jueves, 1 de diciembre de 2005

Lo que son las cosas.

El otro día quedé para tomar algo con Jaumet, al que no sólo quiero, sino que también adoro. En principio habíamos quedado sólo los dos para hablar, como hacemos siempre que él está por aquí. Lo que pasa que al final se fueron uniendo algunas amigas, algunas cervezas, 2 botellas de vino, 3 cocacolas (pa mí, claramente), 2 de patatas bravas, montaditos de lomo y pimiento, luego unas croquetas... más tarde llegaron las copichuelas de hierbas dulces y un ron-cola para muá... en fín, un despiporre de no te menees.

Se hablaron de muchas cosas, todas interesantes, reímos muchísimo, Jaumet y yo seguimos con nuestro habitual juego de "tú me tiras los trastos y yo me descojono"... escuché mucho... disfruté muchísimo de la reunión, la verdad, y quisiera que se volviera a repetir.

El caso es que en un momento todas se fueron al baño, excepto yo, que por llevar la contraria había ido antes. Total, que Jaumet y yo nos pusimos a hablar y le conté que aunque la última vez le juré y perjuré que tenía muy claros mis sentimientos hacia G, pero ahora... ahora... están como borrosos, estaba confundida, ya no me imagino con él... es más, realmente quería a una persona así a mi lado?... Luego Jaumet me estuvo hablando de algunas cosas que... me hicieron sentir fatal, pero estoy en proceso de recuperación, y le agradezco que confiara en mí ál contármelas.

La reunión acabó y a todos se nos hizo corta, dijimos que eso se tenía que volver a repetir y tal y pascual... bueno... no sé si repetirá, ojalá que sí, pero al menos tuvimos ese momento rollo el club de los poetas muertos donde hablamos abiertamente (sí, de sexo mayormente) sobre todo lo que se nos pasaba por la cabeza.

Jaumet y yo nos fuimos juntos hacia nuestros coches y me dijo: "en algún lugar hay alguien para ti, eres un bombón y te pongas como te pongas, estoy seguro de que alguien lo va a descubrir".

"Jaumet, ahora mismo no necesito estar con nadie... no necesito que nadie me descubra, de verdad, no podría soportar la carga de otro descubridor... ahora no"

Y Jaumet respondió: "por qué te empeñas en estar sola cuando más necesitas a alguien a tu lado?"

"No lo sé"

4 comentarios:

The Slayer dijo...

Cuenta le leyenda que los licores de hierbas dulces (sobre todo Jägermeister) son el autentico calientaburras, que cuando una mujer lo toma se pone en celo en un breve lapso de tiempo. No he podido comprobarlo empiricamente (por razones obias), pero mas de una afirma que al menos a ella si le pasa y a algun ejemplo me he tenido que despegar de encima XD
Lo que le faltaba al ser humano pa ponerse a hablar de sesso, si normalmente cualquier excusa es buena con semejante combustible ya es que la cosa puede acabar en pura degeneracion verbal.
Hablando en serio, no siempre tener a alguien a tu lado significa tener un "alguien". A veces basta, aunque parezca increible, con buenos amigos. Asi que sigue rodeandote de ellos ;)

flis dijo...

¿De verdad te ha venido de nuevo que te diga que te empeñas en apartar cuando más necesitas que se te acerquen?

bueno, sea como fuere si desde sus palabras te hace efecto, bienvenidas sean. :)

Eres un cielo, eso lo sabemos todos... es cuestión de tiempo que alguien se vuelva sol y te ilumine.

UN besazo.
Y mándale un sms al del movil, leeeeñe!

Mara Jade dijo...

Slayer: yo no bebí el licor de hierbas jaja... y para hablar de sexo tampoco nos hizo mucha falta jur jur.

Fle: MUAKA!!

A los dos: gracias mil

Mak dijo...

no por "tener" a alguien te vas a sentir más acompañada, ese alguien debe tener determinadas cualidades, por que a veces todos nos hemos sentido sólos en medio de una multitud. No sólo existe el "amor" en pareja, hay muchas clases de amor, el que te da la familia, los amigos, animales, etc...