martes, 27 de diciembre de 2005

Malos recuerdos, buenos resultados.

Un día como hoy, más bien de madrugada, de hará unos pocos años, viví una auténtica batalla campal con el que hasta ese momento era mi pareja.

Un tío que para mí no merece malgastar ningún tipo de esfuerzo, pensamiento, idea, recuerdo (ni bueno, ni malo)... pero es inevitable, porque forma parte de mi vida, me guste o no me guste.

Sufrí muchísimo, mentalmente hablando, tanto que mi cuerpo acababa exhausto al cabo del día. Pero ese tipo de cansancio tan brutal que ni siquiera te puedes dormir. Era presión y tensión diaria y continua.

Después de una de las peores noches que he pasado en mi vida sentí que mi vida se había acabado, que no tenía nada ni a nadie. Volví a casa de mis padres y me dediqué a trabajar y dormir... durante meses... que me parecieron siglos.

Me levantaba como una zombi y antes de irme a trabajar lloraba. Antes de irme a la cama lloraba. Apenas hablaba, comía o dormía... mientras esa persona se estaba pegando la vida padre.

Era consciente de que era lo mejor que me podía pasar, pero en esos momentos me sentía morir. El mero hecho de respirar era terrible, porque todo el tiempo sentía como si un elefante se hubiera sentado sobre mis pulmones.

Recuerdo que mi padre en nochevieja compró ostras, porque sabe que me encantan. Preparó un montón de platos que me encantan... y no probé bocado. Me quedé sentada en la mesa con mis padres, mi hermano y mis padrinos y me dediqué a mirar cómo todo el mundo comía y deseando meterme en la cama.

Aún no lo he olvidado, pero ahora lo veo de otra forma. Antes lo veía como lo más penoso que me había pasado hasta el momento, que no podría superarlo por mucho tiempo que pasara. Ahora lo veo como uno de esas épocas de cambio que necesitas en tu vida de vez en cuando. A veces ese cambio va como la seda y de repente todo va rodado y sale perfecto. Otras veces, como en esa ocasión para mí, fue terriblemente traumático...

Si echo una mirada hacia atrás, puedo ver que he aprovechado mucho el tiempo, no tanto como me hubiera gustado, pero desde luego infinitamente más y mejor que si hubiera seguido con esa... "persona".

Supongo que ahora estoy en otra época de cambio... y lo necesssssssssssito. Lo que pasa es que ahora no estoy mal acompañada, estoy sola y aunque a veces entra la morriña de "joquesolicaqueestoy", es lo mejor. Porque así puedo tomar mis decisiones sin tener que estar pendiente de nadie. Y me siento genial. Tengo mis recuerdos, buenos y malos... pero soy libre.

11 comentarios:

BiChi dijo...

Mejor sola que mal acompañada.
Un beso muy grande!

The Slayer dijo...

Totalmente de acuerdo con esa ultima linea. Sin lo bueno y lo malo que hemos pasado, no seriamos los mismos.
Quizás por eso sea por lo que jamas me arrepiento de una decision que tomo libremente, pq la he tomado yo, que soy quien mejor me conoce y quien mejor sabe lo que necesito...
Adelante, Mara, se tu misma ;)

Mak dijo...

Son etapas tú lo has dicho, unas mejores y otras peores ;-) todo con el tiempo se ve desde otra perspectiva. Ahora eres más adulta, más mujer, más centrada y te aprecias más a tí misma, todo son ventajas ;-)

Towsend dijo...

En los priemros parrafos, acabas de destripar mi vida, Mara.

Ganas de no tener ganas de nada. Tiempo para lamerse las heridas. Una botella de amaretto.

Passssssso de todo.

Nepomuk dijo...

Bueno Marita, yo más que recordarlo como algo amargo lo recordaría como algo digno de celebrar.

Lo más complicado de una condena es la liberación. Ni lo dudes.

mithras dijo...

Desengaños hemos pasado todos, y por eso te comprendemos perfectamente. Como tu misma dices mejor sola que mal acompañada. Yo mismo despues de una ruptura hasta que lo superé tarde 4 meses.
Lo malo de todo como siempre es que das lo mejor de ti a la persona equivocada y te sientes engañada. Ahora eres mas autosuficiente seria la mejor época para vivir sola, lo malo es que los pisos no estan demasiado baratos.

gatchan82 dijo...

aún a riesgo de resultar antipático, te pego aquí el comentario que he hecho hoy en el blog de Lucía Etxebarria exactamente sobre el mismo tema:

me preocupa la gente que piensa que se va a quedar sola toda la vida. hay mucha gente en el mundo con la que congeniar, de la que enamorarse…
creo que o nos hemos vuelto demasiado exigentes o tenemos miedo al fracaso. por lo que veo quemamos etapas en las relaciones muy rápido para no perder el tiempo.
por qué buscar al hombre/mujer ideal, si con quien estoy me hace feliz? o será el que me hace feliz el hombre perfecto?
hay que arriesgarse. la felicidad aparece cuando menos lo esperas, pero hay que estar abierto a recibirla.
[parezco un libro de autoayuda ;) ]
bicos.

Mara Jade dijo...

Gatchan: por qué vas a parecer antipático? Si eres un encanto, tienes siempre palabras amables y acertadas para mí.

Más bicos!

flis dijo...

Pues sí. Más vale sola que mal acompañada, ciertamente. Sólo y con la excepción de que sola, sola, pues tampoco estás.
Por que tienes amigos y familia y a la fle! :P

Y por que te tienes, y es lo más importante de todo, a tí misma. Y con eso, basta.

Ánimo guapaaaaaaaaaaaaaaaaa!
Yastoymirando cosiquis pa la cajica de reyes... muaaaajajajajaaaaa!!! :P:P

MMMMMMMMMUACK!

Mara Jade dijo...

Más mona que es la Flis!

Adhará dijo...

Creo que todos hemos pasado por eso en algún momento (salvo alguna rara excepción), todos nos equivocamos, pero eso equivocarse no es malo, sobre todo cuando aprendes de ello.

Somos lo que hemos vivido. Y tu eres genial.

Un besazo GUAPA!!!!! (Por cierto, que ya me contarás eso de ser hija de culipardo)