domingo, 26 de septiembre de 2004

Nenas, nosotras tampoco nos salvamos

Es cierto, o pensabais queridas que nosotras somos perfectas?. Nada más lejos de la verdad. Para ser justa con la humanidad he de reconocer que, efectivamente: rayamos la perfección si nos comparamos con los hombres, pero no somos perfectas, lo siento chicas.

Porque los hombres pueden ser unos mentirosos, embusteros, sucios, desordenados, infantiles, rastreros gusanos que sólo saben poner cuernos,… espero que no se me olvide nada, pero qué me decís de lo maquiavélicas que podemos llegar a ser nosotras?. Y la envidia?. Como alguna de vosotras me diga que nunca ha sentido envidia por otra mujer ME LA COMO!. Y yo la primera que lo reconozco:

  • Envidio y admiro terriblemente a mi abuela Teresa, que en paz descanse la pobre, porque a pesar de todo lo que sufrió en su vida, nunca perdió la sonrisa y porque hacía el mejor arroz con leche y natillas de la historia… Y porque nunca se olvidó de mi cumpleaños ni de preguntar cómo me iba en el colegio.
  • Envidio a mi madre por tener esa santa paciencia conmigo. Tenerme de hija debe resultar terriblemente agotador.
  • Envidio (pero sobre todo admiro) a Madonna y a Alaska por ese par de ovarios que han tenido toda su vida haciendo todo lo que les ha dado la gana sin importarles las críticas y saber adapatarse a los cambios de su entorno y las diferentes etapas de sus vidas.
  • Envidio a Isabel Allende por escribir esos maravillosos libros que me encantan y que devoro en cuanto caen en mis manos. Y a J. K. Rowling por tener la brillante idea de escribir las historias de Harry Potter.
  • Envidio a esas chicas guapas, altas y fantásticas de las que todos los tíos se quedan prendados. Eso de que la suerte de la fea, la guapa la desea… Sí, sí, claro que sí, seguro que Cindy Crawford envidia enfermizamente a Ana Palacios (a quién se le ocurrió ponerla como Ministra de Asuntos Exteriores con esa facilidad de palabra que tiene?... Ah sí, a Che Mari Ansar).
  • Envidio a la que consiga “cazar” a George Clooney, jijiji. Y a la esposa de Bono (mi amor platónico desde los 12 años).
  • Envidio a ese montón de mujeres que se han sacado sus carreras con su esfuerzo y que aguantan estoicamente vivir en un mundo laboral dominado, por poco tiempo, por hombres.
  • Envidio a las que trabajan y se ocupan de su familia como auténticas campeonas, porque yo creo que sería incapaz.
  • Envidio a Sarah Jessica Parker por poder permitirse un par de manolos nuevos todos los días y tener esa impresionante colección de zapatos (me encantan).

Y así una larga lista de “yo envidio”. Podría seguir, pero bueno, que aquí se trata de explicar defectos EN GENERAL de las mujeres y no de los míos en particular jajaja.

Por qué somos tan malas las unas con las otras?. Mientras ellos parecen un clan gitano (se protegen entre ellos aunque se hayan comportado como unas auténticas babosas sarnosas), nosotras nos atacamos despiadadamente. Por ejemplo: tu pareja te pone los cuernos, qué se te ocurre?. “Vaya hija de puta!, como me la encuentre el parto la cara!”. Afortunadamente esto está cambiando. Afortunadamente ahora somos más las que pensamos: “Será cabronazo!, que se espere a ver cómo queda su coche cuando le haya pasado mi tijera de la manicura por la carrocería!”. Porque señoras, quien te engaña es tu pareja, no la otra persona. Aunque también es verdad que “la otra” muchas veces incita, pero quien tiene la última palabra es tu pareja. Así que NO es perdonable.

Estamos todo el día compitiendo las unas con las otras. Somos unas auténticas víboras. Se nos ha metido en la cabeza que tenemos que ser más insensibles que los hombres para ponernos a su altura y nos tomen en serio en el trabajo. Es triste, pero es verdad. Y encima tenemos que sufrir la típica frase de “está con la regla” si tenemos un momento de debilidad o no nos da la real ganas de ser unas hijas de perra.

Quién no ha estado con ese alguien que tiene pareja, pero que no sabes cómo te has convertido en “la otra”. Sabiéndolo o sin saberlo, pero así es, eres la otra. Te puede importar o no, pero tienes que admitir que eres “la otra”. Es increíble cómo he podido escuchar que se critica a la “oficial” y defender al “pobrecito” adúltero. Y luego te enteras de que no eres la única “otra”, que ese “pobrecito” va coleccionado “otras”… y que a lo mejor no tienes porqué criticar a la “oficial”. Porque en realidad el único culpable ahí es él: si quiere ir de cama en cama, para qué narices quiere “pareja estable”?. Chicas, no nos peleemos por un hombre cuando hay tantos sueltos por ahí.

Últimamente me estoy relacionando con amigas que se han casado o se van a casar. Es agotador. Terminas mas estresada que ellas de escuchar todo lo que tiene que hacer para, en resumidas cuentas, firmar un papel y poner un anillo en el dedo. Total, que las que ya se han casado y van a las bodas de las que se van a casar parece que se mueren si no dicen: “Mi vestido era más bonito” o “me ha copiado el ramo de flores!” o “el menú de mi boda era mucho más bueno y caro” o, atención, “yo estaba más guapa, verdad?”.

Pasamos el día mirando a otras mujeres, su ropa, su maquillaje, el esmalte de sus uñas,… vale, vale. Puedes hacerlo porque te gusta ver cómo va la gente, te interesa la moda o te gusta pensar “a esta chica le iría genial con sea falda camel unas botas de ante de punta cuadrada y tacón alto del mismo color”. Pero desgraciadamente la mayoría de las veces lo hacemos para decir: “cómo ha podido salir así a la calle”, “puta, quién pudiera llevar esos mini shorts” o “mira esa loba, con ese escote que se le ve hasta el alma”. Y probablemente tú te mueres por llevar esos shorts y ese escote. Nos hacemos la radiografía con esa mirada de arriba abajo tipo “quién-eres-por-qué-existes”. Hay quien lo hace disimuladamente, pero luego están las que mientras te dicen el “hola, que tal cómo estás, encantada de conocerte” ya te han visto que llevas 2 ó 3 puntas del pelo abiertas, una uña rota (incluso si llevas guantes) o que simplemente ven que vas más estupendas que ellas y eso las carcome. Y lo peor es que si esto último ocurre, tu revientas de esplendor!.

Te puedes levantar por la mañana y pensar que hoy te comes el mundo, que te miras al espejo y te ves hermosa. Incluso aunque sepas que te has inflado como un globo porque tendrás la menstruación en unos días. Lo bueno es si consigues mantener esa actitud todo el día o el máximo de tiempo posible. Pero hay mujeres que nada más salir de su portal, aún sabiendo que están fantásticas, empiezan a preguntarse si gustarán, si irán bien, si se han maquillado demasiado, o demasiado poco, si se les notará su inseguridad, si su pelo estará arreglado… Vosotras creéis que un hombre sale a la calle y piensa en esas cosas?. Ni los metrosexuales que tanto se llevan ahora!!.

Ejecutivas, profesoras, estudiantes, amas de casa, barrenderas, funcionarias, ministras, futuras presidentas de su país o de la comunidad de vecinos, cajeras de supermercado, madres, solteras, casadas, divorciadas, empresarias, campesinas, fashion victims, cantantes, religiosas, ateas, negra, blanca, oriental tal vez?... No importa lo que se vea por fuera, importa lo que eres. Somos mujeres, por qué no cuidar las unas de las otras?. Probémoslo, cada día hay más que piensan así y es realmente reconfortante.

5 comentarios:

Renko dijo...

jajajaja
"Somos unas auténticas víboras (Mara Jade dixit)"... por fin una que lo reconoce!! xDDD
y envidiosas o como se quiera llamar, lo sois un rato... ¿cuántas veces hemos oído a una mujer exclamar eso de "puta, puta, soputa, reputa..."??

muy bueno el post! además, era muy injusto escribir uno de los hombres :P

saludos!

Mara Jade dijo...

Era muy injusto escribir SOLO de hombres. Pero como no soy una feminista ultra radical reconozco que las mujeres podemos llegar a ser muy malas. Desgraciadamente todavía somos más zorras con nosotras mismas que con vosotros.

Gracias por seguir leyéndome!

Renko dijo...

uis, que me dejé el 'sólo'... cosas de la dislexia :PP

mithras dijo...

Las mujeres pueden ser unas zorras con ellas mismas y con los tios, los hombres podemos ser unos cabrones con vosotras y en contadas ocasiones con nosotros mismo. El ¿porqué? por esl simple echo que somos totalmente diferentes el hombre de la mujer por eso mismo nos detestamos tanto y a la vez no podemos vivir el uno sin el otro.
La vida es una mierda pero la verdad que las mujeres podrian arreglar el mundo siempre y cuando negociaran con otros hombres y no con mujeres. Quiza porque mas tarde o mas temprano usais algun arma de seducción masiva y con las otras chicas heterosexuales no os funciona y desde entonces estais cabreadas. tambien puede ser porque el hombre tiene la mala idea de "expandir su semilla" y vosotras sois mas de "conservar al hombre que tengo". No es un comentario machista ni mcuho menos solo divago un poco.

Anónimo dijo...

Si os preocuparais mas de pensar y no dependierais tanto de las putas modas y de vuestro aspecto físico otro gallo cantaria... Tanto luchar por la liberacion de la mujer (liberacion con la que estoy totalmente de acuerdo) para que luego la gran mayoria de masa aborregada femenina se trate a si misma como simples objetos y su maxima preocupacion consista en ser la mas guapa, la mas provocativa... en fin.. la mas ZORRA.
Me da pena, de verdad... si los tios dejaran de pensar tanto con el paquete y las mujeres se centraran en ser mas "persona" y menos "mujer" las cosas sería diferentes y una autentica revolucion, avance y en definitiva evolucion en las relaciones personales estaria llegando...