jueves, 16 de septiembre de 2004

Qué hice hoy?


Pues hoy me despedí de una buena amiga, D. Vino a pasar unos días y hoy se fue de nuevo a Barcelona, donde reside desde hace año y medio.

Me siento triste y la echo mucho de menos. Nos conocemos desde hace bastantes años pero hasta hace unos 3 no comenzamos a ser amigas de verdad. Eran malos tiempos para las dos y la verdad es que tal vez el destino sí existe, porque allí estábamos hablando de nuestras cosas como si lo hubiéramos hecho de siempre... cuando en realidad nos veíamos de vez en cuando al salir de fiesta los fines de semana con nuestros respectivos grupos de amigos.

Empezamos a vernos más seguido y, estas veces, a la luz del día (jejeje). Nos empezamos a ayudar mutuamente, nos llamábamos con más frecuencia y sin darnos cuenta ya teníamos hasta nuestras costumbres: nuestro Brugal con Coca-Cola los jueves en El Garito era sagrado.

Desde que se fue, no hemos perdido el contacto, nos hemos escrito, nos llamamos, nos enviamos sms,... pero la echo de menos y hoy, después de despedirnos, he aparcado el coche y he llorado... y ahora lloro porque me ha encantado tenerla aquí y me da pena que la mayoría de mis mejores amigas estén lejos o aunque estén aquí al lado es difícil verlas.

Miles de besos para todas vosotras, porque os quiero y os añoro muchísimo... ya lo sabéis.

2 comentarios:

Habibi dijo...

Desde hace unos días andaba pensando "tengo que acordarme de mirar el primer post de SSG" y aquí estoy, sorprendiéndome que no haya ningún Cuéntamelo-si-te-atreves.
Bonito inicio porqué la tristeza es a veces la cara más bonita de nuestra vida.
Hoy me ha dicho una amiga que lloró por la despedida de un amigo suyo (10 meses a Japón) y que, al verla, le habían dicho que es muy bonito tener un amigo por el que llorar. Bonito es también tener un amigo que llore por ti.

Desde la retrospectiva, bienvenida a la blogsfera (aunque yo ni siquiera sabía lo que era un blog cuando llegaste).

Mara Jade dijo...

En mis comienzos era más bien aburridilla... un poco más seria tal vez... luego empecé a desmandarme jejeje.