lunes, 14 de noviembre de 2005

¿Ajo y agua?

Angustia, eso es lo que siento, mucha angustia.

No quiero ir a trabajar.

No me gusta trabajar en una inmobiliaria. No me gustan los tejemanejes del sector de la vivienda.

No debo quejarme, al menos tengo trabajo fuera del comercio, que es lo que yo quería.

Pero no puedo soportar la idea de tener que ir a esa oficina y estar tan a disgusto. Se nota un poco de "mafia" entre el jefe y la comercial (su mujer).

Seguiré buscando otro trabajo... soy como más de la mitad de la población española: a punto de los 30, en casa de sus padres, con un trabajo donde no se siente agusto y sin pareja formal (ni informal, ya que nos ponemos).

Y a mí nunca me ha gustado ser como la mayoría...

4 comentarios:

Markitos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Markitos dijo...

Que gracia, somos parecidos a diferencia que yo soy casi arquitecto (ando con el fin de carrera), y amí si me gusta mi profesión, pero no ir a trabajar (fines de semana incluidos). Y la verdad nunca he seguido al rebaño.

Mak dijo...

aysss Marita pero si fuera al reves: independizada con hipoteca, viviendo con tú pareja, con un trabajo relativamente a gusto, también estarías dentro de la media, y es que está todo inventado. Todos estamos dentro de un prototipo la cuestión es como siempre te digo ver la botella medio llena!

Eres joven, tienes trabajo, puedes convivir con tus padres aunque te gustaría no tener que hacerlo por obligación, y aunque no tengas pareja tienes amistades y suficiente cariño para compensarlo.

ánimo! es que hoy es lunes y los lunes son deprimentes, mañana verás las cosas con más objetividad.

Muasssssss

Fanmakimaki dijo...

Ver como tu vida se va convirtiendo en la del resto de la gente es terrible. por ello debes hacer guerra de guerrilas: pequeñas cosas para ser diferente: No amoldarte a las convenciones pero sin que cante mucho. Estar integrado pero a tu rollo. Yo lo hago y creo que eso es el éxito en la vida.