domingo, 19 de septiembre de 2004

Pedazos de mi


Estoy realmente cansada. Sí, llevo mes y medio que salgo prácticamente todas las noches y hoy es el primer sábado por la noche que paso en casa. Increíble, pero cierto. No me quejo, todo lo contrario, lo agradezco porque es algo que me encanta: salir de fiesta y estar un tiempo sola. Me gusta tener a gente con la que salir y que al mismo tiempo me sienta súper cómoda. Soy así de rara. Adoro estar con gente, me encanta el desmadre y hacer el indio. Al mismo tiempo me encanta estar sola en casa, aunque no haga nada interesante, pero estar conmigo misma, tener libertad para poder pensar, escuchar el silencio, escribir, escuchar música...

Hoy pasé el día perreando por la casa. Llegué a las 6 de la mañana y he dormido hasta las 14 h. Comí y vi "Un lugar llamado Paraíso". Acto seguido mi madre despertó de una corta siesta y yo caí fulminada en el sofá: desde las 18 hasta las 20 h. Y podría haber seguido durmiendo!!. Desde que ya no trabajo hacía tiempo que no dormía así. Tantas horas y tan buenas, sin interrupciones, sin despertarme sobresaltada por creer que llego tarde, sin soñar que tengo que cuadrar el dinero de la tienda,... Puedo decir que ha sido un buen verano, que echaba de menos algo así. He tenido días y noches, muchas noches jaja, felices. He reído mucho, he bailado mucho y he descubierto gente.

Mucha gente que conocí este año y con la cual he acabado teniendo contacto a diario, más que con gente que conozco desde hace mucho y que relativamente está cerca de mí. Pero también gente a la que conozco desde hace años y que por los motivos que sean no habíamos podido mantener un contacto más seguido. Sin contar con la inestimable amistad, apoyo y compañía (en la distancia) de mis amistades más queridas.

Me da pena que el verano esté llegando a su fin porque me da miedo no volver a vivir algo así. No se trata de salir todas las noches y volver por la mañana a casa, se trata de que de unos poquitos años para acá estoy siendo consciente, de verdad, de lo que se siente estando rodeada de verdadera amistad. Evidentemente no quiero perder esta sensación. Este otoño-invierno se presenta lleno de novedades nuevas para mí, me siento con ganas de empezar, muy emprendedora... y no quiero que esa sensación se me vaya. Pero al mismo tiempo quisiera ser más valiente y tener el coraje suficiente para hacer cosas que me rondan la cabeza y que no me atrevo a hacer: irme unos meses a vivir a otro país o vivir sola, por ejemplo. Pero claro, el dinero manda y es difícil. Sobre todo lo de irse a vivir fuera de casa de los papás. Sobre todo cuando eres como yo, alguien que no tiene problemas en casa pero necesita su espacio y que, en principio, quisiera vivir sola. Ya lo intenté con la persona equivocada y no es agradable volver a casa.

Alguien sabe si en las farmacias venden algo contra este tipo de cobardía?. No me da miedo vivir sola, me da miedo equivocarme y tener que dar la razón a quien ya me haya dicho que no debería haberlo hecho. Por eso tardo tanto en tomar esta decisión, no quiero volver a hacerlo mal, aunque en su momento me pareció que era buena idea: sólo me equivoqué de persona. Supongo que por eso me cuesta tanto hablar sobre algunos aspectos de mi persona, equivocarse no es malo porque aprendes, pero tengo miedo de equivocarme demasiadas veces y tener que arrepentirme por primera vez en mi vida de algo que haya hecho.

No hay comentarios: