jueves, 15 de diciembre de 2005

Mi mamá me mima.

Recuerdo de siempre que de pequeña fui la gordi empollona con gafas. La alegría de la huerta o la niña endemoniada si se metían conmigo.

Evidentemente, las clases de educación física eran mi tortura.

Lo mío, está claro, que eran las letras. Una auténtica patana con las mates... más adelante me gustó la química y la biología (sobre todo biología), pero como era tan torpe con los números... decidí que mejor me quedaba con mis libros, mi literatura, mis comentarios de texto, redacciones (me encantaba escribir redacciones e inventarme historias), mis lápices de colores y mi cuarderno para dibujar y escribir.

A los 10-11 años, empecé a cambiar y, oh sorpresa, si tenía cintura!! Fui adelgazando y esas cosas que nos pasa a las niñas a ciertas edades. Pero en el fondo siempre me ha quedado parte de esa niña gordi que odiaba las clases de gimnasia.

Me encantaba bailar... pero un día SuperSonicMom me vio haciendo el indio con unas amigas. Ella creyó que esa era mi forma de bailar y me dijo: "será mejor que no vuelvas a bailar más". Y no lo hice... delante de ella, claro. Si ahora me viera hacer el indio cuando salgo jajajaja.

Por aquella época hice natación y karate. Lo único que mantengo es la natación... y he añadido algunas clases de yoga y alguna que otra de ritmos latinos, cuando hay tiempo, y sesiones de cinta para correr y demás parafernalia.

Además, también aprendí mecanografía, iba a clases de cerámica y estaba en el equipo de ajedrez del cole (vamos, que jugaba, pero nunca competí).

Y siempre, desde que yo recuerdo, he querido ser diseñadora, periodista o pintora... más adelante descubrí que lo de los negocios tambíen me gustaba, pero el marketing y la publicidad más. En un principio lo de diseñadora era para dedicarme a la moda... pero claro, una que es tan variada, ya me daba igual que fuera moda, interiores, diseño gráfico... la cuestión era ver mis ideas fuera de mi cabeza.

Cómo acabé estudiando psicología?... No había otra cosa que me interesara en la cosa que llaman universidad aquí. De hecho, cuando estaba a punto de acabar el último curso del instituto, no tenía pensado ni siquiera hacer la selectividad. Pero mie pilló por banda mi profesora de literatura (adoraba a esa mujer) y me dijo que era una tontería no hacerla, que si luego no quería ir a la universidad... pues que no fuera, pero que no dejara pasar la selectividad "por si acaso".

Y así lo hice.

La verdad es que puedo decir que nunca estudié mucho... excepto para el examen de historia de la selectividad. Y vi recompensado mi esfuerzo con buena nota, pero es que para sacar notas más o menos buenas, nunca me había hecho falta. Y no es que tenga un cerebro privilegiado, es que tuve una buena base y cuento con la ventaja de que me gusta leer.

Llegó el momento de elegir carrera: periodismo a saco. Por qué no diseño? Mi madre siempre me dijo: "hay que ser muy bueno para eso y hay mucha compentencia, para qué vas a estudiar algo de lo que no podrás trabajar?"... Teniendo en cuenta que mi padre pagaba la universidad... pues por eso pensé lo de periodismo. Pero qué pasó? No hay periodismo aquí (bueno, ahora sí, casi 10 años después de haber empezado mis estudios universitarios, ponen la carrera, pero en la privada, así que paga tú la pasta) Y la voz de SuperSonicMom: "los estudios, pagar alojamiento, no vas a vivir del aire... has pensado en la carga que sería para tu padre?"

Qué quedaba?... Derecho?... ufff no podría, que yo ya me había coscao de que las películas mienten y Perry Mason no existe... Historia del arte?... apasionante e interesante pero, para mi desgracia, Indiana Jones tampoco existió... Psicología?... vaya... parece interesante, con salida, tiene algo de biología... allá que voy!!

No conté con que también hay clases de estadística. Estaba claro que las matemáticas me perseguían por haberlas rechazado en el insti. Pero a SuperSonicMom le encantaba la idea de que fuera a la universidad, aunque yo no estaba muy segura.

A los 4 años de carrera empecé a trabajar, porque estaba hasta los mondongos de dar clases de apoyo a niños. Bueno, eran niñas, casi todas del mismo colegio religioso, me querían un montón y los padres más porque realmente mejoraban sus notas pero... como dije, hasta los mondongos estaba. Si hubiera querido ser profe hubiera estudiado magisterio y si me gustaran los niños... no estaría deseando perderlos de vista cada vez que comenzaba una clase. A mi favor tengo que decir que todas las niñas eran encantadoras y les tenía mucho cariño pero... eso no era para mí, lo siento.

5 años después de empezar a trabajar, 3 novios, un intento frustrado de irme a vivir sola, unos cuantos viajes y muchos zapatos y caprichos concecidos a mí misma, porque... me lo merecía.... retomé la carrera, puesto que el trabajo me había absorbido casi todo el tiempo.

Después de tantos años de ser la niña buena de casa, mi verdadera yo empezó a salir cuando me dieron esa hojita rosa que hoy acabo de renovar: el carnet de conducir. Ahí fue cuando comprendí el verdadero significado de la frase "ancha es Castilla". Poco a poco las influencias de SuperSonicMom las fui mandando a la puñetera porra.

SuperSonicMom es medio SuperSonicBruja: si a ella no le gusta algo, ten por seguro que no va a salir bien. Es experta en el chantaje psicológico y tiene un máster en machacamiento cerebral. Quicir: terminas haciendo lo que ella quiere por no oirla. Ah! se me olvidaba, también es híper-mega-extra-super-sobre-protectora. Tanto que cada decisión que creo importante para mí hace que se convierta casi en un asunto de vida o muerte. Pero también es cariñosa, amable, empática, detallista, sus abrazos valen un mundo y sus palabras de aliento no tienen precio.

Aún así, a veces siento que mi camino lo ha marcado mucho mi mamma y no lo soporto. Al contrario que el resto de mi familia, necesito mi espacio, tengo mis gustos raros, mi nocturnidad y gustos cinematográficos más allá de Chuck Norris y Harry el sucio. Necesito actividad, necesito hablar, comunicar, ponerme los escotes que me dé la real gana sin que se me mire reprobándome, que se acepte de una puta vez que no tengo (hasta el día de hoy) instinto maternal, que prefiero ducharme de noche... que soy así, me adapto a lo que sea... pero no puedo ni quiero ser como le gustaría a SuperSonicMom

Por qué estoy contando esto aquí?

Porque me siento como si yo estuviera sentada en la estación de la vida viendo cómo los demás cogen los trenes hacia donde quieren ir y yo soy incapaz de elegir cuál quiero. O a lo mejor resulta que el que quiero no lo puedo coger o no me atrevo o... yo qué sé!! A un lado de mi banco, donde me encuentro sentada, está SuperSonicMom enseñándome un plan de viaje que seguí durante casi 17-18 años de mi vida y no me ha ido mal pero... moriré si eso es lo que me espera el resto de mi vida. No sé qué quiero hacer... no sé cómo averiguarlo... odio perder el tiempo. Dicen que la paciencia es una virtud... yo tengo muchas otras!

Y lo pongo aquí porque no sé a quién contárselo, porque necesito liberarme aunque sea un poco de alguna manera... y porque este es mi puto blog y cuento lo que da la jodida gana.

7 comentarios:

AOH/Rasczak dijo...

Hombre mira, a mí me pasaba lo mismo hasta que un día empecé a ver las cosas de otra manera, y descubrí que hago lo que me da la gana (para bien o para mal, yo no tuve adolescencia, así que en algún momento tenían que surgirme los conflictos).

¿Que dónde voy? A donde me lleven mis pasos, que será a donde yo vaya. Lo sabré cuando llegue, de momento el viaje no está mal...

Waznei dijo...

Vete lejos y quédate un tiempo allí.

Fanmakimaki dijo...

Algunas nuevas coincidencias: EL odio por las clases de gimnasia. Querer ser pintor. EL gusto por la química y el diseño.

Habibi dijo...

He estado en esa estación y es horrible. Me monté al tren adecuado y fallaron los frenos, conseguí saltar y ahora estoy en otra estación esperando un nuevo tren. Espero que esta vez sea un tren vestido de rojo.

Mara Jade dijo...

Y por qué vestido de rojo?

skunky dijo...

Me gusta ésta metáfora del tren de la vida... Yo por cosas de la vida voy errante de estación en estación... Pensando cada vez que me apeo si realmente quiero volver a pillar un tren o hacer el trayecto a la pata coja.

Anónimo dijo...

Hola, he llagadoa tu blog de casualidad, buscando informacion el google sobre como vencer el chantaje emocional... Que ironia! Mi madre siemrpe me tarto asi, creo queporque quieren vivir a traves de nosotras la vida que no han vivido. Y deben de comprender que nosomos de su propiedad. A mi me llaman revelde por no haber callado y asentido, como hizo mi hermana. Pero de eso se trata, tienes que tomar decisiones pensando en ti y no en si le agradara a ella o no. Si se enfada es su problema, a la larga acabara aceptandolo. Lo que no puede es anularte porque piensa todas las cosas que estas dejando de hacer y de vivir por vivir las que ella quiere, quetemporalmente no puedens er los mismos gusto. Espero que te sirva mi consejo. Un besito.

www.locurasydemasdesvarios.blogspot.com