domingo, 21 de agosto de 2005

Noche rara, rara, rara...

En fin, ayer salí un ratito… pero sentí cierto desasosiego. Cierta incomodidad, no por las chicas, pero sí un poco por la presencia masculina que luego se congregó allí. Una sensación rara. De incomodidad con algunos especimenes masculinos, como he dicho antes.

Me encontré con mi compañera de área en la tienda. Me alegré un montón porque es una chica fantástica: es licenciada en historia del arte, le encantan los museos (evidentemente), la fotografía, el té y es una gozada hablar con ella. Mi, Xirimbolo, como la llamo cariñosamente.

Mientras estaba con las chicas en
El Garito, apareció un ex-cuñaaaaaaaaaaaao. Estaba gordo. Cuando se dio cuenta de que me había fijado que había venido con una chica, que no era su mujer (al menos la que yo conocí, la madre de su hijo), rápidamente me dijo que se había separado. Estuvo ágil ahí.

Me confirmó que su hermano (mi primer novio, horrorosa e insoportable pesadilla) se había casado hacía un mes y medio y que va a ser padre… vaya, vaya, vaya... así que el mundo acogerá en su seno a otro pequeño facha. La vida es tan injusta a veces...

Me preguntó cómo estaba y qué tal me iba todo… “Mmmm pues verás… estuve fatal después del que el GILIPOLLAS de tu hermano me tratara como si fuera basura… mmmm sí… radical, horrible e increíblemente mal… pero ya ves… he viajado, me he cuidado, tengo amig@s que merecen la pena, que consideran que el chándal se usa para hacer deporte, no una prenda ideal para cualquier ocasión y que el concepto de comida exótica no es un plato de arroz a la cubana… sigo conociendo diferentes culturas y sus costumbres... en fin… lo normal… Ah no… perdona... que el NEANDERTHAL de tu hermano no comprenderá (porque sé que se lo contarás)… Dile simplemente que me viste fantástica y feliz, vamos, lo que él no consiguió hacerme sentir”

Aunque la verdad es que sólo le contesté: “Todo bien, no se me nota?”

Ains… se cometen errores… uno de los más garrafales por mi parte fue estar tanto tiempo con un garrulo petardo. Pero es cierto que de todo se saca algo bueno: tal vez sigo sin saber qué quiero exactamente en un hombre, pero tengo MUY, MUY, MUY claro lo que NO quiero.

Eres como el interior
de una nave espacial abandonada,
brillas por fuera, por dentro nada.
Eres como el interior
de una nave espacial abandonada
pareces algo y no eres nada
prometes mucho, no cumples nada.
Nada de nada...

Así era él.


Escuchando: Fangoria – Interior de una nave espacial abandonada

9 comentarios:

chupituni dijo...

Y como estás, que tal te va, cuanto tiempo sin saber nada de ti, ya lo ves, yo sigo aqui, con mis sueños mis recuerdos y mis cosas y quizas un poco mas viejo que ayer, pero con ganas de vivir ;)

Pues muy bien que dejaste al petardo garrulo tía, que le aguante la futura madre ;)

Muakissss

moderno_de_mierda dijo...

Pasando de garrulos, chica.
Tenías que haberle soltado todo ese discurso. No hay nada mejor que ser una descarada.
Ah! y ser hijo de un facha no implica serlo tambien tú, quede claro.
Un beso!

Mara Jade dijo...

Pos no... no tiene porqué salir el niño facha, pero créeme... lo veo poco factible.

Sísifo dijo...

Hay personajes que no valen ni siquiera la bilis que generan

Animo! ;)

Juan
El mito de Sísifo

Bruja del Norte dijo...

uyssss cuanto resentimiento!!! hay gente que no se merece ni el esfuerzo del aborrecimiento que provocan, lo mejor es no sentir ni frio ni calor, la indiferencia es el mayor desprecio ;-)

laceci dijo...

Joder tía, vaya pedazo de encuentro...

Lo de la basura espacial me ha hecho gracia, aunque no creo que brille por dentro...

Towsend dijo...

Es lo que tiene esa cancion de Alaska. -Por cierto, que el disco entero está bastante bien-.

(Cuando digo que tenemos motvos para asustarnos, no me crees, Mara...)

Mara Jade dijo...

Towsend... sí que me asusto, macho... me llevé un susto hace un par de semanas con alguien q tb decía tener tantas cosas en común conmigo... aún estoy temblando!

Towsend dijo...

Oh, si es por eso, tranquila, Hace un par de lustros que no descuartizo a ninguna jovencita...