martes, 5 de octubre de 2004

Revistas femeninas o cómo gastarte una fortuna en estar a la moda mientras aprendes nuevos trucos sobre sexo.

Revistas femeninas, en un principio parecen inofensivas, pero nada más lejos de la realidad!. De todo hay en la senda del señor, hay revistas femeninas que valen la pena y otras que simplemente sólo valen por el trabajo que les habrá llevado publicarla.

El mundo de las resvistas femeninas, tan vistosas, con esos titulares tan bonitos, todos de diferentes colores, perfectamente colocados alrededor de la chica fashion-buenorra del mes... Antes, me encantaba Cosmopolitan. Fíjate, una revista "para la mujer que está cambiando el mundo". Una se siente moderna y deseando que llegue el 18 de cada mes para ir a comprarte la revista de turno (que es cuando suelen salir). En su defecto, yo me suscribí desde internet, que sale más barato que enviar el típico cupón por correo. Total, para qué narices quieres lo que se supone que te regalan?. Si es maquillaje resulta que los colores son horrorosos de la muerte, si es un paraguas es hortera hasta hartarse, si es un perfume, resulta que es el probador del probador, si es un tratamiento capilar resulta que es para alisar el cabello... y yo ya lo tengo liso leches!.

Bueno, a lo que iba. Los titulares de revistas como Cosmopolitan suelen ser del tipo: tu manual del sexo, cómo calentar a tu hombre, el kamasutra del verano,... y qué me decís del especial de San Valentín?. Este es el peor: regalos sensuales para tu chico (y a nosotras que nos zurzan), lencería sexy (claro, ellos van en plan comando por lo visto), ponle a 100 en San Valentín (y a mí quién me pone?)... Juraría que en la Man, Men's Health o FHM no escriben jilipolleces de estas. Pero esto qué carajo es?. Una revista femenina o una de soft -porno?. Si es que hasta te ponen ilustraciones de las posturas del kamasutra!. Aunque esto lo comprendo, algunas posturas son difícil de explicar.

Porque siempre acaban igual: hazle una mamada a tu chico. Cómo que le haga una mamada a mi chico?. Qué me la haga el a mí no te jode!. Te tomas la molestia de leerte el puñetero reportaje mientras vas pensando que podrás ganarte la vida como contorsionista si logras hacer esa postura para que luego el/la list@ de reporter@ dicharacher@ de turno termine diciendo que "tu chico siempre te agradecerá que le prestes más tiempo a esa parte de su cuerpo que tanto estima". Porque si lo escribe un tío, lo comprendes todo, pero es que la mayoría de las veces lo escriben mujeres. En dos palabras: in-audito.

Increíble!. Y eso si sólo hay un pequeño reportaje de 4-5 páginas como mucho, como les pegue por hacer un especial sobre sexo la has cagado bonita. Tres cuartas partes de la revista girará en torno a un pene. Como te lo digo. Porque mucho feminismo y mucha tontería, pero aquí parece que sólo se preocupan por el disfrute personal de "tu chico". Oig, pero qué hortera queda decir "mi chico"!!. Vale, cierto, cierto, se preocupan horrores para que sepas dónde está el dichoso punto G, el clítoris y cómo decirle a tu pareja (que no tiene porqué ser estable) lo que te gusta y lo que quieres. Pero vamos, yo como siempre, muy científica, si me remito a la comparación de porcentajes... Saca tus propias conclusiones.

Buah, y si nos ponemos con las palabrejas que usan. De dónde créeis que salió la palabra metrosexual?. Pero no os vayáis todavía que aún hay más. Palabras como:
  • Microvacación: es lo que hay entre tus vacaciones de verdad. Vamos una escapada, pero es que así queda más "de mundo".
  • Por cierto, usar "micro" queda mucho mejor, a dónde va a parar, que "mini". Así que ahora son microfaldas.
  • Factoide: parece una nueva raza de seres de Star Wars, pero no, vien del inglés "fact" (hecho) y "oide" (que significa "parecido a"). Y si se trata de decir que un hecho es parecido a... Por qué no usar la palabra hipótesis o suposición?.
  • Nanomoda: por ejemplo, os acordáis de esos collares horribles que se llevaron unos meses atrás, hecho de bolas gigantes de colores igualmente horripilantes?. Pues eso es una nanomoda, que lo llevas durante 1-2 meses como mucho y luego lo desechas. (por supuesto yo NUNCA sucumbí a algo tan zarrapastroso)
  • Heteroflexible: vamos que te va la carne y el pescado, la pluma y la lana... y que digo yo, para eso no tenemos ya la palabra bisexual?.
  • Tecnohombres: todo lo contrario que un metrosexual. Ni se depilan, ni se preocupan por la ropa, ni se afeitan siquiera, está todo el día pegados a su pc/consola/móvil... no sé, yo prefiero un metrosexual si me dan a elegir, pero vamos, que yo a este tipo de tíos siempre los he llamado frikis.
  • Desdecorar: toma Jeroma pastillas de goma!. Si hace un tiempo se llevaba el minimalismo a saco, pues no, ahora se trata de todo lo contrario hija. Se trata de deshacer todo lo que te costó decorar hace un tiempo. Que habías pintado de blanco roto-cáscara de huevo, pues no, ahora la moda es el azul cobalto-turquesa con un toque de aguamarina. Ahí queda eso.

Vamos que se te hiela la sangre en las venas, que no sabes si estás leyendo un reportaje sobre moda o un tratado sobre física termo-nuclear.


La zona de belleza es una de las más peligrosas. Maquillaje, cremas, tratamientos,... no hay límite. Da igual lo que pongan, todo vale un pastón!. El mes que te recomiendan una crema de Nivea o un champú de Panténe flipas. Y encima son tan asquerosos que aunque el producto en cuestión sea asequible a tu bolsillo, resulta que la marca no la conoce ni su madre y tienes que ir a mirar en la guía de compras. Una vez allí resulta que el potingue en cuestión es de Nueva Zelanda y es allí donde está tirado de precio.


Luego te ponen la parte de ropa cara versus copia de la ropa cara que se nota a 5 km que es espantosa. Claro, te ponen un bolso ideal de Christian Dior de 257€, un anillo de Pomellato de 320€ y unas sandalias (no importa que estemos en diciembre) de Jimmy Choo de 675€ y te enamoras. Miras al otro lado de la página y su "réplica" es un bolso de The Shop, un anillo de "Accesorize" y unas sandalias del "Zara". Que serían geniales... si no hubieras visto ya los originales!.


Y qué decir de esos exhaustivos reportajes tipo "in & out". Que tú el mes pasado ibas estupendísima con el pelo rizado y al mes siguiente tienes que planchártelo. O tan contenta que ibas con ese vestido de volantes que te ha costado un ovario y resulta que ya lo puedes tirar a la basura porque ahora se llevan más los vestiditos "babydoll" que sólo pueden llevar las estúpidas de las portadas.


Al final te compras la revista sólo para ver la sección de moda, la de los desfiles o los especiales de moda de temporada que suelen ir casi al final, la sección de libros, pelis y música, decoración, viajes y cocina. En total unas 15 ó 20 páginas de las 160 que suelen tener. Y te replanteas seriamente si te compensa, porque el resto de la revista está dedicado a publicidad, test imbéciles tipo "representas un desafío para ellos?" y las típicas 2-3 páginas dedicadas a los anuncios de videntes.


Se me olvidaba el horóscopo. Que te dicen tu predicción mensual si estás emparejada o no y encima te dicen también el termómetro del amor y el horóscopo de "tu chico". Si todavía no has vomitado, ve preparando un recipiente adecuado para ello.


Los consultorios ni los cuento porque la verdad, de vez en cuando les echas un vistazo... cuando estás tan desesperada que leerías hasta las instrucciones de uso del mecanismo de un destornillador.


Evidentemente ya no estoy suscrita a Cosmo desde hace varios de años, me saturé de tantos reportajes sobre sexo. Total, ya está Lorena Berdún, antes en la radio y ahora en la tele y me parece más amena, las cosas como son. Desde entonces leo Telva, pero reconozco que doy algún vistazo a Elle y Vogue (esta última mega pija pero las fotos son muy buenas) sus reportajes sobre moda son mejores y cuando terminas con ellos, tienes otras cosas que ver y no tantas chuminadas innecesarias.


De todas formas, desde aquí reivindico la necesidad de unas revistas femeninas más interesantes y sin tanto relleno inútil. Si son para mujeres que están moviendo el mundo, que no sea únicamente para saber que "tu chico" agradece el sexo oral.

1 comentario:

mithras dijo...

Leo la cosmo desde que la hija de mi peluquero empezó a currar en la peluqueria. Me parece una revista de mujeres para hombres. Gracias a esa revista he podido entender a la mujer que presenta, que no es la real, pero que por lo menos he aprendido a usar mi lengua de una manera provechosa.