siento inútil, no sirvo para ningún trabajo... pero bueno... tampoco me voy a quejar... a todo el mundo (o gran parte al menos) le pasa... así que... qué importa una más?

En fin... tampoco espero que esto lo lea nadie q me pueda ayudar.

Gracias de todos modos.

Mara Jade dijo...

En cuanto a lo de la canción... me recuerda a cdo el año pasado estuve en Madrid y conocí gente de mi otro trabajo... la pusieron el último día que estuve allí... simple melancolía... nada que ver con mis gustos.

The Slayer dijo...

Trauila Mara, hay mas dias que longanizas, ta tendras tiempo de conocer todo madrid y a todos sus habitantes...
Eso si, pa la proxima te pones de acuerdo con la Fle y venis a la vez, asi se ahorra tiempo... Recuerdaselo, que ultimamente se le va la cabeza y no cae en na... Ni que fuera rubia...

fle dijo...

Jajjajajajaaaaaaa... yo rubia, tu sordo! :P

Diego Gutiérrez dijo...

La verdad, es como madrileño, me da mucho orgullo que alguien hable asi de mi ciudad...
fijate... yo me fui por lo mismo que te piensas tu en irte de Palma...
Es una buena experiencia.
Pero me he dado cuenta de una cosa.
Tendemos a hacer pequeñas las ciudades donde vivimos para hacerlas más nuestras, para sentirnos más como en la casa de la que nos fuimos.
bss
DG

Diego Gutiérrez dijo...

Como respuesta al cometario que dejaste en mi blog, te hare preguntas... y no es por ser cotilla... pero no doy los mismos consejos a gente en diferentes situaciones personales...
Aguarda, en vez de preguntarte nada, dime por ti misma como es tu situacion profesinal, personal, estudios...
te lo puedes permitir el irte por un tiempo?
Todo el mundo se puede permitir irse, pero hay q volver... o estar preparado para no hacerlo nunca...

Diego Gutiérrez dijo...

Mara JAde...
cdo se cree q se ha llegado al final de una etapa y no se ve como ponerle punto final, cambiar de ciudad puede ayudar mucho.
ademas, MAdrid de PAlma esta a 1.45 hrs!!
y si sigues empadronada en PM, tienes vuelos a precios insulares... q mas se puede pedir...

Kaster dijo...

Yo estuve en Madrid hace una semana, y la verdad es que me gusta, pero en realidad lo que me gusta de Madrid es que veo en directo lo que siempre veo por television: la Castellana, el Retiro, el Bernabéu y el Calderón, la M-30, calle Alcalá y su Puerta, la Cibeles, Moncloa,Puerta del Sol, en fin, escenarios de infinidad de peliculas , telediarios y celebraciones. Pero al margen de todo eso, si tengo que vivir en alguna gran ciudad española, me quedo con Barcelona, parafraseando a Sabina: Madrid es invivible, pero insustituible. Barcelona es otra cosa, mas rica culturalmente y arquitectonicamente, menos caótica, tiene mar y aunque la mayoria de los Barceloneses nos bañamos en playas del Maresme, la sensacion de libertad que da el mar en una ciudad es indescriptible. En definitiva, Barcelona es mil veces mas vivible que Madrid.
Yo elijo Barcelona para vivir y Madrid para visitarla una vez al año.

Mara Jade dijo...

Kaster, sabes que adoro Barcelona y que es una de mis ciudades favoritas, pero no puedes decir que cultural y arquitectónicamente sea más rica que Madrid. Son 2 estilos totalmente diferentes.

Me encantaría Bcn como lugar de residencia, sobre todo porque tiene mar y eso es algo que echaría mucho de menos si me fuera de Palma. Aún así, el hecho de haber tardado tanto tiempo en descubrirle el encanto a Madrid... hace que sea un poco más apetecible, de momento.