jueves, 6 de enero de 2005

Pffffffffff


Menos de 24 horas y la navidad habrá acabado. Otro año más que no ha conseguido doblegarme a su voluntad estupidizadora, pero eso sí, los putos villancicos cada vez me sacan de quicio.

Acabo de llegar de una marchilla... mal, muy mal. Llevaba todo el día peleada con el mundo y ahora parece que llevo toda la noche peleada también con el mundo. Esto de ser la alegría de la huerta no es eterno y hoy es uno de esos días en los que me vuelvo autista, no me apetece hablar con nadie porque por mucho que lo intentara, no sabría explicar con palabras porqué me siento tan triste y enfadada al mismo tiempo.

No hay comentarios: