viernes, 8 de julio de 2005

Tal vez...


Tal vez mañana no abra los ojos.
Y si eso ocurre, qué quedará de mí?
Quién me recordará?
Lo harás tú?


Recordará alguien que me gustaba sentir el sol?
O puede que fugazmente el olor de las fresias
evoque mi imagen en tu memoria.
O el sabor del chocolate en tu boca.


Cuando andes por la arena
recuerda que yo también la pisé.
Y si no puedes dormir en la noche,
recuerda que era un momento precioso para mí.


Hasta que cierre los ojos recordaré.
Mantendré frescos los recuerdos felices,
las risas, los abrazos, los lugares y
las canciones que me emocionaron.


Cuando no lo consiga recordar,
será el fin, el mío.
mi vida morirá de hambre y
tal vez mañana no abra los ojos.

No hay comentarios: